15 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El 19 de mayo de 2013 se proclamaba la primera Ejecutiva liderada por César Zafra con solo 14 votos favorables, más tarde llegaron Gutiérrez y Aguado

Sospechas de irregularidades en el nacimiento de Ciudadanos Madrid: Los pies de barro de Aguado, Gutiérrez y Zafra

Exclusiva De izda a dcha: Miguel Gutiérrez, Ignacio Aguado y César Zafra.
De izda a dcha: Miguel Gutiérrez, Ignacio Aguado y César Zafra.
Ignacio Aguado, líder regional de Ciudadanos, está protagonizando desde hace unos días las portadas de los periódicos. Hoy elcierredigital.com recuerda los orígenes de Ciudadanos en Madrid y ofrece algunos documentos exclusivos que no ven la luz desde hace años y que afectan a quienes mandan ahora en el partido de Inés Arrimadas a nivel autonómico.

Ciudadanos Madrid se formalizó con catorce votos hace ocho años, en concreto el 19 de mayo de 2013. Lo que viene a ratificar que la formación naranja se constituyó en la capital de España como quien pone un "chiringuito" entre amigos. En este extraño nacimiento, el entonces coordinador de la formación de Albert Rivera en Madrid, César Zafra, fue elegido con tan solo esos 14 votos, muchos menos de los que, por ejemplo, fueron necesarios para la creación de la Agrupación de Móstoles o la de Alcalá de Henares, dos localidades madrileñas con muchos menos habitantes que la capital.

Desde entonces, siguen los mismos. Es llamativo que ocho años después sea el propio César Zafra quien mueva los hilos dentro de la formación naranja para intentar llegar a un pacto con el PSOE madrileño y apoyar la moción de censura que estos han presentado en la Comunidad de Madrid contra Isabel Díaz Ayuso.

Hay que retrotraerse a aquel 19 de mayo de 2013 para entender la idiosincrasia en la vida del partido Ciudadanos en Madrid. Así se eligieron parte de los miembros de su Junta Directiva que hoy en día siguen controlando la formación naranja en la comunidad madrileña. Entre ellos, César Zafra, el denominado coordinador, a quien luego se le unieron Miguel Ángel Gutiérrez e Ignacio Aguado. Los tres forman un triunvirato que ha logrado que ese "chiringuito" montado con tan solo 14 votos sea hoy el buque insignia de su reino de taifas.

El Acta de la formación de Ciudadanos Madrid, que hoy reproduce en exclusiva Elcierredigital.com, parece demostrar que existió un presunto pucherazo legalizado en su nacimiento. Los críticos siempre han manifestado que con ese documento oficial del partido se intentaba dar un ejemplo de democracia interna que nunca ha existido. El escueto documento de constitución viene firmado por Marta Marbán, que luego se convirtió en la número cinco en la lista de Ciudadanos a la Comunidad de Madrid y una de las afiliadas más antiguas en la formación de Inés Arrimadas.

Imagen_1

                        Acta de la Junta directiva de Ciudadanos en Madrid en 2013..

A la vista del documento que hoy publica elcierredigital.com surgen muchas y diversas dudas. 

Matemáticamente ininteligible

¿Cuántos miembros asistieron? Como se puede comprobar, no se sabe; ¿Cuántas personas votaron entonces? Como se puede comprobar, no se sabe; ¿Cuántos se abstuvieron? Como se puede comprobar, no se sabe; ¿Cuántos votos en blanco hubo? Como se puede comprobar, no se sabe; y… ¿nulos? No se sabe. En cuanto al número de afiliados, ¿qué censo se manejaba? Como se puede comprobar, no sabe.

Intelectualmente incomprensible

El segundo acto tendría más preguntas para la resolución de este “thriller”. ¿Cómo se llamaba el Coordinador saliente? ¿Y en qué consistió su “breve alocución”? ¿Y por qué no firmó?… Y ahondando aún más en los interrogantes ¿cuántos votos obtuvieron el resto de candidatos? ¿Cuántos votos podía realizar cada afiliado y cómo fue el sistema de votación? ¿Fue a mano alzada?

Unos a mano y otros con ordenador

El tercer acto de este documento resulta más curioso aún. ¿Por qué algunos elegidos están escritos a mano y otros con ordenador? Incluso se podría dudar de quiénes son los candidatos. Si se analiza el documento se puede concluir que hay tres o diez candidatos; o también se puede concluir que hay dos candidatos y una candidatura.

   César Zafra, el segundo de C´s en la Asamblea de Madrid.

Desde ese día, 19 de mayo de 2013, el partido Ciudadanos en la comunidad de Madrid ha estado controlado por los mismos, César Zafra, Miguel Ángel Gutiérrez e Ignacio Aguado. A este triunvirato se le unió, años más tarde, la abogada Begoña Villacís, reconvertida en política desde los platós de televisión. 

Pero a diferencia de aquellas elecciones en la sede de Madrid que se dieron por válidas, las de Móstoles fueron revocadas, mientras que las de Alcalá de Henares resultaron revalidadas, en un desconcierto estatuario. Por ejemplo, en Pozuelo de Alarcón sí se validaron las candidaturas a las municipales pero en Tres Cantos, no. Y así sucesivamente con diferentes municipios que discrecionalmente tuvieron candidaturas válidas o revocadas.

Según las voces críticas en Ciudadanos, que siempre han existido desde los orígenes, “son muchas las localidades madrileñas donde siempre se ha impuesto el criterio de una persona colocada por el triunvirato como responsable, que ni siquiera ha sido votada por nadie y sin embargo tiene la capacidad para tirar por tierra lo que los afiliados de base votan”. 

“Ciudadanos es lo que un Ciudadano decide”  

Según estas mismas voces críticas “el partido de Ciudadanos es lo que un Ciudadano decide". Así, según estas declaraciones: "en Madrid, era lo que el ciudadano César Zafra quería. El mismo que hoy está detrás de esta moción de censura a Isabel Díaz Ayuso en la comunidad de Madrid, fue la persona que nunca se validó a sí mismo, que incumplió las normas básicas de las actas de fundación, al dar por probado algo improbable”, añaden las fuentes.

Las denuncias que llegaron entonces al que era el líder nacional de Ciudadanos, Albert Rivera, exponían: “El Acta demuestra que ha existido un pucherazo legalizado e impone un documento oficial del partido como ejemplo de la democracia interna cuando en realidad sustenta la chapuza de quien no tiene mérito suficiente como para realizar, al menos, un resumen de los hechos y acuerdos acaecidos de forma limpia y sin ambigüedades. El acta traslada a la opinión pública una imagen impía sobre la necesaria transparencia que defiende un partido que resulta ser adalid de la misma”.

Para estas mismas voces críticas, existían "dos universos paralelos, el de una dirección racional, con un mensaje directo, de sentido común, de mesura y cordura y aquel otro universo inverso, que refleja el sinsentido de unos personajes que aparecen en Madrid en el momento justo, para que la casualidad les haga coordinadores”.

La llegada de arribistas a Ciudadanos

La batalla por la democracia interna en la formación naranja parece que ha existido desde siempre. Sobre todo, al desbordarse el número de afiliaciones a partir de 2013. Eso produjo la llegada al nuevo y boyante partido político de Albert Rivera, que se expansionaba desde Cataluña a toda España, de personajes muy singulares y famosos durante años. 

En Madrid, César Zafra saltó a la fama nacional en febrero de 2016 tras su agresivo interrogatorio a Esperanza Aguirre, entonces presidenta de la comunidad de Madrid. Este se produjo en la Comisión de la Asamblea madrileña que investigaba los casos de corrupción.  Pero el salmantino César Zafra, entonces con 36 años, ya había tenido sus minutos de "fama" al asegurar que ejerciendo como abogado había cobrado en negro porque "trabajaba sin contrato". Zafra es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid.

Ocho meses después de la elección de César Zafra, salió elegido como Coordinador de Acción Política Miguel Ángel Gutiérrez Vivas, con tan solo 13 votos, un hombre con un singular pasado profesional dentro de las empresas del sector de la seguridad como iremos desvelando en elcierredigital.com.

Miguel Ángel Gutiérrez, la "segunda pata" en la fundación del partido en Madrid, se hizo diputado nacional, llegando incluso a ser portavoz en el Congreso cuando el líder de la formación era Albert Rivera. Ahora es también miembro del Comité Ejecutivo del partido naranja de Arrimadas. Un golpe de fortuna le devolvió a las Cortes, ya que perdió su escaño tras las Elecciones Generales de noviembre de 2019. Volvió a recuperarlo tras la renuncia de Marcos de Quinto en mayo de 2020.

Gutiérrez también se tuvo que enfrentar a una denuncia pública, ya que en su currículum se presentaba como Ingeniero Superior, licenciado por la Universidad Politécnica de Madrid. Sin embargo, en una entrevista que concedió a El País, sólo validó como experiencia académica el hecho de ser Ingeniero Topográfico. Una titulación dos grados inferior de la que Gutiérrez decía poseer. Aquello generó un debate entre los afiliados porque los propios estatutos del partido naranja recogen que “se debe de apartar de cualquier cargo público o de partido a todo representante que haya falsificado o engañado en relación a su currículum o su cualificación profesional o académica".

La llegada de Ignacio Aguado a Ciudadanos

Otro documento con el título “Elecciones a las vacantes de la Junta Directiva” del partido Ciudadanos en Madrid, fechado en enero de 2014, recoge la llegada de Ignacio Aguado a la formación naranja. Fue Ignacio Aguado quien obtuvo más votos, en concreto 28 apoyos, en la elección a las vacantes en la entonces Junta Directiva.

Así llegó a Ciudadanos el hoy protagonista en la guerra política de la  comunidad de Madrid; mientras que el antes mencionado Miguel Ángel Gutiérrez, su rival de entonces, solo logró 13 votos. Eran los tiempos donde había no más de 60 afiliados, un número que luego se amplió hasta aumentar a más de 300 antes de las Elecciones Europeas.

'Elecciones a vacantes de la Junta Directiva' en Madrid.

Fueron Zafra y Gutiérrez quienes entonces auparon la figura de Ignacio Aguado, una persona por entonces con escaso interés mediático y que se estrenaba en la Asamblea de Madrid. 

Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso cuando reinaba la concordia entre ambos.

El primer centro de reuniones de la formación naranja en Madrid fue el emblemático Café Comercial, mientras se alquilaba la sede de Carranza y se compraban sillas y mesas. Zafra, Gutiérrez y Aguado manejaban los hilos de forma coordinada. 

Desde Barcelona les iban dando algunas instrucciones para que la organización política se implantara y se fueron preparando para las que iban a ser las primeras Elecciones Europeas a las que se presentaba Ciudadanos. 

Zafra, Arrimadas y Gutiérrez.

Con el paso de los años Ciudadanos ha cambiado el ideario, los estatutos, la organización territorial y la llegada de Inés Arrimadas que tampoco ha logrado levantar el partido a nivel nacional.

Pero algo se ha mantenido inmutable en Madrid durante los años y ha sido el liderazgo de César Zafra e Ignacio Aguado. Un "chico bien" de La Moraleja que llegó de casualidad a Ciudadanos.

COMPARTIR: