27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un vuelo chárter a Venezuela llega a costar 300.000 euros, una cifra impagable para los casi 700 abandonados en nuestro país por el COVID-19

Venezolanos duermen en la T4 de Barajas: Maduro se niega a repatriarlos si la Unión Europea no le quita las sanciones

Venezolanos en la T4
Venezolanos en la T4
La pandemia de COVID-19 ha dejado varadas a miles de personas en todo el mundo. Mientras algunos han recibido apoyo de sus gobiernos, otros, como es el caso de los venezolanos atrapados en España han sido rechazados abiertamente por su país de residencia. Ahora mismo, unas 30 personas mantienen una acampada en el aeropuerto de Barajas para pedir una respuesta bilateral entre el régimen chavista y la Unión Europea.

El 4 de julio de este mismo años un avión comercial despegó de Caracas con destino a Madrid. El vuelo fletado por España y Portugal iba repletó de ciudadanos con residencia en Europa y que habían quedado varados en el país caribeño después del cierre de vuelos decretado por el régimen de Nicolás Maduro con motivo de la pandemia. El aparato había llegado de Madrid un día antes; no obstante, ninguno de los cientos de venezolanos atrapados en España pudo retornar.

Cuatro meses después de que iniciaran los cierres y cancelaciones de vuelos internacionales, los venezolanos que se encontraban de visita familiar o turística en la península permanecen atrapados. María Rodríguez es una de las personas en esta situación, llegó a Madrid a visitar a su hijo cinco días antes de que el Gobierno impusiera el Estado de Alarma.

Aunque intentó hablar con la embajada del régimen chavista en Madrid, la contestación fue que “tenía que resolver, porque ellos se lo habían buscado por viajar”. Desde hace cuatro meses vive en el piso que alquila su hijo, ya que no le queda suficiente dinero del que dispuso para el viaje. Además, el régimen de Maduro prohibió la movilidad de dinero en Venezuela para aquellas personas que se encuentren fuera del país, por lo que se encuentra atada económicamente.

“Es una situación de angustia espectacular. No es posible que no estén haciendo pasar por esto. Es como si además de desgraciarnos la vida en Venezuela, también intentarán hacer todo lo posible por fastidiar a quienes se van”, explica Rodríguez a elcierredigital.com.

La venezolana aclara que ha recibido un bono de la aerolínea Iberia por concepto de pasaje no utilizado. “Ahora tenemos que esperar a que a Maduro le de la gana de dejarnos volver para comprar otro pasaje”, explica la mujer, que añade que su caso es un privilegio porque su hijo se puede hacer cargo de ella, pero que otros compatriotas no corren con la misma suerte.

Ese es el caso de los casi treinta venezolanos que duermen actualmente en la Terminal 4 del Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid Barajas como forma de protesta ante el silencio de las autoridades españolas. Según declaró una de las manifestantes a la agencia EuropaPress, muchos de los afectados han estado viviendo en refugios y dependiendo de organizaciones como Cáritas para acceder a una alimentación regular; no obstante, algunos han perdido plazas en centros de acogida por lo que se han visto obligados a dormir en las calles.

Venezolanos en Barajas los primeros días de cuarentena.

“Lo único que pedimos realmente es que nos permitan volver a casa. No queremos alojamiento, ni comida, solo que nos dejen regresar” comenta una de las afectadas. Según la portavoz del grupo de acampados, ésta es la única forma que consiguen para hacer presión a las autoridades del Gobierno de Pedro Sánchez que mantienen su respuesta; si Maduro no autoriza vuelos, no pueden irse. Hasta el momento se estima que cerca de 700 venezolanos se encuentran abandonados a su suerte en nuestro país.

Maduro solo dirá sí a cambio de las sanciones

Mientras las autoridades españolas ofrecen información como si el caso fuera comparable con el de cualquier país, fuentes del régimen confirman al diario venezolano El Nacional que esto ha sido un pulso para intentar flexibilizar las sanciones.

Según un funcionario del chavismo el propio Maduro dio la orden de no aceptar venezolanos en el vuelo humanitario enviado por España y Portugal a inicios de este mes. “Estaba previsto un vuelo humanitario para que regresen ciudadanos españoles que aún permanecen en Venezuela, pero no podrán ir venezolanos en el viaje que se haga de aquí hacia allá, aunque el avión vaya vacío”, asegura la fuente.

Según ha podido conocer elcierredigital.com a través de un exfuncionario de la embajada de Maduro en Madrid, que no ha querido dar su nombre, el régimen ha intentado convencer al gobierno de Sánchez de que acepte que una aeronave de la aerolínea estatal venezolana CONVIASA sea la que se traslade hasta Madrid ha recoger a los venezolanos o parte de ellos.

El vuelo humanitario sería enmarcado en el proyecto “Vuelta a la Patria”, una campaña de propaganda que Maduro utiliza para decir que “los migrantes quieren volver a Venezuela”. El problema es que esto violaría todas las sanciones impuestas por la Unión Europea, por lo que ha sido rechazada por el Gobierno de Pedro Sánchez, según el extrabajador.

Barcelona, Toledo, Madrid, Tenerife, Zaragoza, Asturias y Valencia son las ciudades con mayor número de venezolanos varados. Elcierredigital.com también ha podido saber que muchos han intentado averiguar la posibilidad de pagar un vuelo chárter, pero las cifras son de entre 200.000 y 300.000 euros para llegar a Caracas, una cantidad prácticamente imposible de reunir para ellos.

COMPARTIR: