12 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El presidente cántabro ha forzado la renuncia como candidato de José María Fuentes-Pila, que lideraba a los regionalistas en la capital desde 2011

El último sueño de Revilla: Conquistar la alcaldía de Santander para el PRC tras cuatro décadas con los populares

/ Revilla
Miguel Ángel Revilla ha cumplido casi todos sus sueños políticos tras conseguir que el PRC gane unas autonómicas o tenga representación en el Congreso. Su último objetivo es repetir triunfo a nivel regional y contribuir a que su partido conquiste Santander tras cuatro décadas en manos del Partido Popular.

Miguel Ángel Revilla afronta su última campaña electoral con 80 años recién cumplidos. Al presidente de Cantabria le falta cumplir su último sueño después de que en 2019 lograse su primer triunfo autonómico y su partido irrumpiese por primera vez en el Congreso. 

Este último objetivo político es que el PRC alcance la alcaldía de Santander, en manos del PP desde 1983. Los regionalistas, que controlan importantes plazas cántabras como Torrelavega o Castro Urdiales, se han marcado la meta de alcanzar el segundo puesto, subiendo de cinco a siete concejales. 

Estos números, según las previsiones del revillismo, posibilitarían un tripartito entre PRC, PSOE y Unidas Podemos que dejaría sin alcaldía al PP, que bajo el liderazgo de la alcaldesa Gema Igual intentará digerir a Ciudadanos; soportar el previsible crecimiento de Vox, "partido sectario y peligroso" según Revilla; y, al menos, mantener la mínima ventaja de un concejal que tiene el centro-derecha sobre el centro-izquierda. 

Plaza difícil

"Es una plaza difícil que hay que conquistar", asegura Revilla. Que añade: "Vamos a ponernos todos las pilas para conseguir un sueño, dadme esa alegría. ¡Qué bonito sería tener el Ayuntamiento de Santander y el Gobierno! Complicado, pero se puede conseguir". 

El PRC, consciente de que Santander es su principal batalla ante su previsible cómodo triunfo en Cantabria, ha forzado que su hasta ahora líder en la ciudad no repita como candidato. José María Fuentes-Pila, concejal desde hace 16 años y portavoz de los regionalistas en la capital, ha dado un paso a un lado a cambio de mantener la secretaría general del partido en la ciudad. 

Revilla se dirige a Gema Igual (PP), alcaldesa de Santander. 

Revilla ha apostado como su sustituto por un joven valor que formaba parte de su Gobierno, Felipe Piña, director general de Transportes y Comunicaciones desde que hace cinco años aceptase la oferta del PRC para dejar el equipo del delegado del Gobierno de España en Cantabria, el popular Samuel Ruiz

Buenas perspectivas autonómicas para el PRC

El líder del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), recién cumplidos los 80 años, dice contar con un gran "tirón electoral". "Mi presencia suma", asegura. También afirma que su partido "puede ganar de nuevo las elecciones autonómicas. Si no encabezo la candidatura, se sacaría un número de diputados menor a que si la encabezo yo". 

"Se podría dar esa misma noche electoral un pacto de gobierno entre el Partido Popular y Vox, y eso me preocupa y le preocupa a mi partido. Es democrático, pero nosotros tenemos unas líneas rojas. El PRC ha nacido con la firme defensa de la autonomía de Cantabria, hemos conseguido que seamos una autonomía consolidada y esto no puede tener vuelta atrás", añade. 

También afirma que "Cantabria es una región pequeña, y hoy la política nacional está determinada por las grandes comunidades. Cantabria, para tener peso, tiene que tener también alguna persona capaz, por notoriedad, por estar en los medios de comunicación, para utilizar esas plataformas para reivindicar"

"Siempre hay riesgo de que se paralice algún proyecto importante, lo vimos en las elecciones de 2011. El PRC subió en votos pero el PP consiguió la mayoría absoluta. Es importante que yo siga, como persona mediática y con capacidad de presión, para que todo lo que está en marcha se culmine", sostiene. 

Revilla adelanta que se mantendrá en el Parlamento aun en caso de no ser elegido: "De ninguna manera. Y tengo un ejemplo: lo que hice en 2011. Lo normal, cuando un presidente pierde las elecciones, cambia de trabajo. Yo me quedé en un banco de tercera fila, tranquilamente, ejerciendo mi labor de oposición. Y si no gano las elecciones, voy a volver a mi escaño en el Parlamento como hice en 2011". 

También adelanta que su sucesión en el PRC será "ordenada". "Hemos hecho un partido fuerte, con gente cualificada. Más allá de que yo tenga ese tirón electoral, hay personas preparadas. Serán los militantes los que digan quién tiene mayor aptitud y mayor proyección. Será una decisión democrática", subraya. 

Revilla también afirma que su familia le dice que pare: "Me dicen que ya está bien, pero en este momento uno no depende solo de las decisiones personales, sino de casi 10.000 militantes, que me piden que siga, porque ven en mí a una persona fiable para llevar las riendas del partido y de la autonomía de Cantabria". 

"Estoy todo lo bien que se puede estar con 80 años, me lo piden en mi partido, creo que tengo que seguir vigilante, y por último, defiendo la senectud. Seguiré defendiendo esta autonomía con uñas y dientes", promete. 

Y también ha realizado una quiniela sobre las próximas elecciones: "Contemplo el siguiente escenario: cuatro partidos en el Parlamento, y el PRC será la lista más votada, y después Partido Popular, Partido Socialista y Vox, por este orden"

A nivel estatal, Revilla no está tan seguro: "Hace unos meses tenía claro que el tsunami del PP iba a ser imparable y que el señor Feijóo iba de camino a una mayoría absoluta. Ahora no lo tengo tan claro. Las cosas están cambiando". 

COMPARTIR: