25 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tiene 63 años y se le perdió el rastro hace más de dos meses, cuando se desplazó desde su localidad a El Alamo, allí se halló su coche

La familia de Roberto García, el desaparecido de Casarrubios, desolada ante el estancamiento de la investigación

Roberto García, residente en Casarrubios y desaparecido en El Alamo hace más de dos meses.
Roberto García, residente en Casarrubios y desaparecido en El Alamo hace más de dos meses.
En los próximos días Iba a realizarse una batida por las inmediaciones al lugar donde desapareció y fue hallado el coche de Roberto García, el desaparecido de Casarrubio, pero se ha anulado. Su hermano Manolo ha hablado con elcierredigital.com señalando que "todo sigue igual y ya han pasado más de dos meses, así que qué puedo decir".

El caso de Roberto García, el hombre de Casarrubios del Monte (Toledo) desaparecido desde hace más de dos meses, sigue en punto muerto. No se tienen nuevas pistas desde que se le perdiera el rastro el pasado mes de febrero en la localidad vecina de El Alamo, en la Comunidad de Madrid, y la investigación no avanza, motivo por el cual su familia está desolada y ya se teme lo peor.

Este sábado, 27 de abril, iba a realizarse una batida por las inmediaciones al lugar donde desapareció y fue hallado su coche, pero se ha anulado. Su hermano Manolo ha hablado con elcierredigital.com señalando que "todo sigue igual y ya han pasado más de dos meses, así que qué puedo decir".

La Guardia Civil no ofrece mayores novedades sobre Roberto García.

Lo último que se ha sabido sobre este caso es que su hermano Manolo confirmó que alguien utilizó en dos ocasiones la tarjeta bancaria de Roberto después de que desapareciera. El dinero habría sido extraído los días 19 y 20 de febrero en las sucursales de Casarrubios del Monte y de la localidad madrileña de El Álamo, donde reside y donde desapareció, respectivamente.

Tanto Manolo como su otro hermano, Carlos, lograron bloquear las tarjetas de crédito de Roberto el viernes 22 de febrero. La familia sigue manteniendo que Roberto no puede haberse esfumado solo y algo muy grave ha tenido que ocurrir para que no hayan vuelto a saber de él.

Roberto García, soltero, veía todas las semanas a sus dos hermanos y al resto de su familia. Su sobrino dio la alarma tras descubrir el día 20 de febrero el coche de su tío en una calle de El Álamo. Le pareció extraño porque el desaparecido sólo acudía a este municipio vecino para saludar a su hermano, y además, el turismo estaba mal estacionado, sobre unas señales de advertencia.

Roberto tiene 63 años y mide 1,70. Había cobrado unos 30.000 euros gracias a la venta de una casa en septiembre del año pasado, aunque su situación económica no era demasiado buena. Su familia asegura que se quejaba de ello en ocasiones cuando se reunían.

COMPARTIR: