20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fuentes oficiales señalan que un afamado sociólogo aconsejó al monarca rebajar su tensión con el Gobierno de España para mejorar su imagen

Tensión en Zarzuela: Casa Real quiere alejar de la polémica sobre los indultos a Felipe VI para salvaguardar su valoración

/ Felipe VI.
Las polémicas palabras de Isabel Díaz Ayuso sobre Felipe VI han provocado que se genere una tensión en Zarzuela. Y es que la monarquía española quiere alejarse del debate político que se ha creado en torno a los indultos a los condenados por el 'procés' para recobrar simpatías entre la ciudadanía. En en los últimos años su valoración se ha situado en mínimos por la supuesta corrupción de Juan Carlos de Borbón y por las dificultades que ha tenido Felipe VI para alejarse del legado de su padre.

"¿Qué va a hacer el rey de España a partir de ahora? ¿Va a firmar esos indultos? ¿Le van a hacer cómplice (a Felipe VI) de esto?". Estas preguntas lanzadas al aire este domingo por la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso han causado un hondo malestar en Zarzuela, tal y como explican fuentes de Casa Real a Elcierredigital.com.

Y es que la estrategia del equipo de Felipe VI se basa en alejar al monarca de un debate político que le salpicó por su discurso el 3 de octubre de 2017 que, en ámbitos del centro-izquierda español y del nacionalismo catalán y vasco, se leyó como "excesivo".

Tres problemas

El CIS sigue sin preguntar sobre la monarquía, que en los últimos años se ha colocado en mínimos de valoración por la supuesta corrupción de Juan Carlos de Borbón y por las dificultades que ha tenido Felipe VI para alejarse del legado de su padre.

El politólogo Pablo Simón cree que la monarquía española tiene problemas de afección en términos ideológicos (la izquierda ha roto amarras con Zarzuela), territoriales (Felipe VI sufre unas discretas valoraciones en Cataluña, Euskadi o Navarra) y generacionales (gran parte de la juventud, según varios sondeos, tiene dificultades para valorar una institución que no se somete a democracia directa y que, además, no brilla por su transparencia).

Ayuso

Felipe VI quiere alejarse del epicentro de la agenda política y en el PP, conscientes del compromiso en el que estaban poniendo al monarca, rectificaron. Lo hizo la propia Ayuso, que señaló este lunes que "el rey no es cómplice de nada".

         Ayuso y Almeida. Foto: Flickr. 

"Mi preocupación es que esta decisión va a llegar a la mesa del jefe del Estado. El Rey fue la voz de esperanza de todos los españoles el 3 de octubre, y me duele, es mi opinión personal, me duele profundamente el compromiso en el que le van a poner", añadió.

Ayuso afirmó que "toda la culpa recae en el presidente del Gobierno, que está deteriorando gravemente todas las instituciones del Estado en su propio beneficio. Lo que le extraña a la inmensa mayoría de los españoles es que el Gobierno de España comprometa las instituciones del Estado y el poder judicial para él mantenerse en La Moncloa y dar alas a los independentistas que de manera unilateral e ilegal han cometido graves delitos y anuncian que volverán a hacerlo. Eso es lo extraño. Que nos comprometan a todos y no rectifiquen".

Pablo Casado había intentado rebajar la tensión, José Luis Martínez-Almeida ha llegado a decir que "el rey debe firmar los indultos porque es su deber constitucional"... y Ayuso, por sorpresa, se ha vuelto a desmarcar este martes de Génova 13 al asegurar que "el papel de Felipe VI está en tela de juicio" y, por si no fuera poco, decir que Pablo Casado piensa lo mismo que ella.

Es evidente que la natural locuacidad de Ayuso, tan aplaudida el pasado 4 de mayo en las urnas, ahora ha puesto en un brete a Pablo Casado. Y también a Felipe VI, que en diciembre nombró a un nuevo Jefe del Cuarto Militar de Casa del Rey (Emilio García Cirugueda, nuevo encargado de la conexión entre Zarzuela y el Ejército y de la seguridad de la Familia Real), quizás como parte del engranaje coordinado por Jaime Alfonsín, jefe de Casa Real.

Y en este engranaje, señalan fuentes de Zarzuela a este medio, también está "un afamado sociólogo que aconsejó a Felipe VI que rebajase su tensión con el Gobierno de España" para seguir la estela de Juan Carlos de Borbón, que consiguió que la monarquía fuese una institución que recibía simpatías transversales.

El emérito consiguió granjearse la complicidad del PSOE y el PCE mediante guiños públicos. Esas mismas fuentes señalan que la izquierda española, de tradición y bases republicanas, "tendrá que ser 'conquistada' por Felipe VI si aspira a que Leonor herede el trono".

La monarquía recobra aliento en las encuestas

Un sondeo de Electomanía certificaba en abril el sorpasso por la mínima de la monarquía sobre la república. La opción dinástica, según este trabajo demoscópico, obtendría el 47,5% de los apoyos en un eventual referéndum sobre el modelo del Estado español. Y el 47% apoyaría la reinstauración de la república.

Esta fotografía fija evidencia que la monarquía recupera apoyos tras los malos momentos que sufrió en 2020. Y es que otro sondeo del mismo medio señaló en agosto de 2020, fecha en la que Zarzuela vivía sus peores momentos, que el 55,5% de los españoles apoyaban la república y solo el 39,4% la monarquía.

COMPARTIR: