15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los familiares del joven desaparecido hace más de cuatro años prepara una concentración el 16 de noviembre para mantener vivo su recuerdo

Isidro, padre del desaparecido Paco Molina: "Si fuera medallista olímpico la repercusión del caso sería diferente"

Paco Molina, desaparecido el 2 de julio de 2015 en Córdoba
Paco Molina, desaparecido el 2 de julio de 2015 en Córdoba
Los padres de Paco Molina mantienen la esperanza de encontrar a su hijo tras cuatro años y tres meses de su desaparición. Isidro cree que hay una clara diferencia entre casos de personas desaparecidas, donde unos tienen mayor seguimiento y repercusión. Familiares y allegados de Paco preparan una concentración en Córdoba que tendrá lugar el 16 de noviembre para que el recuerdo del joven no caiga en el olvido.

El 2 de julio de 2015 Francisco Molina Sánchez desapareció sin dejar rastro. El joven, que por aquel entonces tenía 16 años, había quedado con unos amigos y avisó a su padre de que iba a dormir fuera de casa esa noche. El caso fue archivado provisionalmente por falta de avances en la investigación, pero a principios de este año el Juzgado de Instrucción número 7 de Córdoba ordenó la reapertura.

El motivo fue la nueva línea de investigación en la que estaban trabajando los agentes de la UDEV de la Policía Nacional, una vía sólida que dio esperanzas a la familia de Paco. Su padre, Isidro Molina, comenta a elcierredigital.com que "esperábamos que la nueva línea de investigación diera sus frutos este verano, pero de momento no hemos tenido nuevas noticias".

padres_paco_molina

Isidro y Rosa, padres de Paco Molina

Aún así, el padre del joven desaparecido mantiene la esperanza en poder encontrar a su hijo gracias a la labor de la Policía. "De momento nos quedamos con que la UDEV está trabajando y haciendo todo lo que puede para traer a Paco de vuelta", asegura Isidro.

Para mantener vivo su recuerdo y que su caso no caiga en el olvido, los padres de Paco van a organizar una concentración el próximo 16 de noviembre en Córdoba. "Al final tenemos que ser nosotros los que nos movamos, porque sino nadie se preocupa", afirma Isidro, quien critica la diferencia en el tratamiento y la repercusión que se da en unos casos con respecto a otros.

"Si fuera medallista olímpico la repercusión del caso sería diferente. Cuando desapareció Blanca Fernández el ministro dijo que se trataban todos los casos igual, cuando hay actualmente 13.000 familias que buscan a sus familiares desaparecidos", relata Isidro con resignación.

Imágenes de un posible cambio físico

El caso continúa bajo secreto de sumario, por lo que no ha transcendido más información que la que hasta ahora se conoce. De igual manera, los investigadores no han informado ni a Isidro ni a Rosa (madre de Paco) de los detalles de la nueva línea de investigación que abrieron hace unos meses.

6344_paco-molina-aspecto-actual

Una de las imágenes donde se muestra el posible cambio físico de Paco Molina

Pero, a pesar de las pocas respuestas, los progenitores del joven desparecido,  que ahora tendría 20 años, no se rinden y siguen sumando esfuerzos para tratar de localizarle. De hecho, este verano difundieron imágenes de cambios físicos que podría presentar su hijo Paco en la actualidad.

Un internauta que sigue el caso de cerca ha sido el encargado de realizar los montajes con el fin de ayudar a la investigación. En las imágenes se puede ver al joven con un aspecto físico cambiado, donde parece mayor, con barba e incluso con el pelo largo.

Visto por última vez en la estación de autobuses

Escribió un mensaje de WhatsApp a su padre, Isidro Molina, en el que decía que iba a dormir fuera esa noche, pero a su progenitor le extrañó la forma en la que lo hizo y por eso le llamó al móvil. Entonces hablaron y Paco se lo confirmó. Lo último que Isidro le dijo a su hijo antes de que desapareciera fue que no se acostara tarde.

A sus amigos les dijo que había quedado en un bar con un amigo que ellos no conocían. Según su padre, Paco nunca acudió a dicho local porque preguntó a la mañana siguiente al camarero y le dijo que nadie le había visto en el local. Isidro fue también a la estación de autobuses de Córdoba a preguntar si habían visto a su hijo. Allí, un chófer confirmó que Paco había tomado un autobús con destino a Madrid y es la última pista que se tiene de él.

paco-molina-2

Otro de los montajes donde Paco Molina aparece físicamente cambiado

El autobús tenía como destino la Estación Sur de autobuses (Méndez Álvaro), donde Isidro asegura haber estado intentando obtener información. "Allí hay una comisaría de policía y hay cámaras por todos lados que podrían haber captado alguna imagen de Paco, pero nadie se ha preocupado por revisar las imágenes del día de su desaparición", denuncia el padre del joven.

Los investigadores también han estudiado la posibilidad de que la desaparición de Paco le haya llevado hasta más de diez países distintos entre los que se encuentran territorios como Irak, Reino Unido e Italia. 

COMPARTIR: