11 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cántabra se ha convertido en Secretaria de Empleo y Política Social y la catalana fue asesora de Cultura de un concejal madrileño del PP

Las misses que cambiaron la pasarela por los cargos políticos: de Vanessa Martínez a Cintia Martínez

Cintia Martínez, se adelantó a Venessa Martínez, cuya historia relatamos en 'El Cierre Digital', en eso de pasar de ser modelo y portada de Interviú a dedicarse en la política. En el caso de Cintia Martínez fue asesora de cultura en el distrito madrileño de Moncloa, elegida por el Concejal del Distrito, Álvaro Ballarín del Partido Popular para que le ayudase en temas culturales. La historia de Vanessa es la de una funcionaria de carrera que ascendió por oposición.

Tras la repercusión de la noticia de elcierredigital.com sobre el pasado de Vanessa Martínez, ex Miss Cantabria y ex Chica Interviú, y hoy Secretaria General de Empleo y Políticas Sociales en el Gobierno de Cantabria, presidido por Miguel Ángel Revilla. Sin embargo, Vanessa no es un fichaje del mediático Revilla sino una imposición de Pablo Zuloga del PSOE que gobierno en coalición el Partido Regionalista de Cantabria (PRC).

Sin embargo, el caso de Vanessa no es el primero de una Miss reconvertida en política. Hace años fue sorprendente la historia de Cintia Martínez. El presidente-concejal popular del distrito de Moncloa del Ayuntamiento de Madrid, Álvaro Ballarín (PP), fichó como asesora de cultura durante 2010 a Cintia, ex Miss Barcelona, ex portada de la revista Interviú, actriz y presentadora de programas de Call TV y admiradora del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Tras la publicación de su pasado el propio Ballarín habló para defender a Martínez de ciertos ataques: «No es asesora, sino que hizo una colaboración puntual. Hizo un trabajo extraordinario, y la volvería a contratar mañana», dijo. Eso sí, especificó que no podrá ser así, porque el distrito que preside "trata de dar oportunidades a los artistas emergentes".

Cintia Martínez. 

Su fichaje fue propuesto por la jefa de Cultura del distrito, en el momento en que Cintia se encontraba en el último curso de la prestigiosa escuela de teatro William Layton. Ballarón, además, defendió la calidad "extraordinaria" de Cintia Martínez, de 25 años, como actriz. Llegó a Moncloa-Aravaca con una obra de Miguel Hernández, de cuyo nacimiento se cumplía el año pasado cien años en ese momento, 2010. Además, también trabajó en la película de Álex de la Iglesia, Balada triste de trompeta.

De cualquier modo, Ballarín consideró que "alguien se ha pasado de frenada" con sus críticas, utilizando el posado de Interviú para intentar montar un escándalo. "Esto es ir demasiado lejos y Cintia está muy mal, puesto que los comentarios no son un plato de gusto", concluyó el edil en su día.

El PSOE utilizó este asunto para denunciar la política de contratación de Ballarín, afín a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y salpicado en su día por el caso ‘Gürtel’ tras la imputación de uno de sus asesores.

Durante la entrevista que concedió a Interviú en 2007 después de ser nombrada Miss Barcelona, Cintia asegura que sus medidas eran de 95-64-95 y mostraba claros sus sueños de futuro: "Quiero que Almodóvar se fije en mí. Ojalá pudiera trabajar con él o con cualquier otro director igual de bueno. porque mi sueño es triunfar en Hollywood... Por pedir que no quede, ¿verdad?".

Cintia portada de 'Interviú'. 

 

También aseguraba que ser vía como “mala guapa de una telenovela” y que su mayor defecto era ser caprichosa. Eso sí, ya mostraba su interés por la política: “Me gustaría inaugurar el AVE con Zapatero”. Se refería al tramo Madrid-Barcelona inaugurada entonces recientemente. “Es genial para ligar, aunque a veces a veces escucho algunos piropos que no son demasiado amigables”, aseguraba sobre el tren de alta velocidad.

El caso de Vanessa Martínez

Vanessa Martínez Saiz es, desde el pasado 24 de julio que se hizo oficial su nombramiento en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), la nueva Secretaria General de Empleo y Políticas Sociales de Cantabria tras el pacto de Gobierno entre el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) de Miguel Ángel Revilla y el PSOE de Pablo Zuloaga.

No es la primera vez que esta cántabra, funcionaria de carrera y natural de Laredo, de 38 años de edad, aparece en los medios de comunicación. Hace 16 años se alzó con el título de Miss Cantabria 2003, representando a su Comunidad Autónoma en el concurso de Miss España 2004, donde resultó ganadora la polémica televisiva María Jesús Ruiz.

En unas declaraciones en 2003 a El Diario Montañés destacaba que no quería dejar de formarse, estaba estudiando Administración y Dirección de Empresas en Santander y defendía los concursos de belleza: “No son subastas de carne. Aunque mucha gente sólo valora un buen cuerpo y una cara bonita y no si tienes una cabeza bien dotada”.

Dos años más tarde obtuvo un nuevo título de belleza: el de Chica Interviú, que organizaba todos los años la revista del mismo nombre. Vanessa fue la elegida en la edición de 2005 en un jurado compuesto por el entonces director de la revista del Grupo Z, Manuel Cerdán, la ex Miss España 2002 Vania Millán, el coreógrafo Poti, el ex Mister España José Manuel Villar, la modelo Sandra Ibarra, el empresario Marco Aldany, el fotógrafo César Lucas, Miguel Rey de Marina Dor, la cantante Sylvia Pantoja (que entonces prescindía de su apellido para evitar comparaciones con su prima Isabel) y la actriz Paola Rey.

Vanessa posando para 'Interviú'/ Paco Llata.

Esta última fue la presencia que más llamó la atención, ya que entonces Paola Rey era la actriz de moda por el éxito en España de la telenovela colombiana Pasión de Gabilanes. Precisamente, Paola había sido portada de la revista Interviú dos semanas antes.

Vanessa Martínez, aparte de llevarse los 6.000 euros del premio, no pudo disfrutar de ser portada de la mítica revista, siendo la única ganadora en no conseguirlo en las más de veinte ediciones del concurso.

La modelo cántabra fue relegada a una ventanilla de portada, ya que la mítica publicación consideró mejor otorgar la portada ni más ni menos que a Belén Esteban, que ocupaba tal honor por segunda vez. La decisión editorial se mostró como un acierto, ya que la revista fue una de las más vendidas de su época.

En la entrevista que acompañaba el reportaje fotográfico de Vanessa Martínez, la cántabra explicaba que estaba preparando oposiciones al Cuerpo Técnico de Finanzas del Gobierno de su Comunidad Autónoma, aseguraba que con ella se rompía el tópico: “No todas las rubias son tontas”. Además, explicaba que sueño era desfilar en Cibeles y parecía tener las cosas muy claras: “Sé que para abrirme camino en el mundo de la moda tengo que irme a vivir a Madrid. No me asustan la fama ni la noche. Sé que es algo consustancial al mundo de la moda. También sé que no me verán en ninguna fiesta de Ronaldo”.

  Vanessa Martínez en Interviú. / Paco Llata

Ahora, Vanessa Martínez parece haber dejado atrás sus pretensiones de dedicarse al modelaje para ponerse el frente de una Secretaría General de un Gobierno autonómico. Un destino que pocos hubieran augurado en 2005. Cuenta con el beneplácito de Miguel Ángel Revilla y de su socio de Gobierno, el Partido Socialista, que ha sido quien de verdad la ha aupado.

 

COMPARTIR: