18 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Juan Carlos de Borbón traslada su residencia fiscal a Emiratos Árabes después de presentar regularizaciones complementarias de más de 5 millones

El Emérito podrá recibir donaciones sin que pueda intervenir la Hacienda española tras situarse ya en Abu Dabi

El Cierre Digital en
/ Juan Carlos de Borbón
Juan Carlos de Borbón ha trasladado su residencia fiscal a los Emiratos Árabes, por lo cual no realizará la declaración de la renta de 2022 en España. El Rey Emérito podrá recibir donaciones sin que pueda intervenir la Hacienda española, ante la que el monarca ha presentado regularizaciones complementarias por encima de los 5 millones de euros en los últimos años.

Juan Carlos de Borbón se ha trasladado fiscalmente a Emiratos Árabes, donde no existe una figura equivalente al IRPF, por lo cual rompe de facto con la Hacienda española. A partir de ahora, tal y como desvela El Mundo, el Rey Emérito podrá recibir donaciones sin límites y esquivará hacer la declaración de la renta en el país del que fue jefe de Estado durante más de 38 años. 

A cambio, su imagen seguirá devaluándose en círculos no monárquicos tras haber presentado regularizaciones a Hacienda por encima de los 5 millones de euros y haberse visto forzado a dejar España. 

Lo hizo con la complicidad de su propio hijo, Felipe VI, que admitió implícitamente las irregularidades de su padre al rechazar su herencia tras conocerse que este habría recibido más de 100 millones de euros de la dictadura de Arabia Saudí. 

Lilith Vestrynge, secretaria de Organización de Podemos, lamentó ayer que al Emérito "solo le interese España para defraudarla" y afirmó que "la monarquía no cabe en los consensos democráticos". 

La herencia, al extranjero

Alberto García Cebrián explicó en elcierredigital.com que la herencia de Cristina de Borbón que previsiblemente cobrará de su padre Juan Carlos I "no conllevaría el cobro de impuesto de sucesiones en las arcas de España, pues no habría bienes en España y a pesar de tener ambos nacionalidad española, el Emérito reside en Abu Dhabi y Cristina en Suiza".

Es por ello que el país en el que tributaría principalmente sería Suiza, sin perjuicio de posibles pagos en otros países en los que pudieran existir bienes en los que se aplicaría criterios de doble imposición para que se dedujera lo pagado, en su caso, en el país en el que estuvieran los bienes del país en el que se produciría la tributación principal, Suiza.

Al ser el causante de la herencia, don Juan Carlos, una persona española residiendo fuera de España, habría que articular la Ley de Abu Dhabi y Suiza, lo que previsiblemente supondría que se tributaría principalmente en Suiza por ser el país de residencia del sujeto pasivo tributario, Cristina. La fortuna del Emérito, que podría blincar los 1.000 millones de euros, según algunas estimaciones.

Reunión en Suiza

Tal y como contó Juan Luis Galiacho en elcierredigital.com, Juan Carlos de Borbón se encontró en agosto "con su hija la infanta Elena en el hotel Four Seasons des Bergues en Ginebra, donde se encuentran sus principales cuentas bancarias".

Juan Carlos de Borbón. 

Este encuentro "podría deberse a una 'reorganización' de la herencia millonaria de Juan Carlos I. A esta podrían acceder Cristina y Elena de Borbón, la misma a la que renunció el rey Felipe VI" para salvaguardar la corona. 

Según adelantaba elcierredigital.com, la visita de don Juan Carlos en agosto se producía al quedar este libre de la investigación abierta desde hace varios años por el fiscal Yves Bertossa por canalizar presuntamente dinero opaco a sus cuentas. 

Una investigación que comenzó en 2018 tras una publicación de una serie de declaraciones ofrecidas por el comisario Villarejo por parte de Corinna Larsen en las que acusaba a don Juan Carlos de haberse apropiado de 100 millones de dólares en la adquisición del AVE saudí. Además de haber ocultado patrimonio en diversos paraísos fiscales.

Ciclo político y horizonte judicial

El monarca tiene el horizonte judicial despejado tras desplomarse la vía jurídica de Corinna en Londres. Esta situación podría facilitar su regreso definitivo a España que algunos quieren presumir que se producirá si las elecciones generales de finales de 2023 son el inicio de un ciclo conservador que aplaudiría el regreso del monarca. 

Juan Carlos de Borbón también tiene otros problemas, los conocidos de movilidad y los que le da su nieto favorito, Froilán, al que ha tenido que acoger en Emiratos Árabes. El joven no deja de protagonizar sucesos, el último al acudir a urgencias junto a un amigo al que acuchillaron.  

"Yo estaba en la puerta de la discoteca cuando pasó una cosa y ahora me quieren involucrar a mí como si yo tuviera algo que ver con una pelea. Yo, si soy algo, soy una víctima. Y ni eso. Soy un testigo de lo que ha pasado", señaló la cuarta persona en la línea de sucesión. 

Froilán dice estar enfadado por informaciones que califica como falsas: "No tienen una pizca de verdad. Una, que si un bar en las vistillas de Madrid. Me salto una cola de caballeros. Me pegan un puñetazo y hacen un KO. Y otro, que tengo un accidente con mi hermana en el coche. No sé de dónde salen esos bulos. Me encantaría saber de dónde salen esas cosas". 

También inquieta a Juan Carlos la presencia de Iñaki Urdangarin, que huele la herencia y quiere jugar con lo que sabe y, por ahora, calla.

COMPARTIR: