19 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

SEGÚN EL SINDICATO CCOO, EL CONOCIDO COMO 'DONUT DE VALDEBEBAS' QUE SUPUSO UN COSTE DE MÁS DE 27 MILLONES, "SE ENCUENTRA EN UN MOMENTO CRÍTICO"

Denuncian 'caos' en el Instituto Forense de Madrid: Faltan neveras y hay "fuertes olores"

El Cierre Digital en Logo de CCOO y el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses
Logo de CCOO y el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses
El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMLyCF) de Madrid comenzó a funcionar el 1 de febrero de 2020, 14 años después de su creación. En total se invirtieron 27.462.630 de euros para un edificio que según CCOO “no reunía las condiciones óptimas para la prestación del servicio público a la ciudadanía madrileña”. CCOO denuncia que "el edificio se encuentra en un momento crítico, Ayuso le dio gran propaganda pero el Gobierno regional se ha desentendido del funcionamiento".

Comisiones Obreras de Madrid ha denunciado que, tres años después de ser inaugurado el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMLyCF) de Madrid, éste se encuentra en un “momento crítico”. Según el sindicato, la causa reside en su capacidad operativa, que se reduce a unas pocas neveras pese a haber decenas de cuerpos en sus instalaciones. CCOO asegura que hay 30 cámaras de refrigeración individuales estropeadas y una cámara frigorífica colectiva inservible ya que no cuenta con el material necesario para colocar los cuerpos en bandejas. 

El Instituto empezó a funcionar el 1 de febrero de 2020, 14 años después de su creación. La construcción del ‘donut de Valdebebas’ finalizó en 2010 siendo el único que llegó a finalizarse del “fallido” Campus de la Justicia fomentado por Esperanza Aguirre. Durante esta década los gastos de seguridad y mantenimiento han supuesto 176.263 euros por año. A esto se le sumó el coste inicial de 21.400.000 millones de euros y la inversión de 4.300.000 millones de euros en obras de finalización del edificio por parte del Gobierno regional. Esto significa que en total se han invertido 27.462.630 euros en un edificio que, según CCOO, “no reunía las condiciones óptimas para la prestación del servicio público a la ciudadanía madrileña”.

La avería de cámaras frigoríficas está provocando la descomposición de  cadáveres en Valdebebas

Cámaras frigoríficas

Desde el sindicato se quejan de que aunque "se inauguró con gran propaganda el edificio conocido como el ‘donut de Valdebebebas’, pasados los fastos y la propaganda de la construcción e inauguración de esta mega estructura, el Gobierno regional se ha desentendido de dotarla de los medios necesarios para su funcionamiento y del mantenimiento de algunos de los elementos más importantes que lo integran, poniendo en riesgo la prestación del servicio público y la salud de los trabajadores del IMLyCF de Madrid".

Según las manifestaciones de CCOO, el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses Madrid "tiene un total de 123 cámaras individuales y un 24 por ciento de las cámaras se encuentran inoperativas. Esto, sumado a las decenas de cadáveres que permanecen en las instalaciones, hacen que la capacidad de almacenamiento esté ocupada casi al 100 por cien, originando fuertes olores por no poder conservar todos los cuerpos. Además, el edificio cuenta con dos cámaras frigoríficas colectivas pero una carece de las cualidades y los medios necesarios para colocar a peso los cadáveres en los diferentes niveles de la cámara, y la otra está destinada para el uso del hospital Zendal". 

CCOO denuncia la negligente gestión del Gobierno regional


“Además, las tres cámaras de refrigeración de la elogiada sala de bioseguridad, tan publicitada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, tampoco están en funcionamiento, no han llegado a estarlo nunca pero ni siquiera se está llevando a cabo ningún tipo de tarea de mantenimiento ni comprobación para garantizar, caso de ser necesario, su pleno funcionamiento” argumenta CCOO.

Para CCOO estas circunstancias demuestran “la dejación de funciones y la negligente gestión de la Comunidad de Madrid, más preocupada siempre de la propaganda que del servicio público, siendo en este caso tan delicado y esencial, y siempre dando la espalda a los derechos de los trabajadores de desarrollar su labor en un entorno de salubridad. El sindicato exige medidas de inmediato para resolver esta grave situación, para que garanticen un servicio público con unos mínimos de calidad y que se preserven las condiciones de salud e higiene para todos los trabajadores y trabajadoras del IML”. 

Ayuso inaugura el Instituto de Medicina Legal 10 años después de su  construcción

Isabel Díaz Ayuso y el consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López

Por otra parte, CCOO asegura que durante estos tres primeros años de vida "la escasez de materiales ha dificultado en gran medida el normal funcionamiento del Servicio de Laboratorio, generando la necesidad de remitir varias muestras al Instituto Nacional de Toxicología para poder realizar los análisis". También afirma que gran parte de los despachos y las salas de las ocho plantas del edificio se encuentran vacías y algunas a medio hacer. 

La gestión del Instituto está plagada de sombras. El Gobierno regional no ha dudado en reconocer complementos astronómicos a los puestos de dirección (director y subdirector) que designa a dedo, a su medida. Y también lo hace con varias jefaturas, con total opacidad, a pesar de la obligación de convocarlas a concurso público. En un grave ejercicio de desprecio a los y las funcionarias de Justicia, la Comunidad de Madrid institucionalizó el clasismo imponiendo un sistema de guardias de 24 horas para los médicos forenses y otro mucho más penoso, de siete días (sábados, domingos y festivos incluidos) y peor retribuido para los y las funcionarias de los Cuerpos Generales de Justicia destinados en Valdebebas. Por primera vez en un organismo de Justicia se generaba semejante discriminación”, concluye CCOO.

COMPARTIR: