24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

En el “inventario de bienes y derechos al tiempo del fallecimiento” se ven cifras inferiores para el alarde patrimonial que el 'Pionero' demostraba

El lote que les quedó a los cuatro hijos de Jesús Gil tras su fallecimiento: testamento, patrimonio y el pelotazo del Estadio Vicente Calderón

Jesús Gil junto a su mujer e hijos
Jesús Gil junto a su mujer e hijos
La figura de Jesús Gil y Gil siempre ha estado rodeada de polémicas incluso después de su muerte. El ex alcalde de Marbella y ex presidente del Atlético de Madrid falleció en mayo de 2004 y el “patrimonio neto provisional” tras su muerte, según declararon oficialmente sus herederos en noviembre de ese mismo año, era de tan sólo 625.007 euros.

Los herederos de Gil, María de los Angeles Marín Cobo (esposa), Jesús, Miguel Ángel, Oscar y María de los Angeles Gil Marín (hijos), declararon que esta cantidad era el total liquidable que dejó como patrimonio, pero de esta cifra tan solo tenía almacenados 854,72 euros en entidades bancarias. Así, Jesús Gil dejó en el Banco Zaragozano 369,5 euros, en el Banco Santander 436 euros, en el Banco Victoria 27 euros y en Banesto 30 euros.

La mayor cantidad de dinero que declararon los herederos de Gil y Gil estaba representada en acciones “no negociadas” ni depositadas en ningún sitio, ascendiendo la cifra hasta 1.377.964 euros. Además, de la declaración se ve que existían préstamos por valor de 763.811,18 euros

El apartado tercero del “inventario de bienes y derechos” de Gil corresponde a estos “préstamos”, que presentan la curiosidad de que no hay especificación o desglose alguno sobre a quién ha ido a parar ese dinero.

Todos estos datos están recogidos en el documento conocido como “inventario de bienes y derechos al tiempo del fallecimiento”, del que se desgranan unas cantidades monetarias que no concuerdan con el alarde patrimonial que el exdirigente político demostraba en vida.

En cuanto al testamento, emitido el 8 de junio de 1992, Jesús Gil “lega el usufructo universal de su herencia, con carácter vitalicio, a su esposa (María de los Angeles Marín)” y nombra como “únicos y universales herederos, por partes iguales, a sus nombrados hijos (Jesús, Miguel Angel, Oscar y María Angeles Gil Marín)”.

La liquidación de bienes del impuesto de sucesiones realizaba por los herederos de este controvertido ‘Pionero’ solicitaban a la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid que “tenga por presentada declaración sin autoliquidación”.

Para los expertos fiscales consultados por este periódico esto tiene una lectura clara: “cuando los herederos de Gil no autoliquidan el impuesto de sucesión y se limitan a esperar la liquidación administrativa, vienen a confirmar que no necesitan disponer de esos bienes que ha dejado el cabeza de familia”. Esto supone además que, si no hay autoliquidación, los bancos depositarios de esos bienes, incluidas cuentas corrientes y acciones, los bloquean y es imposible disponer de ellos.

Cabe reseñar que los expertos fiscales están convencidos que la intención última de los herederos de Jesús Gil era “responder a los acreedores y a las responsabilidades civiles con los bienes hereditarios que se le adjudiquen por esta liquidación y así no comprometer el resto de sus bienes”.

El pelotazo del Vicente Calderón

Tras la muerte de Jesús Gil, no solo su patrimonio y deudas causaron polémica, sino que el emblemático estadio del Atlético de Madrid también ha sido objeto de debate. La controversia llegó por el pelotazo inmobiliario conseguido por la familia Gil y Enrique Cerezo con el derribo de los terrenos del Estadio Vicente Calderón y del que ha informado elcierredigital.com. La operación urbanística se está llevando a cabo actualmente, pero son muchos años los que han pasado desde que se empezó a gestar el plan.

Fue sólo un mes después de morir Jesús Gil y Gil, cuando el Estadio Calderón comenzaba ya a venderse, fecha en la que se iniciaron los primeros contactos oficiales de sus herederos y del productor cinematográfico Enrique Cerezo con los gestores del Ayuntamiento de Madrid para reconvertir el estadio colchonero en una amplia zona de pisos de alto standing.

Pero es ahora, en 2019, cuando el Atlético de Madrid S.A.D. ha vendido dos terceras partes de la zona que rodea el Estadio Vicente Calderón por valor de 100 millones de euros a la gestora española Azora, que se ha aliado con el fondo internacional CB Global Investmen para adquirir los golosos terrenos que rodean el río Manzanares.

vicente-calderon

Exterior del Estadio Vicente Calderón 

Esta nueva unión de intereses empresariales pretende construir una zona residencial de hasta 340 viviendas, una vez que abonen los 11 millones de euros de costes de urbanización, según indica el periódico Expansión. El emblemático y recordado Estadio Vicente Calderón está en plena fase de demolición, sin que nadie lo recuerde, ni la prensa deportiva condescendiente, a pesar de que todavía queda en pie una pequeña parte de su estructura.

Fue el pasado mes de febrero cuando se inició el proceso para llevar a cabo la Operación Mahou-Calderón. Se procedió al derribo de aquellas zonas del Estadio que no afectaran a la Calle 30 a su paso por debajo de la tribuna principal, el famoso túnel situado bajo la grada lateral que da al río Manzanares.

En las próximas fechas se iniciará la segunda fase de la Operación Mahou-Calderón. Así, comenzarán las obras de urbanización de la bautizada como ‘Zona de los Melancólicos’. En esta fase urbanística el Ayuntamiento de Madrid llevará a cabo un desvío provisional de la M-30 para la demolición de la tribuna situada sobre el túnel de la M-30.

"Cumplir estos plazos en esta primera fase es imprescindible si se quiere que la parte más compleja, el desmontaje de la grada junto a la conexión con Calle 30 se pueda iniciar al acabar el curso escolar y realizar durante el periodo vacacional", informaba en diciembre el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible (DUS), José Manuel Calvo.

Esta es la nueva fase de una gran operación especulativa inmobiliaria que fue todo un millonario pelotazo para la familia del "Pionero" Jesús Gil y Gil junto a su fiel socio y productor cinematográfico Enrique Cerezo, su siempre guardián y benefactor de sus enrevesados negocios.

COMPARTIR: