27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sentencia considera que no estaba ajustado a derecho que la sindicalista fuera incluida en un ERTE y la empresa Ilunion tendrá que indemnizarla

Caso 'Delcygate': La Justicia da la razón a Aurora Vaquero, defensora del vigilante de seguridad de la ONCE que denunció

Delcy Rodríguez y el ministro Ábalos.
Delcy Rodríguez y el ministro Ábalos.
La justicia ha dado finalmente la razón a Aurora Vaquero y condena a la empresa Ilunion por incluirla en un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) sin estar ajustado a derecho. Para el sindicato al que pertenece Vaquero, Alternativa Sindical, considera que la decisión fue política ya que Aurora Vaquero defendió públicamente al vigilante acusado de tomar las fotos de Delcy Rodríguez con José Luis Ábalos.

El juzgado número 7 de Madrid ha condenado a una empresa del Grupo ONCE por tomar represalias contra la sindicalista Aurora Vaquero, la representante de Alternativa Sindical que ejerció públicamente la defensa del vigilante que fue testigo del conocido como ‘Delcygate’.

La sentencia condenatoria, que fue publicada el martes 5 de mayo de 2020, declara que ILUNION S.A. tendrá que reincorporar de forma inmediata a Vaquero y restablecer todos sus derechos, con la oportuna regularización de prestaciones. Además de esto la firma deberá indemnizar al sindicato con una suma de 1.250 euros por la “vulneración del Derecho Fundamental a la Libertad Sindical”.

La empresa decidió aplicar un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) que afectó a 586 vigilantes de seguridad del aeropuerto Adolfo Suárez-Barajas de una plantilla de 666. “Los criterios de selección han venido determinados por la paridad entre hombres y mujeres requerida por AENA y la antigüedad en la prestación. Se han mantenido todos los integrantes del Comité”, según se recoge en la sentencia.

En la misma se recuerda que Aurora Vaquero “presta servicios para la demandada con antigüedad de 7 de octubre de 2015, categoría de Vigilante de Seguridad” y que “ostenta la condición de Delegada Sindical de la Sección Sindical de Alternativa Sindical de Trabajadores de Seguridad Privada desde el 21 de agosto de 2018”.

Según la sentencia “la Libertad Sindical se vio afectada cuando el Sindicato demandante perdió en la regulación de empleo temporal uno de sus agentes coadyuvantes. Esa afectación se produce incluso cuando la actora, a título personal, haya mantenido la conexión con los afiliados. Se solicitó en la demanda una indemnización adicional de treinta mil euros, señalándose en el acto de la vista, estar a la fijación jurisdiccional. Dando cumplimiento a la previsión del artículo 183 de la LRJS, la sentencia debe contener un pronunciamiento sobre la cuantía de la indemnización en función del daño moral que haya supuesto la vulneración del derecho fundamental”.

Delcy Rodríguez. 

Además, recalca que “a la actora (Aurora Vaquero) le fue comunicado el 30 de marzo de 2020, la inclusión en el Expediente de regulación de empleo con efectos retroactivos desde el 23 de marzo de 2020”.

La empresa de ONCE tendrá que pagar la indemnización “ponderando las circunstancias concurrentes, la naturaleza de la lesión y el período durante el que se mantiene, el resarcimiento suficiente de la víctima (“restitución íntegra”) y la contribución a la finalidad de prevenir el daño, aceptándose de esa forma la normativa comunitaria en materia de discriminación y por la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en relación a la llamada justicia disuasoria”.

Aurora Vaquero ha declarado a Periodista Digital que considera lo sucedido una represalia por defender públicamente al vigilante que fue testigo del encuentro entre José Luis Ábalos y Delcy Rodríguez. “La empresa va a intentar ensuciar un poco mi imagen, lo que han hecho es sacar a otra persona de mayor antigüedad para meterme a mí”, explicó Aurora Vaquero.

Así defendía en el citado medio Periodista Digital al vigilante de seguridad acusado de tomar las fotos del ‘Delcygate’: “Yo creo que ni siquiera el propio periodista contaba con la presencia allí de seguridad privada, porque este servicio únicamente se cubre cuando tenemos constancia de que van a llegar vuelos allí (a la terminal ejecutiva) o que van a salir vuelos”.

Ahora la justicia le da la razón asegurando que su incorporación a un ERTE no estaba ajustada a derecho y Vaquero sigue pensando que la decisión de su empresa fue política.

COMPARTIR: