30 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Asociación Libre de Abogados/as (ALA) presentó una queja ante la comisión deontológica del ICAM contra el Grupo Hereda y Cremades & Calvo Sotelo

El Colegio de Abogados advierte de prácticas publicitarias contrarias a la normativa con ocasión de la pandemia

Última hora Uno de los edificios del ICAM.
Uno de los edificios del ICAM.
El Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) llama al orden a todos los abogados que tengan la tentación de aprovechar la pandemia y posterior crisis sanitaria generada para captar clientes entre las víctimas del Covid-19. Lo hace a través de un comunicado y después de que elcierredigital.com provocase la protesta de la Asociación Libre de Abogados/as (ALA) presentada ante la comisión deontológica del ICAM el pasado viernes contra dos conocidos despachos de abogados.

El Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) ha emitido hoy un comunicado en relación a la información publicada el pasado sábado por elcierredigital.com donde se reogía la protesta presentada ante la Comisión de Deontología de este organismo sobre las "prácticas publicitarias de despachos de abogados/as con ocasión de la pandemia de COVID-19".

El comunicado del ICAM dice que desde el Decreto del Estado de Alarma "se ha detectado a través de diferentes canales que están proliferando prácticas publicitarias por parte de despachos de abogados/as que pudieran contravenir nuestra normativa deontológica". El colegio de abogados madrileño explica que "la repercusión mediática de ciertas prácticas contrarias a dicha normativa (deontológica) provocan un daño irreparable para el colectivo de quienes, mayoritariamente, y con respeto a los principios deontológicos que rigen la profesión, ejercemos la abogacía".

Comunicado del ICAM.

El ICAM recuerda que el artículo 25 del Estatuto de la Abogacía Española y el artículo 6 del Código Deontológico "proscriben aquellas prácticas publicitarias que atenten contra la dignidad de la profesión, que inciten al pleito y que se dirijan, por si o mediante terceros, a víctimas directas o indirectas de catástrofes, calamidades públicas u otros sucesos que hubieran producido un número elevado de personas afectadas y a sus herederos y causahabientes, en momento o circunstancias que condicionen la libre elección de abogado".

Todo comenzó tras una protesta presentada ante la Comisión de Deontología del ICAM el pasado viernes en representación de la Asociación Libre de Abogados y Abogadas (ALA), presidida por Ángeles Chinarro. En él se pedía que se abriese un expediente disciplinario por "captación desleal de clientes" durante la pandemia del Covid-19 a "los abogados y abogadas, miembros de este Colegio, del Grupo Hereda, en concreto a D. Pedro Javier Fernández González, Dª María Alicia Delicado Villar, Dª Eva Redondo, Dª Jenny Suellen Sevilla Aguilar, D. Óscar Gil Pérez, D. José Luis Alonso, Dª Teresa del Cerro Rico, D. Sergio Gutiérrez, Dª Elena García. Todos ellos con despacho profesional en Madrid (...)".

La petición también se refería a "D. Javier Cremades y al resto de abogados y abogadas de la firma Cremades & Calvo-Sotelo, con domicilio en Madrid (...)".

La petición Asociación Libre de Abogados y Abogadas (ALA) se argumentaba en tres hechos puntuales. El primero de ellos se refería a dos noticias publicadas en Prensa y explicaban que "el primero fue un correo del ICAM remitiendo enlaces a dos medios de comunicación" en los que "informan de la publicidad realizada por dos despachos de abogados en plena pandemia".

El escrito de la semana pasada hacía referencia a una entrevista publicada en Confilegal el pasado 1 de abril donde se titulaba "Ante la situación provocada por el coronavirus en España un despacho de abogados, Grupo Hereda, especializado en la tramitación de herencias ha decidido prestar asesoría jurídica sobre herencias de forma gratuita". 

Ángeles Chinarro, presidenta de ALA.

ALA sostenía en el documento enviado al ICAM que la abogada entrevistada "reconoce que como consecuencia del estado de alarma derivado del coronavirus la actividad del grupo se ha reducido, por eso han decidido prestar esta asistencia jurídica [gratuita] a aquellos afectados por el coronavirus que lo necesiten".

La segunda noticia fue publicada por El Independiente el mismo día, 1 de abril de 2020 con el título "Entrevista a Javier Cremades, presidente de Cremades & Calvo Sotelo Abogados: Millones de personas tendrán problemas y la abogacía debe ayudarles". La Asociación Libre de Abogados tras la lectura de esta entrevista sostiene que "Javier Cremades, como presidente de Cremades & Calvo Sotelo oferta sus servicios profesionales en plena pandemia, para orientar jurídicamente a "empresas, instituciones, gobiernos, ong´s, sindicatos, ayuntamientos, autónomos, pymes y ciudadanos", en el ámbito penal, laboral, civil y administrativo".

Publicidad en Twitter

El segundo de los argumentos usados por ALA en su petición hace referencia a "publicidad en la cuenta de Twitter del Grupo Hereda sobre servicios jurídicos dirigidos a herederos de las víctimas de la pandemia". Asimismo, "el Grupo Hereda igualmente publicita su actividad durante la pandemia en su cuenta de Twitter mediante el siguiente tuit publicado con fecha 1 de abril de 2020 (...)", explicaban desde ALA.

En el escrito de petición de medidas disciplinarias por vulneración del código deontológico profesional del Colegio de Abogados de Madrid, se añadía que "la publicidad con la que se oferta el gabinete jurídico del Grupo Hereda vulnera nuestras normas deontológicas, por cuanto oferta sus servicios profesionales a los herederos y herederas de las víctimas de la pandemia, en el mismo momento en que la sociedad española está sufriendo la misma (...)".

El tercer argumento de ALA estaba referido a las "normas del código deontológico de la abogacía española vulneradas por el Grupo Hereda y Javier Cremades y el despacho Cremades & Calvo Sotelo".  El escrito incluso recogía el Preámbulo del Código Deontológico de la Abogacía española, en concreto, el artículo 6 y el artículo 7 del citado código.

El código deontológico de los abogados.

El escrito sostenía que "está prohibida la captación desleal de clientes" y calificaba como "actos contrarios a la lealtad profesional todos aquellos que contravengan las normas tanto estatales como autonómicas que tutelen la leal competencia y en especial los siguientes: Toda práctica de captación directa o indirecta de clientes que atenten a la dignidad de las personas. La oferta de servicios en apariencia gratuitos cuando no lo sean y puedan generar confusión a los consumidores, dada la asimetría en la relación profesional".

La Asociación Libre de Abogados pedía que "por parte de esa corporación (ICAM) se proceda a la apertura de expediente sancionador por las notas de prensa hechas públicas y que siguen estando a disposición de cualquier usuario con una simple búsqueda en Google".

Por todo ello, ALA solicitaba a la comisión deontológica del ICAM que "por las razones señaladas en este escrito, incoe expediente deontológico contra los abogados y abogadas, miembros de este Colegio, del Grupo Hereda (...) y contra Javier Cremades y el despacho Cremades & Calvo Sotelo, depurándose las oportunas responsabilidades disciplinarias en que hubieran podido incurrir; se proceda a la inmediata retirada del enlace a las notas de prensa desde la página web del ICAM y que por parte del ICAM se advierta en su página web y mediante correo electrónico a los colegiados y colegiadas que han de abstenerse de efectuar publicidad relacionada con la asistencia legal a víctimas directas o indirectas de la pandemia hasta que pasen 45 días desde la finalización de la misma (...)".

El escrito fue firmado el 2 de abril de 2020 por Ángeles Chinarro Pulido, presidenta de ALA y presentado este viernes ante la Comisión de Deontología del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM).

 El Grupo Hereda rectifica

Tras la petición de responsabilidades deontológicas solicitadas el pasado viernes por la Asociación Libre de Abogados (ALA), el Grupo Hereda, especializado en la tramitación de herencias, anunció esa misma tarde que el despacho había decidido retirar la oferta de prestar asesoría jurídica sobre herencias de forma gratuita con el objetivo de ayudar a los afectados por la pandemia del coronavirus, según adelantó Confilegal.

La asociación ALA de abogados considera que el Grupo Hereda había vulnerado el artículo 6.3.c., que dice que la publicidad no podrá suponer:

“La oferta de servicios profesionales, por sí o mediante terceros, a víctimas directas o indirectas de catástrofes, calamidades públicas u otros sucesos que hubieran producido un número elevado de personas afectadas y a sus herederos y causahabientes, en momentos o circunstancias que condicionen la elección libre de Abogado y, en ningún caso, hasta transcurridos 45 días desde el hecho. Tampoco podrá dirigirse, por sí o mediante terceros, a quienes lo sean de accidentes o infortunios recientes, o a sus herederos o causahabientes, que carezcan de la plena y serena libertad de elección. Estas prohibiciones quedarán sin efecto en el caso de que la prestación de estos servicios profesionales haya sido solicitada expresamente por la víctima”.

Desde el Grupo Hereda explicaron a Confilegal que esta oferta se había planteado como una ayuda ante la situación excepcional que vive el país, pero que, en cualquier caso, decidieron retirarla para cumplir con el código deontológico de la profesión.

COMPARTIR: