02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Íntimo amigo del Rey Emérito Juan Carlos I, mantuvo durante casi veinte años una historia de amor con la socialité Cristina Macaya

Fallece a los 88 años el empresario Plácido Arango, fundador de la cadena Vips y gran coleccionista de arte

Plácido Arango.
Plácido Arango.
El empresario mexicano y fundador del Grupo Vips, Plácido Arango, ha fallecido este lunes a los 88 años en Madrid de una manera inesperada. El jueves le habían diagnosticado un cáncer de páncreas e iba a ser operado hoy. “Se ha ido un gran hombre a la luz, con un maravilloso corazón generoso con todos y un caballero de pies a cabeza”, ha expresado su hijo, Paco Arango, en Twitter tras un fallecimiento que ha dejado en shock a sus hijos.

Plácido Arango Arias, nació en Tampico, Taumalipas (México) el 15 de mayo de 1931. Era hijo de unos emigrantes asturianos, originarios de la zona de Salas, situada a unos cuarenta kilómetros de Oviedo y en dirección a La Coruña. Plácido se inició en México en la carrera de Medicina, pero la abandonó nada más comenzarla. Nunca había sido un gran estudiante. Luego se matriculó en la titulación de Económicas por el Instituto Tecnológico de la ciudad azteca, donde se graduó. En este país se inició como empresario con la ayuda de su padre, un fabricante de hilados y tejidos.

 En 1957 creó, junto con dos hermanos, la cadena de distribución Aurrera, primera empresa de hipermercados en México, que más tarde se convirtió en el grupo Cifra. Fue en 1965 cuando llegó a España, y donde ya fijaría su residencia, manteniendo la doble nacionalidad. En España montó también la cadena Aurrera que luego vendería al grupo Galeprix (Galerías Preciados), para introducirse en el mundo hotelero y de restauración. Apostó por un nuevo concepto de restaurante-cafetería-tienda. En 1969 abrió el primer Vip´s y creó el grupo Sigla S.A., empresa operadora donde se engloban las cadenas de establecimientos Vip´s y los antiguos Bob's. En el año 2000 este grupo cambió su denominación social y pasó a llamarse Grupo Vips, que incluye, entre otras, marcas como El Bodegón, Bice, Teatriz, TGI Friday's, Ginos, Rugantino, Tattaglia, Paparazzi y Lucca, y los establecimientos Laeñe, Tío Pepe, Rood, Mood e Iroco. Además, en 2005 el grupo adquirió la cadena de restaurantes The Wok.

Plácido Arango y Felipe VI.

Fue en 1990 cuando Plácido Arango entró como consejero del banco Bilbao-Vizcaya, en cumplimiento del mandato realizado por el entonces gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, su amigo, para resolver la crisis abierta en la entidad tras el fallecimiento del banquero y presidente del Vizcaya, Pedro de Toledo. En el año 2000 tras la fusión del BBV con Argentaria continuó como consejero de la entidad. Pero en marzo de 2002 renunció al cargo al alcanzar la edad de jubilación. En ese mismo año el Banco de España inició un expediente a varios directivos del BBVA por gestionar cuentas en paraísos fiscales. El juez Garzón le imputó en la denominada "operación Alico", la constitución de fondos de pensiones por parte del BBV en favor de los consejeros y directivos del Banco. Sin embargo, en octubre de 2003 fue exculpado del delito de apropiación indebida. Entre sus muchos galardones se encuentra la Gran Cruz de Isabel la Católica, el título de Hijo Adoptivo de Asturias, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil y el 15 de noviembre de 2001 recibió la Medalla de Oro del "Spanish Institute" de Nueva York, por su patrocinio de las artes hispanas.

Una colección de arte única

Al margen de los negocios económicos, Plácido Arango era un enamorado del arte y la cultura. En 1980 entró ya a formar parte del patronato de la Fundación Príncipe de Asturias, siendo elegido presidente en 1987, un cargo que dejó en 1996. Era amigo personal del Rey Juan Carlos. También pasó a pertenecer al patronato del Centro de Arte Reina Sofía, al de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando y al del Museo del Prado. Fue miembro del patronato del Metropolitan Museum of Art de Nueva York. Dicen que Plácido Arango era uno de los cinco grandes coleccionistas de arte en España. Que una de sus grandes pasiones era la pintura. Que era poseedor de cuadros de Goya, Chillida, El Greco, Murillo, Zurbarán, Tapies, Rufino Tamayo, Diego Rivera y Guinovart, Picasso, entre otros. Piezas buscadas una a una, que gustaba revisar una y otra vez, y a las que se añaden esculturas de Henry Moore, Louise Bourgeois, Juan Muñoz, Cristina Iglesias…Era considerado como el poseedor de la mejor colección de obras de arte de México. Además, tenía una colección de Crónicas de Indias. Y en 1992 donó la primera edición de los “Caprichos” de Goya al Museo del Prado.

Cristina Macaya, unida sentimentalmente unida durante años a Arango. 

Todo comenzó hace cincuenta años cuando recién casado, en México, compró unas discretas pinturas para decorar su casa. Luego fue sustituyendo éstas por escogidos cuadros, esculturas, muebles antiguos, libros inéditos, etc, que cuidadosamente adquiere en galerías de arte. Su larga experiencia le permite manejarse con soltura entre los grandes marchantes. Nunca habla de lo que ha pagado por sus tesoros. Dicen que por las noches se levantaba, linterna en mano, para buscar la firma de un artista novel y descubrirla luego en un catálogo para que la pieza deseada no cayera en manos de otros competidores. No obstante, su millonaria colección no permanece cautiva y sus obras son cada día más accesibles al público al no resistirse a las constantes peticiones de préstamo de museos y galerías. Eso implica que mucha gente ya ha visto su célebre Dalí (Violetas Imperiales) que viajó al Guggenheim de Nueva York en 2006 formando parte de la exposición de pintura española de El Greco a Picasso. Como también sus preciados bodegones que se exhibieron en la Nacional Gallery, de Londres, a mediados de los años noventa en la muestra Spanish still life. Recientemente, Arango cedió una selección de sus obras de los siglos XVI al XIX al Museo de Bellas Artes de Oviedo.

Tres hijos y una historia de amor con Cristana Macaya

Pero no sólo poseía un extenso patrimonio artístico, también lo tenía en propiedades inmobiliarias. Era dueño de varias viviendas en España, México y Nueva York. Desde la década de los años ochenta se unió a Cristina Macaya, con la que no tuvo hijos. En cambio, sí que tenía tres descendientes de su primer matrimonio en México con Teresa García Urtiaga: Plácido, Maite y Francisco, éste conocido por Pacho y dedicado al mundo de la canción y el cine donde obtuvo cierto renombre. Es el creador de la serie Ala..Dina, emitida a principios del siglo XXI en Televisión Española y protagonizada por Paz Padilla. Además, ocupó en su día los titulares de la prensa del corazón por su relación con la actriz Ana Obregón, que participó en uno de sus videoclips, el de la canción Vuelo sin motor.

Quien figuraba actualmente al frente de los negocios familiares era Plácido Arango García Urtiaga. El primogénito nació en 1959 en México y es titulado en administración de empresas por la Universidad de Boston (EEUU). Fue en 1991 cuando, junto a su hermana Mayte, se incorporó a la compañía familiar, siendo los dos nombrados en 1995 vicepresidentes del grupo. Pero desde mayo de 2005, Plácido Arango (hijo) era el presidente del Grupo Vips, al que ha unido sus acciones en Starbucks España y Starbucks Francia, quedando así a su cargo un total de unos 300 establecimientos de toda la cadena repartidos por Europa.

Al margen de su vida familiar oficial, mantuvo una relación durante veinte años con la conocida como Cristina Macaya. Cristina Lopez Mancisidor Gordillo es una mujer familiarizada con la prensa rosa, poseedora de una gran fortuna y con una intensa vida social. Dicen que su nombre es mención obligatoria para todo el que pretenda entrar en los más selectos salones de Mallorca, París, Nueva York y ahora también de Marruecos. Su agenda es la más completa y deseada de toda España.

Su puesta de largo en sociedad comenzó con su unión con Plácido Arando con el que estuvo unido sentimentalmente durante diecisiete años. Después de este tiempo, a pesar de no estar casada oficialmente, ella pasaría por la caja registradora y la relación se rompió de forma extraordinariamente generosa por parte del mecenas y coleccionista. Dicen que a Cristina Macaya le dio 2.000 millones de pesetas, la casa de las Bahamas, la residencia madrileña, el piso de Nueva York y varias obras de arte de su infinita colección. Afirman sus amigos que en ese momento Plácido Arango le dijo: “esto es lo que te ha tocado, pero aparte te enseñaré a multiplicarlo”.

COMPARTIR: