14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El principal delito perseguido es el sobreprecio abusivo aplicado al material para la lucha en Brasil, Ecuador, Perú, Bolivia y Colombia

Radiografía de la corrupción en América Latina: El mapa de los países donde el coronavirus ha servido de excusa

Ciudadanos en Bolivia con mascarillas.
Ciudadanos en Bolivia con mascarillas.
En algunos países de América se han producido numerosos casos de corrupción asociados a la lucha contra el COVID-19. En Ecuador, Brasil, Perú, Bolivia y Colombia ya se han producido los primeros detenidos y se investigan numerosos casos de corrupción. Por ejemplo, en Ecuador un empresario aplicaba un sobreprecio a las fundas de plástico para los cadáveres del 1.311 por ciento sobre su precio original.

Sobreprecios, falta de transparencia, abuso de poder y la alteración de evidencias y elementos de prueba son parte de la corrupción que afronta Iberoamérica a consecuencia del COVID-19. Algunos líderes políticos de Brasil, Ecuador, Perú y Colombia son protagonistas de investigaciones de presuntos actos ilícitos. Teniendo como panorama la muerte y sufrimiento de miles compatriotas provocadas por el coronavirus. Así lo expone una investigación realizadas por fiscales de Ecuador. Dos millones de casos confirmados por Covid-19 hacen de Iberoamérica una de las zonas del mundo más golpeada por el virus.

Un trabajo de la Fiscalía de Ecuador ha identificado una red criminal en la que involucra funcionarios y líderes políticos en el país. Las investigaciones determinaron que, por ejemplo,las bolsas para los fallecidos vendidas a los hospitales supera trece veces el precio original.

Precisamente en Ecuador, después de siete registros se detuvo a Daniel Salcedo Bonilla, como sospechosos de cometer delito de estafa. Según las primeras indagaciones, realizó un contrato que tendría un sobreprecio en la compra de fundas para cadáveres de 1.311% para un hospital general. Asimismo, los fiscales sospechan que ha cobrado sobreprecios desde el 2018, y que esta emergencia nacional no ha sido excepción. De igual forma, este empresario tiene una relación cercana con el expresidente de aquel país, Abdalá Bucaram. A este último, se le encontró un arma de fuego ilegal, miles de mascarillas y tests de coronavirus en otro registro.

“El Sr. Bucaram no reúne los requisitos procesales para ser importador o vendedor de suministros médicos”, dijo la fiscal general Diana Salazar.

El expresidente Abdalá Bucaram.

El detenido Salcedo Bonilla aparece como accionista de 10 empresas todas relacionadas con diferentes industrias. Desde pesca, celulares y bares. En el 2015 obtuvo contrato por 1,7 millones de dólares con la Gobernación del Guayas. El fraude indica la presunta participación del detenido en un negocio con un sobreprecio de 870.000 dólares. La investigación determina que el precio original es de 12 dólares por traje y él los vendía a 148 dólares.

Salcedo Bonilla intentó escaparse de las autoridades. Pero, al llegar a Perú se accidentó en la avioneta que viajaba. En estos momentos se encuentra estable y bajo vigilancia judicial.

 Bolivia, sobreprecio de 179 respiradores

Lamentablemente, el fraude también llega a Bolivia. Allí el exministro de Salud, Marcelo Navajas fue destituido por presuntamente una compra corrupta. Se le investiga por adquirir 179 respiradores artificiales a sobreprecio para pacientes con coronavirus.

La presidenta interina, Jeanine Áñez dijo "¿cómo es posible que alguien intente robar a los bolivianos en pleno sacrificio como el que estamos viviendo? Por ahora, el exdirigente está bajo arresto domiciliario para ser juzgado por corrupción.

Siete políticos investigados en Brasil

Aprovechandose del Covid 19, siete líderes de diferentes estados en Brasil son investigados por malversación de más de 200 millones de dólares de fondos públicos durante la pandemia. Entre los investigados se encuentra el gobernador del estado amazónico Para, Helder Barbalho y Wilson Witzel del Río de Janeiro. Ahora, el país cuenta con 1.100.000 contagiados y más de 51.400 muertes. “Se dan todas las condiciones ideales para hacer lo que  les dé la gana”, dijo Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Internacional México, asociación Anticorrupción sin fines de lucro.

El jefe de policía y un ministro en Perú

También la corrupción llegó a  Perú. El Jefe de Policía y el ministro del Interior del país renunciaron a sus puestos después de señalamientos antiéticos. Según lo relatado, compraban desinfectantes diluidos y mascarillas muy endebles para los agentes de policía, que han tenido varias bajas por contagios.

Luego, cuando los fiscales peruanos empezaron a analizar la compra de los equipos varias cajas desaparecieron. Los policías declararon que extrañamente las cámaras de seguridad no funcionaban el día del robo.

En Colombia la situación no ha sido distinta. El procurador general del país investiga denuncias sobre las campañas políticas, que recibieron financiación de más de cien donantes, agraciados con importantes contratos durante la pandemia.

COMPARTIR: