05 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El científico Frank Olsen quería abandonar el programa de la Agencia y aparentemente se suicidó lanzándose desde la ventana de su hotel en Nueva York

'Mk Ultra': El proyecto secreto de la CIA para desarrollar poderes psíquicos en personas

Paciente de uno de los experimentos del MK Ultra.
Paciente de uno de los experimentos del MK Ultra.
Se trata de uno de los episodios más controvertidos de Estados Unidos. Al igual que el escuadron 731 japonés, el país norteamericano también llevó a cabo experimentos en humanos, buscaban hacer sus interrogatorio mas eficientes y doblegar las mentes de las personas mientras buscaban descubrir si había personas con poderes psíquicos. Estos experimentos acabaron con la vida de uno de los investigadores quien quiso abandonar el proyecto y se suicidó sin que su compañero viera u oyera nada.

Las películas, series, libros y otros medios de narración artística han planteado siempre temas relacionados al control mental y los poderes psíquicos. Hoy en día este tipo de habilidades son consideradas propias de la ficción y considerar que estas puedan existir en la vida real sería catalogado inmediatamente como un comportamiento infantil. No obstante, durante la Guerra Fría ninguna potencia consideró los poderes mentales como imposibles.

El proyecto MK Ultra fue uno de los proyectos ilegales de la CIA que se llevó a cabo con el mayor secretismo posible. Se inició en la década de los 50 y durante 20 años realizó experimentos con LSD y técnicas de condicionamiento.

Extracto de uno de los documentos hablando de los pacientes y presupuesto.

Para el año 1973 el director de la CIA, Richard Helms, ordenó que se destruyeran de inmediato todos los documentos relacionados al proyecto. Un año después sus actividades ilegales fueron denunciadas por el New York Times.

Episodios de histeria

A día de hoy solo se conoce una pequeña parte de los experimentos realizados bajo el proyecto MK Ultra. Se sabe que utilizaban LSD, hipnosis, técnicas psiquiátricas, terapia electroconvulsiva y tortura como sus herramientas de trabajo más comunes.

Gran parte de la información se perdió con la destrucción de los archivos en 1973, sin embargo, algunos episodios remanentes del proyecto permanecieron para pasar a la historia como un testimonio de lo que es capaz de hacer el ser humano en su búsqueda de poder.

La noche del 15 de agosto de 1951 un pequeño pueblo de Francia llamado Pont-Saint-Esprit vivió uno de los episodios mas raros de su historia cuando 250 personas sufrieron un ataque de histeria colectiva, al menos 50 acabaron internados en centros psiquiátricos, pero estos corrieron con suerte ya que otros siete murieron, dos de ellos por suicidio.

Pont-Saint-Esprit en la actualidad.

Las investigaciones posteriores, en especial la realizada por el British Medical Journal, descubrieron que el brote de histeria había sido producido por la contaminación del pan por cornezuelo, un hongo parasítico con los que se realiza el LSD.

Tiempo después surgieron las primeras hipótesis de que no había sido un accidente y que el pueblo francés había sido una suerte de experimento por alguna agencia gubernamental para estudiar los efectos del LSD y otras drogas. Aunque esto solo se trata de una hipótesis lanzada por un periodista de nombre H.P Albarelli, lo cierto es que un bioquímico e investigador llamado Frank Olsen estuvo en Point-Saint-Esprit esa noche y estaba implicado en numerosos proyectos secretos, de hecho, se había unido al proyecto MK Ultra un año antes.

Entre los documentos que sobrevivieron a la purga del 73 y que fueron revelados entre 1974 y 1977 se encuentran aquellos que revelaron que la CIA buscaba hacerse con una sustancia que permitiese doblegar la voluntad de las personas. Buscaban un fármaco que facilitase los interrogatorios.

Proyecto secreto

Dos años después del incidente de Point-Sant-Esprit, Frank Olsen fue hallado muerto, al parecer había saltado de la ventana de la habitación 1018A, en el decimotercer piso del Statler Hotel, en Manhattan.

El compañero de Olsen, Robert Lashbrook, dijo que se despertó poco después de que este se lanzara. Unas semanas antes habían trabajado juntos en un experimento en que al parecer habían sido sujetos de prueba.

Frank Olsen.

Los investigadores del MK Ultra no fueron respetados ni por su propio proyecto. Algunos fueron invitados a un retiro de trabajo en una cabaña a las orillas de un lago. Durante la segunda noche fueron drogados con LSD sin saberlo. El Gobierno norteamericano admitió el incidente en 1970. Desde ese momento Frank Olsen empezó a replantearse su participación en el proyecto. Era un bioquímico reputado, militar y con muchas décadas de servicio en los servicios militares de investigación, especialmente en la guerra biológica. Su especialidad eran los aerosoles y armas aéreas.

Según las investigaciones posteriores realizadas por los familiares de Olsen, este había presenciado todo tipo de experimentos mientras formó parte de la CIA, especialmente durante sus viajes por Europa. El especialista en armas había dejado muy oportunamente notas privadas sobre sus experiencias, entre estas notas contaba como había visto a un solado voluntario morir echando espuma por la boca y convulsionando después de haber sido sometido a gas sarín, un agente nervioso utilizado como arma química.

Las notas e informes mostraban de manera progresiva el descontento de Olsen con el proyecto. Se describían centros de detención secretos en Alemania, los cuales visitaba con frecuencia. Según la familia del científico, este atestiguó muchas escenas como la del soldado en sus viajes.

Información revelada

Las investigaciones de la familia de Olsen fueron solo el comienzo de 20 años de secretos revelados que se fueron sucediendo hasta el desenlace que impulsó a los altos cargos de la CIA a deshacerse de los documentos de la investigación.

Algunos periodistas del Ney Work Time empezaron una carrera para descifrar la mayoría de datos posibles respecto al proyecto MK Ultra. El director Richard Helms estaba sobre alerta. Para 1975 se dieron los chivatazos del NYT provocaron la formación de la Comisión Church y la Comision Rockefeller, estas fueron las encargadas de realizar el resto de averiguaciones acerca de las actividades de la Central de Inteligencia.

Richard Helms, ex director de la CIA.

Las investigaciones demostraron que la Agencia de Inteligencia Americana, junto al Departamento de Defensa, había llevado a cabo experimentos ilegales y que implicaban a seres humanos, pero la destrucción de la mayoría de documentos supuso muchos problemas y a día de hoy solo se pueden conseguir un puñado de testimonios de personas que fueron drogadas en contra de su voluntad.

COMPARTIR: