16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta sustancia, que se chupa mediante una toallita, se puede encontrar en prostíbulos o locales nocturnos y el precio de la dosis vale 300 euros

El regreso del 'agua de Dios', la droga afrodisiaca de la jet set que puede causar la muerte

El 'agua de Dios' se consume a través de toallitas impregnadas.
El 'agua de Dios' se consume a través de toallitas impregnadas.
El 'agua de Dios' ha llegado a España. Esta droga, conocida por sus efectos desinhibidores en el sexo, cuesta 300 euros la dosis y que se consume chupando una toallita. Se suele vender en prostíbulos o locales de ocio nocturno y entre los efectos secundarios destacan las taquicardias, la apoplejía respiratoria, cardiovascular o cerebrovascular y la muerte. Esta sustancia forma parte del grupo de las más peligrosas, como también lo son el 'shabu' o la 'cocaína rosa'.

Este pasado 8 de febrero de 2023 la Policía Nacional incautó de 250 gramos de la sustancia conocida como 'agua de Dios' en una redada que tuvo lugar en un karaoke situado a la entrada del distrito madrileño de Parla. La intervención policial dejó 17 detenidos y 77 identificados en este local en el que ya se había intervenido otras veces.

Esta sustancia afrodisiaca suele venderse en karaokes, narcopisos y prostíbulos, ya que su consumo está asociado a las relaciones sexuales, las fiestas y, más concretamente, a la prostitución. "La persona que la toma experimenta una total desinhibición y una gran excitación sexual, que dura unos 20 minutos. Al mismo tiempo, cuenta con un cierto componente alucinógeno pero sin una pérdida total de la consciencia, de modo que saben qué está pasando a su alrededor y son capaces de recordar las actividades que realizan durante el tiempo que la sustancia hace efecto", sostienen desde Cruz Roja.

La droga afrodisiaca de las altas esferas 

La droga llamada "agua de Dios" o "agua sagrada" es un estupefaciente alucinógeno y estimulante que se ha hecho viral entre las comunidades asiáticas en España. También se la conoce como la sustancia 'de las altas esferas' por su elevado coste, unos 300 euros la dosis.

Su forma de consumo no es la habitual, pues ni se inyecta, ni se esnifa, ni es una pastilla. Este estupefaciente se ingiere por medio de unas toallitas impregnadas que se ponen encima de la lengua, causando efectos alucinógenos y estimulantes. Entre los efectos secundarios que puede causar esta droga destacan las taquicardias, la apoplejía respiratoria, cardiovascular o cerebrovascular e incluso el paro cardíaco.

De la 'cocaína rosa' al 'shabu'

Además del 'agua de Dios', otra de las drogas de la 'jet set' es la cocaína rosa, que también se la conoce como tucibí, Tusi o polvo de color. También Venus o Eros, por considerarla la droga del amor o la sexualidad. Es de color rosa y a veces huele a fresa. Esta sustancia circula por los festivales y discotecas y lo consumen personas con alto poder adquisitivo. El Tusi no está al alcance de todos los bolsillos. El gramo se vende a 80, 90 e incluso 100 euros.

Qué es el 'tusi' o la cocaína rosa: efectos y composición

'Cocaína rosa'.

Aunque salvo el nombre, de cocaína poco. Energy Control, una organización dedicada a la garantía de consumo de estupefacientes de forma segura, afirma que un análisis realizado a varias muestras de la sustancia ha revelado que “en casi todas ellas se encontró colorante y solo en dos cocaína. La mayoría contenía una mezcla de varias drogas más baratas, siendo la mezcla más común la que contenía ketamina, MDMA (éxtasis) y cafeína”.

Desde la organización sostienen que “es importante desmitificar la coca rosa. Al final es un negocio redondo. Te la están vendiendo como algo muy exclusivo cuando es un trifásico habitual, es decir, una mezcla de ketamina, speed y éxtasis”.

A largo plazo el consumo del polvo de color puede generar episodios de pánico, ansiedad, depresión, despersonalización o alteraciones emocionales. En 2018 un grupo de amigos consumió una alta cantidad de esta droga y lo que empezó siendo una fiesta finalizó en tragedia pues comenzaron a morderse. La gravedad del episodio derivó en que uno de los jóvenes terminara en los servicios de Urgencias y posteriormente ingresado en el hospital. 

Si la 'cocaína rosa' es la droga de los pudientes, el 'shabu' es conocida como la 'droga de los pobres'. Es la denominación que le da el colectivo filipino a las metanfetaminas. Ya en 2019 muchos de los filipinos que residen en el barrio barcelonés del Raval dieron la voz de alarma por las consecuencias que sufrían muchos de los consumidores. Se la conoce por este nombre porque muchos de sus consumidores hacen frente a largas y extenuantes jornadas laborales, generalmente en el sector de la hostelería, por lo que recurren al consumo del 'shabu' para "poder aguantar más horas". El 'shabu' es 15 veces más potente que la cocaína y menos costosa.

Shabú incautado por los agentes

Imagen de 'shabu'.

También conocida como 'cristal' o 'ice', el 'shabu' ha llevado a muchos consumidores a acudir a los servicios de urgencias. La Convención Internacional de Psicotrópicos la ha incluido en la lista II por su alto potencial de adicción. El llamado 'cristal' se suele fumar y los consumidores pueden llegar a permanecer tres días despiertos, experimentando un aumento de la energía y de la sensación de bienestar aunque posteriormente todo ello deriva en el agotamiento. 

Entre los efectos de su consumo figura la falta de sueño, apetito, hiperactividad, euforia, depresión, problemas cardiovasculares y ansiedad. Aunque a largo plazo el consumo del 'shabu' puede llegar a dañar el sistema nervioso y el cerebro deteriorado. Tras abandonar su consumo, muchos exadictos han presentado cuadros de psicosis, con delirios y han sufrido alucinaciones auditivas.

Según el informe anual del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, en España se ha producido un incremento en el consumo de metanfetaminas vinculado al chemsex, es decir, las sustancias que llegan a intensificar la actividad sexual.

COMPARTIR: