19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Muy conocido en las calles de Medellín ya ganó un millonario pleito por la propiedad del domino pabloescobar.com y ahora lo hace contra Elon Musk

Roberto Escobar Gaviria 'El Osito', hermano del conocido narco Pablo Escobar, demanda por el plagio de su lanzallamas

Roberto Escobar aún vive en Medellín
Roberto Escobar aún vive en Medellín
Este lunes, Daniel Reitberg, director operativo de Escobar Inc., aseguró que el jefe de su empresa, Roberto Escobar, hermano del narco más famoso de la historia, va a denunciar a Elon Musk, cofundador de Tesla por la autoría intelectual de un lanzallamas. “El osito” como es conocido Escobar en las calles de Medellín ya ganó hace unos meses una millonaria demanda por la propiedad del domino pabloescobar.com

El producto en disputa es un artefacto que lanza llamas a tres metros de distancia. Según el demandante, un ingeniero de Tesla estuvo en Medellín durante el año 2017, cuando se reunió con representantes de la empresa Escobar Inc. En esta visita, los colombianos habrían mostrado al empleado de Elon Musk el aparato y cómo funcionaba.

Unos meses después, la empresa americana sacó al mercado un lanzallamas similar bajo el nombre “No es un lanzallamas”. En ese momento, “el osito” salió en un vídeo con el aparato explicando que los autores intelectuales eran los técnicos de la empresa colombiana.

En junio, el caso se había hecho tan público que Elon Musk publicó un tuit etiquetando al hermano de “El patrón”, diciendo: “No es un lanzallamas, señor Escobar”. El pleito que quiere iniciar Escobar pedirá a Musk 100 millones de dólares por derechos de propiedad intelectual.

¿Quién es Roberto Escobar? Nacido en Medellín en el año de 1941. Los apellidos no fue lo que definió primero a al joven antioqueño que disfrutaba del ciclismo. Su pasión por el deporte lo llevo a aparecer en varias ocasiones en entrevistas de radio, en una de estas, el locutor le dijo que se parecía a un “osito” por la apariencia del joven. De ahí, el apodo con el que se quedaría hasta hoy.

El “osito” estudió Farmacia e hizo sus prácticas en un laboratorio en la misma ciudad. También quiso estudiar Electrónica en la Academia de Ciencias Electrónicas de Antioquia, pero finalmente se dedicó a la comercialización de bicicletas.

A pesar de tener una vida independiente, era parte de  la familia Escobar Gaviria, algo que lo arrastró inevitablemente al cártel de su hermano. Según explicó la prensa local, Roberto compaginaba sus actividades empresariales con el manejo de la estructura logística del Cártel de Medellín.

Además, el hermano mayor de Pablo fue acusado de dirigir una organización de sicarios que actuaban como brazo armado de la organización de narcotráfico. En 1992, Roberto se sometió a la Justicia, supuestamente, por un plan elaborado por su hermano con el que pretendía que el ciclista dirigiese desde la cárcel la acción política por su cercanía a las autoridades.

“EL Osito” pasó 10 años en la cárcel, aunque la condena por narcotráfico, enriquecimiento ilícito y secuestro estaba estipulada en 14 años de prisión.

Intento de asesinato

Uno de los grandes enemigos de Roberto, incluso más que las autoridades colombianas era el cártel de Cali. El hermano de Pablo Escobar había asesinado a dos miembros del cártel que habían visitado su ciudad natal para liquidar una farmacia, uno de los muertos era íntimo amigo del jefe de la organización, que juró que acabaría con Roberto.

Nunca estuvo entre los planes de Roberto la paz con Gilberto, del cártel de Calí. De hecho, según varios biógrafos, cuando su hermano Pablo hablaba por teléfono buscando un solución a la rivalidad entre organizaciones, Roberto le interrumpía y llegaba a amenazar de muerte al otro narco.

Digitalización del cartel de búsqueda de Pablo y Roberto Escobar

El 19 de diciembre de 1993, sus rivales intentaron asesinarlo. Durante su estancia en la cárcel, Roberto pagaba a otros para que abrieran sus cartas, pero aquel día de diciembre recibió un sobre con un sello de la Fiscalía. Pocos días atrás, el prisionero había pedido copia de su expediente, “que importaba” pensó Escobar. Cuando abrió el sobre, una bomba le explotó literalmente en la cara. Perdió un ojo, pero sobrevivió al atentado.

Después de su salida se dedicó a colaborar con las autoridades colombianas para reducir el tamaño del cártel de su difunto hermano. Varias rutas y narcos cayeron gracias a la información que ofreció Roberto, que actualmente se dedica a llevar sus empresas y una agencia de turismo en torno a la figura de Pablo Escobar.

COMPARTIR: