25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Alejandro, Pedro y Anthony desaparecieron sin motivo ni conexión aparente en esta pequeña isla canaria en ese intervalo de tiempo

El misterio de los tres casos de hombres desaparecidos en seis meses en la isla de La Palma

Los tres desaparecidos de La Palma.
Los tres desaparecidos de La Palma.
La isla canaria de La Palma guarda un secreto desde hace dos años. En seis funestos meses del año 2017 tres hombres adultos, sin conexión entre ellos, desaparecieron. Los buscaron en tierra y mar, incluso en cuevas, dos no dejaron nota de despedida ni advirtieron a nadie de sus intenciones, el otro dijo que se iba a vivir como un anacoreta pero también lo buscaron sin encontrarlo.

Los tres desaparecidos oficialmente en la isla de La Palma son Pedro Pérez Martín, de 46 años y natural de Tijarafe, del que se desconoce su paradero desde marzo de 2017; Alejandro Martínez Pérez, de 26 años y vecino de Los Llanos de Ariadne, que desapareció en mayo y Anthony John Dalton, un ciudadano británico de 68 años, residente en Garafía al que se le perdió la pista en agosto también de 2017.

“Es extraño que en una isla como ésta sucedan desapariciones tan seguidas, porque no tienen tanto movimiento como otras del archipiélago y toda la difusión que le demos es poca”, explica Santiago Carlos Martín, coordinador de SOS Desaparecidos en Canarias, que también se queja de que en estos casos “no tenemos recursos especializados para búsquedas exhaustivas como sí puede haber en la península, las búsquedas se hicieron a pie con muchos voluntarios y algunos policías, pero sin muchos medios, pero quizás se podría haber iniciado antes las búsquedas”.

La Palma, cuyo nombre histórico es San Miguel de La Palma, es una isla de Canarias que tiene una superficie de 700 kilómetros cuadrados y una población de alrededor de 80.000 habitantes. La capital es Santa Cruz de La Palma, pero el municipio más poblado es Los Llanos de Ariadne, con unos 20.000 habitantes. Se sitúa al noroeste de la isla de Tenerife y sólo tiene un pequeño aeropuerto y un puerto comercial y deportivo que une a esta isla con el resto de sus hermanas canarias. A La Palma se la conoce también como "la isla bonita" por su exhuberante vegetación todo el año.

Lo cierto es que entrar y salir de la isla debería ser, presumiblemente, difícil sin ser detectado por autoridades o cámaras de circuito cerrado. La isla es exuberante y frondosa, con montañas, barrancos y en el centro cuenta con el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente y cuenta con un pico de 2.426 metros, el Roque de los Muchachos.

Alejandro Martín Pérez, uno de los tres despaparecidos.

Sin embargo, para María del Mar Pérez, madre de Alejandro Martínez, es mucho más fácil salir de la isla sin ser detectado de lo que pensaría alguien que no conociera el lugar, “porque nadie revisa los maleteros de los coches que van en ferry o, por ejemplo, los barcos de recreo o de pesca que van de isla en isla”.

María del Mar todavía no se explica qué ocurrió con su hijo. “Salió el 11 de mayo de 2017 con sus amigos como todos los días y encontraron su coche dos días después, abierto, pero sin rastro de Alejandro. Me costó insistir más de media hora para que me tomaran la denuncia”, recuerda María del Mar. El perfil de Alejandro responde al de muchas personas desaparecidas, joven, sin problemas en casa ni en su trabajo y con hijos. “Yo no me puedo creer que Alejandro se fuese voluntariamente porque tiene un hijo de 6 años al que adora”, dice su madre.

Pedro Pérez desapareció también en La Palma.

El coche de Alejandro, que vivía con su madre en Los Llanos de Ariadne, se encontró en Tazacorte, al noroeste de la isla, lejos del mar, abierto, con la documentación dentro y sin rastro de violencia dos días después de iniciada la búsqueda, “en una zona que aunque se hubiese caído o tirado al mar no es fácil porque es una zona donde el acantilado está lejos y no se puede caer directamente al agua”. En Canarias han desaparecido 176 personas entre 2010 y 2018 y 12.330 personas en toda España en el mismo período.

A Alejandro lo buscaron durante 48 horas en el primer momento, luego se hicieron otras búsquedas más dirigidas, aunque no se usaron unidades especializadas ni perros K9, por ejemplo, especialistas en la búsqueda de personas vivas o cadáveres, una falta de recursos de lo que se quejan en SOS Desaparecidos, que ahora ha logrado firmar un convenio con los 14 municipios de La Palma “para que en caso de un desaparecido todos sepamos cómo actuar, Policía Local, voluntarios, radios y televisiones locales”, explica Santiago Carlos Martín.

Alejandro fue una de las tres personas desaparecidas en La Palma en menos de seis meses junto al británico John Dalton, de 68 años, que dejó una carta de despedida anunciando su intención de irse a vivir a “una cueva”, de las numerosas que existen en el municipio de Garafía, aunque los vecinos lo buscaron en todas estas cuevas, muy numerosas en la zona, y nunca fue hallado vivo ni muerto. Diferente fue el caso de Pedro Pérez, de 46 años, de Tijarafe, desaparecido en marzo de 2017, que había sacado dinero de su cuenta, dejó su compra a medio colocar en casa y el coche también abierto. Pérez era de rutinas bastantes establecidas y tomaba medicación, pero su rastro como el de todos se perdió en La Palma sin dejar señales.

El británico Anthony John Dalton.

Santiago Carlos Martín, de SOS Desaparecidos, añade que “en La Palma estamos buscando actualmente a tres personas pero hay más desaparecidos, aunque desconocemos cuántos porque las familias no están asesoradas y no se pusieron en contacto con nosotros en su momento”. SOS Desaparecidos es una asociación sin ánimo de lucro que “sólo nos da para asesorar a las familias y poco más”, añade Martín, que hace una petición: “Tenemos que mantener activa la búsqueda de estas personas porque, de lo contrario, quedan olvidadas”, asegura Martín.

Los teléfonos de SOS Desaparecidos, que atienden las 24 horas, son 649 952 957/642 650 775. 

COMPARTIR: