25 de junio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Todos fueron nombrados a dedo por anterior equipo del gobierno municipal de Madrid y cobraban 4,71 millones de euros anuales de las arcas públicas

Ochenta y un asesores y enchufados de Manuela Carmena tendrán que buscar empleo ahora

La alcaldesa despidiéndose de sus electores.
La alcaldesa despidiéndose de sus electores.
El nuevo equipo de gobierno municipal madrileño tendrá que decidir a partir del día 15 de junio, cuando se forman las nuevas corporaciones, qué hacer con el ejército de 81 asesores y cargos nombrados a dedo por el equipo de Manuela Carmena durante los cuatro años de legislatura. Estos "enchufados" cobraban 4,71 millones de euros anuales. Pertenecen a las 189 personas que figuran como personal eventual en el Ayuntamiento de Madrid.

Desde 2015 hasta mayo de 2019, el gasto total anual en personal de confianza aumentó un 35 por ciento en el Ayuntamiento de Madrid. Ahora, con la salida de Manuela Carmena y de Mas Madrid del gobierno municipal, los resultados electorales mandarán al paro a ochenta y un asesores que figuran como personal eventual y cuyos sueldos oscilan entre los 38.621 euros y los 74.834 euros brutos anuales.

Aunque realmente, según fuentes municipales, los eventuales son 189, de los que 72 están repartidos entre los grupos políticos de la Corporación en concepto de personal de confianza, desde los jefes de gabinete, hasta persona de prensa o asesores de los concejales. Los restantes están en las diferentes áreas u órganos de gestión municipal, al servicio del equipo de Carmena. El Ayuntamiento tiene 40.400 personas en plantilla y la Ley permite tener hasta el 0,7 por ciento de plantilla con contratos eventuales, es decir, hasta 282 personas.

El personal eventual no son funcionarios y se diferencian de los empleados públicos profesionales en que su existencia no es meritoria, sino que está basada en la confianza política o personal que en ellos deposita el cargo político correspondiente, en este caso la alcaldesa y su equipo.

Félix Asenjo junto a la todavía alcaldesa de Madrid.

Por ejemplo: algunos de estos asesores, en total 81 desde que Carmena llegó al cargo, son como la persona encargada de dar apoyo en la secretaría de Manuela Carmena, Félix Ricardo Asenjo García, que en marzo de 2019, cobró 2.231 euros brutos más, en comparación con 2015. Una cantidad que ha aumentado dos veces más tanto para los asesores vocales de la alcaldesa como para los directivos de las diferentes Áreas de Gobierno de la Comunidad.

Desde diciembre de 2015 hasta marzo de 2019, las retribuciones de estos asesores han subido en un total de siete ocasiones. Dependiendo del nivel del asesor, en unas veces las remuneraciones aumentaron cinco meses y otras cuatro. Todas las subidas salariales fueron aprobadas por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid en las hojas presupuestarias de cada año y que, en ocasiones, se traducen en sueldos mayores que los de los eventuales de algunos ministerios.

Los eventuales no tienen por qué ser cargos de confianza, pero algunos sí son nombrados a dedo por cada área municipal según sus necesidades, entre las que menciona las labores de secretaría, la elaboración de informes y los trabajos de asesoramiento en materias de comunicación, como la redacción de discursos. Entre sus funciones archivan y registran la correspondencia, según figura en los Presupuestos Generales de Madrid de este año.

El gasto en pago a eventuales en 2019 se disparó, incrementándose un 34,83 por ciento desde que Carmena llegó al gobierno municipal. En 2015 fueron 3,07 millones de euros destinados para pagar a los asesores eventuales cantidad que llegó a 4,71 millones presupuestados en 2019. La diferencia es que en 2015 había 56 asesores y la legislatura se cerrará con 81 asesores, ya que, como hemos explicado, no todo el personal eventual son asesores del equipo de gobierno.

Eduardo Garzón, fichado y cesado en la misma legislatura.

Otro ejemplo. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ya fichó a Eduardo Garzón, hermano de Alberto Garzón, de Izquierda Unida, como asesor del gabinete del concejal de Economía y Hacienda de Madrid, Carlos Sánchez Mato. Su sueldo corrrespondía a una categoría de nivel 28, con un sueldo de unos 52.000 euros anuales, incrementados en otros 4.000 euros anuales si ganaba un complemento de productividad.  Pero cuando Sánchez Mato fue cesado también se quedó sin trabajo Garzón, en diciembre de 2017.

El joven Samuel Romero Aporta.

No fue el único nombramiento polémico de la legislatura, ya que la alcaldesa decidió escoger como director de la sociedad municipal Calle 30 a Samuel Romero Aporta. Romero es hijo de una de las candidatas a primarias de Ahora Madrid, Rosa Aporta, que además es una histórica de CCOO en el sector de la construcción.

El problema es que cuando fue nombrado el joven era un ingeniero licenciado en 2012, con una experiencia laboral de tres años y que comenzó a gestionar un presupuesto de 125 millones de euros con un sueldo en torno a los 100.000 euros anuales. Ahora es vocal de la Comisión Ejecutiva de esta misma empresa municipal y, presumiblemente, también será cesado.

Entre los ascensos más destacados de la legislatura de Carmena también figuró el de Luis Maestre, padre de la concejala Rota Maestre, fue ascendido a subdirector de Atención al Contribuyente de la Agencia Tributaria. También el sobrino politico de la alcaldesa, Luis Cueto de Álvarez de Sotomayor fue premiado desde la responsabilidad de la promoción exterior de la ciudad, cooperación internacional y fondos europeos, así como de la coordinación general de la acción administrativa y jefe del gabinete de la alcaldía, hasta la presidencia de la Junta Rectora de Ifema, por la que no percibía sueldo, y después a la Vicepresidencia del mismo organismo.

 

COMPARTIR: