07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL NIÑO, DE ONCE AÑOS, FALLECIÓ ATROPELLADO POR UN COCHE EL 21 DE MAYO DE 2020 CUANDO PASEABA EN BICI POR SU MUNICIPIO DE AULESTI, EN Bizkaia

La familia de Iurgi sigue su lucha para que se investigue su muerte: Un atestado privado contradice a la Ertzaintza

El Cierre Digital en Iurgi Beraza Uriarte.
Iurgi Beraza Uriarte.
Iosu y Agurtzane, padres de Iurgi, llevan dos años luchando para que la Justicia investigue la muerte de su hijo. El pequeño de once años murió atropellado por un coche el 21 de mayo de 2020 cuando paseaba en bicicleta por su municipio de Aulesti en Bizkaia. Tanto el Juzgado de Instrucción nº 4 de Gernika como la Audiencia Provincial de Bizkaia archivaron provisionalmente el caso hasta la aparición de nuevas pruebas. Por eso un nuevo atestado que contradice a la Etzaintza es su esperanza actual.

La Audiencia provincial de Bizkaia rechazó hace unos días reabrir el caso de Iurgi, el niño de 11 años que en mayo de 2020 fue atropellado mortalmente mientras andaba en bici por su barrio de Aulesti. Sin embargo, Iosu y Agurtzane, padres del pequeño, han presentado de nuevo un recurso de apelación contra el archivo de la causa en el Juzgado de Instrucción nº 4 de Gernika

Para ello, presentan un atestado realizado por la empresa ITRASA. Se trata de un trabajo independiente que han realizado de manera desinteresada tras conocer el caso del pequeño Iurgi a través del programa de televisión Viva la vida. 

El atestado arroja nuevos datos que vienen a contradecir la versión oficial que ha mantenido la Ertzaintza, que definió lo ocurrido como un fatal accidente. "Hemos de concluir que la evitabilidad del presente accidente pasaba única y exclusivamente por el respeto y cumplimiento de la normativa de tráfico (Reglamento General de Circulación R.D. 1428/2003) del conductor profesional del turismo D. (...) Se quebranta el límite de velocidad y la obligatoria atención a la circulación, hechos que de manera combinada provocan y agravan el accidente y sus consecuencias", se puede leer en el atestado de la citada empresa. 

Parte del Informe de reconstrucción realizado por la empresa ITRASA. 

Además, señala que "el atestado policial (...) no realiza informe técnico alguno e introduce errores, no sólo en los límites de velocidad, en la señalización, en las dimensiones, carece de cálculos de velocidad, de un croquis escalado real, incluso, no realiza algunos elementos de investigación exigibles en este tipo de accidentes y que tiende a la investigación obligatoria relativa a los delitos contra la seguridad vial (prueba de drogas etc...). Establece unos apriorismos que le llevan a unas conclusiones carentes de rigor técnico y científico."

Algunos de los datos que más llaman la atención son los que tienen que ver con la distancia entre el coche y la bici en la que viajaba el pequeño y, sobre todo, la velocidad del vehículo, que sería de 50 Km/hora

Un atropello "mal investigado"

Los hechos ocurrieron el 21 de mayo de 2020. Por entonces, solamente los niños y sus familias podían salir a las calles a causa del confinamiento. Ese día, Iurgi salió con su bicicleta cerca de su casa en el municipio de Aulesti, donde residía y donde fue atropellado por un coche. "Era el primer día que Iurgi salía de casa", relataba em su momento Iosu, padre del pequeño, a elcierredigital.com, que intentó reanimarle hasta la llegada de la ambulancia. El niño tuvo que ser trasladado de urgencia al Hospital Universitario de Cruces, donde sólo se pudo confirmar su fallecimiento.

Contando con el atestado realizado por la Ertzaintza, que describió lo sucedido como un "accidente sin culpables", la justicia de Gernika decidió archivar el caso. Sin embargo, los padres de Iurgi consideran que la versión del conductor no era coherente con el fatal final de su hijo pues, según indicaron a elcierredigital.com, la carretera por donde circulaba el niño "es de cemento y lleva hacia el monte, en una zona forestal". Tal y como explicaba el padre, "los policías no han sacado las mediciones ni velocidades a las que iba el coche en el momento del atropello" y por ello, decidieron pedir la segunda opinión de un perito propio, que contradice las conclusiones de la Ertzaintza.

Carretera donde fue atropellado Iurgi, donde se aprecian leves marcas de neumático.

En una conversación telefónica con elcierredigital.com, Iosu explicaba lo siguiente: "Si el conductor hubiera ido a 20 por hora en esa zona, como se debe ir, mi hijo no habría sufrido tal golpe. Nosotros en casa oímos un chirriar de rueda, como cuando sales acelerando a tope. Hay una marca en el suelo de neumático, y en el sitio del impacto se ve la frenada. Hay detalles que no coinciden con lo que recoge el informe de los agentes".

Por otro lado, la familia también insistía en que no comprende la decisión del conductor de mover al niño y su bici de lugar después del accidente: "A quién se le ocurre mover al niño en brazos 150 metros hacia abajo de la cuesta. Si en ese momento le quedaba algo de vida, me lo acabó de matar. Si alteras el escenario de un accidente es porque quieres esconder algo". Respecto a este detalle, la Ertzaintza estimó que el responsable del atropello movió todo en la celeridad del accidente.

Ahora, la familia tiene un nuevo atestado con que solicitar al Juzgado de Instrucción nº 4 de Gernika (Bizkaia) la reapertura de un caso que fue archivado por este mismo juzgado y posteriormente por la Audiencia Provincial de Bizkaia. Entre las medidas que solicitan destacan la imputación del conductor por "homicidio involuntario" y que se realice una reconstrucción de los hechos, algo que no hizo en su momento la Policía Autonómica vasca. Estos nuevos datos del atestado de la empresa ITRASA que contradicen la investigación de la Ertzaintza son la esperanza de IosuAgurtzane para saber qué pasó el 21 de mayo de 2020 con el pequeño Iurgi

COMPARTIR: