28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Sala se pronunciará sobre la admisión de una prueba pericial que demostraría que la fiscal López-Mora habría asesorado a Blanca Clavijo

Correos, testificales y la implicación de Bancos: Claves en el juicio por el engaño de las tutelas de la Fundación AFAL

Fundación AFAL.
Fundación AFAL.
Este lunes, daba comienzo ante el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid, presidido por el magistrado Eduardo Víctor Bermúdez Ochoa, el juicio contra los que fueran los máximos responsables de la Fundación AFAL Futuro, acusados de un delito de apropiación indebida. Un escándalo que destapó el director de elcierredigital.com, Juan Luis Galiacho, y en el que se estima se sustrajeron 8.422.909 euros a personas tuteladas por esta fundación.

Tres años y cuatro meses después de terminar la fase de investigación y de que el Ministerio Fiscal presentara su escrito de acusación, este lunes daba comienzo ante el tribunal de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid, presidido por el magistrado Eduardo Víctor Bermúdez Ochoa, el juicio contra los que fueran los máximos responsables de la Fundación AFAL Futuro, acusados de un delito de apropiación indebida. 

Durante la primera sesión del juicio, en el marco de las cuestiones previas, fueron diversas las peticiones que las partes, tanto la acusación como la defensa, así como también la propia Sala -algo poco habitual-, plantearon ante el tribunal, que en los próximos días debe decidir sobre estos asuntos, que pueden ser clave en la evolución del proceso. En este sentido, tres son los aspectos más reseñables. 

En primer lugar, el tribunal deberá pronunciarse sobre la admisión de los correos electrónicos que intercambiaron la fallecida presidenta de la Fundación Afal, Blanca Clavijo -que falleció en el 2014 en un accidente de tráfico tras sufrir un ataque al corazón-, y la entonces fiscal jefe de Incapacidades de la Comunidad de Madrid, Nuria López-Mora, que piden sea llamada a declarar. 

Los citados correos electrónicos desvelan que la presidenta de AFAL consultaba habitualmente a la fiscal sobre los casos que tutelaba -especialmente sobre incapacitados con grandes patrimonios- y le solicitaba que intercediera en algunos de ellos con los jueces o con otros compañeros. López-Mora, en respuesta, proporcionó información confidencial a esta fundación, que previamente había recomendado a los jueces como entidad tutelar idónea. 

La acusación particular de Yolanda García-Cereceda, hija de Luis García Cereceda, dueño de la famosa urbanización 'La Finca', ha aportado un informe pericial informático que demuestra la validez técnica de estos mensajes. No obstante, tal y como adelanta Confilegal, el tribunal ha rechazado el USB que contiene este informe, por lo que van a resolver por escrito sobre su admisibilidad sin haber estudiado previamente el material, como correspondería al caso. 

Asimismo, se ha reiterado la inclusión de diversas pruebas, entre ellas testificales, así como las cuentas de algunas de las empresas a las que supuestamente se desviaba el capital obtenido de las personas tuteladas por la entidad. Algunos de estos documentos, han desaparecido o no han sido aportados. 

Por último, el tribunal deberá pronunciarse sobre su propuesta de rechazar la responsabilidad de Bankia y de Bankinter, a lo que se adhirió la Fiscalía. 

Un plan para "expoliar" a personas vulnerables 

El Ministerio Fiscal afirma en su escrito que los acusados idearon "un plan para "expoliar" el patrimonio de las personas que tenían bajo su tutela, mayormente personas mayores, que padecían Alzheimer o demencia senil, pero también personas jóvenes, como es el caso de Yolanda García-Cereceda, a quien la Fundación AFAL controló su patrimonio después de que, tras la muerte de su padre en el año 2010, su hermana Susana pidiera su incapacidad por “problemas psíquicos”. 

A todas ellas, según la Fiscalía, supuestamente se les sustrajeron 8.422.909 euros mediante transferencias "inconsentidas" e "injustificadas". En este sentido, tal y como desveló el director de elcierredigital.comJuan Luis Galiacho, que destapó este escándalo en noviembre de 2013, en el sumario del caso obran testamentos falsos, la venta de pisos de los tutelados con precios por debajo de mercado, extracciones de dinero en metálico sin justificar superiores a 50.000 euros, facturas infladas por asesoramientos jurídicos y cursos, además de la contratación de complejos productos financieros para ancianos, algunos con demencia. También se encuentran cerca de 35.000 correos que intercambió la presidenta de AFAL Futuro, Blanca Clavijo, con sus directivos, colaboradores y amigos que revelan la ingeniería financiera que propició el supuesto expolio de bienes de los tutelados.

Blanca Clavijo. 

“Han salido importantes cantidades de las cuentas de los tutelados sin justificación, así como se ha contratado en nombre de los mismos productos de distinta clase con el fin de enriquecer a la fundación o a las personas responsables de la misma y personas del entorno de estas, en perjuicio de los tutelados y de quien fuera a heredar a los mismos en el futuro”, se puede leer en uno de los autos del caso. 

En este sentido, dado que la Fundación era nombrada tutora de los ancianos -la mayoría con Alzheimer, sin familiares o “teniendo estos intereses contrapuestos”- los acusados estaban autorizados para manejar sus cuentas por lo que no tenían impedimento alguno para transferir capital a sus cuentas. Estas transferencias “inconsentidas” o “injustificadas”, según la Fiscalía alcanzaron el importe mencionado de 8.422.090 euros “sin que conste en muchas ocasiones quién de ellos hacía las transferencias al efectuarse éstas por internet, pero en todo caso de común acuerdo y consentimiento de los tres”.

Todo ello se articuló mediante una sofisticada ingeniería financiera trazada de la mano de inmobiliarias y consultoras externas. Tal y como destapó el director de elcierredigital.comJuan Luis Galiacho, "las facturaciones 'extras' a los tutelados se hacían a través, fundamentalmente, de la empresa T4L Tecnología for Living S.L., una sociedad cien por cien de AFAL, cuya consejera delegada era Blanca Clavijo y de la que el marido de la presidenta, Rafael Núñez Blázquez, fue copropietario hasta el año 2005, tres años antes de que AFAL la comprase por tan sólo un euro. A través de T4L Tecnología for Living S.L. se facturó a los tutelados, según las facturas entregadas a la Fiscalía Anticorrupción, cantidades que oscilaban entre los 14.000 a 50.000 euros por trabajos supuestamente de 'consultoría inmobiliaria', cuando esta sociedad no tiene por objeto social la consultoría inmobiliaria sino que está constituida como una empresa de software informático".

COMPARTIR: