13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A raíz de la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd las nuevas tensiones políticas han provocado la reaparición de estos ciberactivistas

Vuelve Anonymous: De Donald Trump a la muerte de Lady Di y la presencia de Alejandro Agag en las fiestas de Epstein

Anonymous.
Anonymous.
Anonymous es un grupo de ciberactivistas que se hicieron populares en los peores años de la crisis económica de 2008 desvelando secretos incómodos para el poder político y económico. Sin embargo, durante los últimos tres años han estado desaparecidos del mundanal ruido. La muerte de George Floyd supuestamente a manos de un policía ha animado a Anonymous a reaparecer. En este caso han usado dos asuntos escabrosos: Las fiestas del pederasta Jeffrey Epstein y la muerte de Lady Di.

Las tensiones políticas en Estados Unidos por la brutal muerte de George Floyd tras ser detenido han envuelto al país en una espiral de violencia, críticas al Gobierno y tensiones raciales. En mitad de todo esto ha reaparecido Anonymous, el grupo de ciberactivistas que conoció su pico de popularidad durante los años de la crisis iniciada en 2008. Sin embargo, llevaba tres años de silencio. Este grupo nació con intenciones lúdicas en el año 2003 en los foros de 4Chan. Una comunidad donde cualquier usuario puede publicar un texto o una foto relacionada con un tema. Cuando esto sucede, el usuario aparece como “Anonymous”.

Desde el año 2008, cambiaron su rumbo para manifestarse en la red a favor de la libertad de expresión, de la independencia de internet y en contra de las acciones autoritarias de los gobiernos, entre otras causas, aunque no siempre de forma legal.

Su lema es Somos Anonymous, somos legión, no perdonamos, no olvidamos, espéranos”. Su imagen es la de la máscara de la película V de Vendetta, basado en un cómic distópico sobre la humanidad sometida a un gobierno tiránico. En 2011, perdió fuerza frente a las revelaciones de Julian Assange en Wikileaks que filtró miles de documentos de empresas y gobiernos. Nunca se demostró que Julian Assange pertenecía al grupo o si, simplemente, su actividad despertó las simpatías de estos ciberactivistas.

Ahora Anonymous ha vuelto tras tres años de silencio y de sus terribles revelaciones no se libra nadie: Donald Trump, Lady Di y hasta la familia Aznar se han colado entre sus objetivos. Contra el presidente de los Estados Unidos la publicación ha sido, a decir de muchos medios del país, la más dura. Le han relacionado con la muerte de Jeffrey Epstein, así como con su red de abusos sexuales.

“Hiciste matar a Jeffrey Epstein para encubrir tu historia de tráfico de niños y violación”, escribieron desde Anonymous en Twitter, junto a un link de otro tweet que el grupo había publicado en 2019, en el que aparece un archivo con una lista de nombres vinculados a Epstein que, oficialmente, se suicidó el pasado mes de agosto, antes de que su juicio arrancase.

La lista negra de Epstein

El documento en cuestión es conocido como The litle black book of Jeffrey Epstein. Allí se exponen nombres de personas que, supuestamente, asistieron a eventos organizados por el financiero pederasta, entre ellos la hija del presidente, Ivanka Trump, y su exmujer, Ivana.

La lista de nombres célebres aumenta con los de la modelo Naomi Campbell, el ex primer ministro británico Tony Blair, el antiguo alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, el actor Kevin Spacey , el cantante Mick Jagger e incluso Alejandro Agag, entre otros.

La fuerza con la que ha vuelto Anonymous, tras tres años de silencio, no ha dejado indiferente a nadie. Y sí ha conseguido gran repercusión ha sido, también, gracias a sus publicaciones en los últimos días sobre lo que, para muchos, es una de las grandes ‘teorías de la conspiración’ de la Historia reciente: La leyenda negra que envuelve a la muerte de Diana de Gales.

En este sentido, el equipo de ciberactivistas publicó datos en la cuenta OpDeathEaters en un tuit que luego fue borrado indicando que Lady Di habría sido asesinada por orden de la Casa real británica.

Tweet eliminado sobre la muerte de Lady Di. 

Según Anonymous, el famoso accidente que le costó la vida en París el 31 de agosto de 1997 no habría sido fortuito, sino provocado. Siempre según los ciberactivistas, su muerte se llevó a cabo para impedir que develara los casos de corrupción y tráfico sexual de niños que teóricamente involucrarían a la Familia Real británica. Recordemos que lo único cercano a esto es la declaración que tuvo que realizar el que fuera cuñado de Diana, el Príncipe Andrés de York por haber sido identificado por una de las menores como invitado a fiestas de Epstein.

Si el presidente de los Estados Unidos y la que fue durante un tiempo ‘la mujer más fotografiada del mundo’ no fueran bastante, además, en España tenemos ración personalizada, gracias a la figura de Alejandro Agag, el yerno del expresidente José María Aznar y protagonista de una de las bodas más criticadas de la democracia por la ostentación que rodeó al evento.

Según Anonymous, el marido de Ana Aznar, acudió como el resto de famosos citados a las fiestas del polémico empresario. El conseguidor Agag no es el único nombre nacional que aparece en esta lista. Está acompañado del empresario Jaime Gorgón, al que la Fiscalía pide 15 años de cárcel por su presunta vinculación a la trama Gürtel y al que algunos hoy vinculan con Vox, y de Maite Arango, hija del fallecido Plácido Arango, fundador de VIP’s, y presidenta de la red de emprendedores Ashoka España.

COMPARTIR: