17 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Memoria de constitución de la Sociedad Mixta ABEMCLA especifica que el coste de esa tecnología se da por amortizado con la entrada de AGBAR

La empresa gestora del agua de Barcelona paga 12 millones de euros anuales a su socio privado AGBAR por una tecnología que debería ser gratis

Instalaciones de Aguas de Barcelona.
Instalaciones de Aguas de Barcelona.
La sociedad mixta ABEMCLA paga a su socio privado AGBAR varios millones a cambio de su tecnología, cuando la misma se daba por amortizada al ser uno de los principales argumentos para formar la sociedad sin concurso público. Las cantidades consisten en el 3,5 por ciento de los beneficios, unos 12 millones de euros año, y la contratación de empresas de su matriz SUEZ para innovación y desarrollo.

El 1 de agosto de 2013 ABEMCLA inició sus actividades después de que se aprobase la "Memoria y Proyecto sobre la Gestión del Servicio Metropolitano: el Ciclo Integral del Agua mediante la Constitución de una Sociedad de Economía Mixta", documento necesario para iniciar la privatización del servicio del agua, que fue aprobado con los votos favorables de CiU y PSC, las abstenciones de PP y ERC y los votos en contra de ICV-EUiA y Junts pel Papiol. En ese mismo acto también se aprobó un Convenio entre el Área Metropolitana de Barcelona “AMB” y Sociedad General de Aguas de Barcelona “AGBAR”.

En el apartado 4.1 de la Memoria se recoge lo siguiente: "efectivamente, estamos fijando una nueva sociedad mixta de gestión de un servicio público (...) El Reglamento de Obras, Actividades y servicios de los Entes locales de Cataluña (ROAS)  lo que pretende o permite es que se utilice la preexistencia de un operador del servicio para incorporarlo a la Sociedad Mixta, con lo cual se consigue por una parte, evitar procesos de resolución-reversión-indemnización y, por otra, aprovechar la tecnología y experiencia de esta sociedad única en la gestión del servicio".

La Memoria contó con la oposición de la Agencia Catalana del Agua y otras empresas privadas del sector. Todas protestaron por varias irregularidades desde el principio tales como la ausencia de un procedimiento de concurrencia pública para la concesión del servicio de agua y denunciaron la situación ante la Justicia. El AMB argumentó públicamente entonces que sólo AGBAR podía dar el servicio, al haberlo gestionado con un contrato de prestación del mismo durante años.

En marzo de 2016, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), en su Sala de lo Contencioso-Administrativo, sentenció la nulidad de la Memoria y el Convenio, anulando la concesión realizada de manera directa. Sin embargo la sentencia no se declaró firme y AGBAR la recurrió en casación ante el Tribunal Supremo. Extrañamente el AMB, presidido por la alcaldesa Ada Colau, no recurrió. Quizás porque cobra 20 millones de euros anuales por su participación en la Empresa Mixta de gestión del Agua.

Factura correspondiente a enero de 2017 por el Know How por un millón de euros.

 

De lo que se trataba, según este punto de la Memoria, era aprovechar la tecnología y conocimientos del socio privado (lo que en terminología anglosajona se denomina el "Know How") y poner gratuitamente toda esa tecnología, a disposición de la nueva Empresa Mixta, a cambio de incorporarse a la misma. ¿Qué ganaba la empresa privada por esa aportación? Evidentemente la participación en los beneficios que reporta la empresa conjunta.

El segundo de los documentos firmados, el Convenio, establecía en su cláusula número 19 la obligación por parte de AGBAR de ceder de manera continuada a ABEMCLA su "Know How". Pero en el punto 3 de la cláusula 19.1 se establece que como contraprestación por esta cesión de tecnología, AGBAR percibirá un importe equivalente al 3,5 por ciento de la cifra de negocio estimada  para el abastecimiento de agua a Barcelona  y su área metropolitana. Es decir, que AGBAR factura a ABEMCLA unos 10.300.000 euros anuales por este concepto que, desde 2013, ya suma la cantidad de 55.500.000 euros, liquidados por la empresa del grupo SUEZ.

Una de las protestas por la privatización del agua.

Según los expertos consultados por elcierredigital.com, "este coste nunca había existido anteriormente en este servicio, ya que el anterior prestatario era AGBAR a precario y se le pagaban unas tarifas en las que jamás existió ese concepto".  Además, la retribución ya estaba recogida en la Memoria  al darla por amortizada con la incorporación del socio privado en la nueva Empresa Mixta por lo que "no se entiende que una  retribución del 3,5 por ciento tenga sentido, ya que sería pagar dos veces por la misma cosa", aseguran las mismas fuentes.

En definitiva, ABEMCLA paga cada mes una factura de 850.000 euros netos, algo más de un millón al mes bruto, por la cesión de unos servicios que ya eran gratis por los acuerdos adoptados en la Memoria. Además, la Sociedad Mixta paga a varias empresas del grupo SUEZ para que sigan desarrollando tecnologías que luego sean cedidas. En total, 60 millones de euros desde la creación de la Empresa Mixta.

En resumen, AGBAR ya cedió su "Know How" por contrato, a cambio de formar parte de la Sociedad Mixta con su retribución correspondiente como socio. Más tarde firmó un Convenio en el que se lleva el 3,5 por ciento por el Know How y, además, la Sociedad Mixta encarga trabajos a empresas filiales del grupo SUEZ para desarrollar nuevas tecnologías.

La duda es si ese dinero se paga a precio de mercado o está muy lejos de él ya que no hay manera de compararlo con otras posibles ofertas al ser todas del grupo SUEZ. Valga como ejemplo las facturas emitidas por Aquatec Proyectos Sector Agua  de 3.351.000 euros, Cetaqua Centre Tecnologic de L´Aigua de 1.833.00 euros y otros contratos menores, como Suez Agua Concesiones Ibérica por 196.000 euros y Labaqua por 91.000 euros.

 

 

COMPARTIR: