17 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sociedad mixta Abemcla subvencionó a varias fundaciones por indicación de su socio privado Agbar con 4,5 millones de euros

La empresa gestora del agua de Barcelona financió a la Fundación Pasqual Maragall, hermano del líder de ERC

La fundación privada Agbar.
La fundación privada Agbar.
Abemcla, la empresa constituida por la pública Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y las privadas Agbar y Criteria, subvencionó durante 2017 a varias fundaciones. En seis años se ha gastado 25 millones de euros en ese concepto que se justifica como inversión en i+D+i. Uno de los principales beneficiados fueron las fundaciones Agbar y Cetaqua, ambas propiedad de su socio privado y mayoritario. En algunos casos los hizo con traspasos de una cuenta de Abemcla a otra de la Fundación Agbar.

Como venimos publicando desde hace días en elcierredigital.com el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) tuvo que reclamar en varias ocasiones las facturas de la sociedad mixta Abemcla de la que forma parte. Lo hizo al entender que había algunas irregularidades en gastos por parte de su socio mayoritario, Agbar. Éste es el cuarto reportaje dedicado a desenmascar las cuentas de esta empresa que gestiona y cobra el agua a tres millones de catalanes, a los que da servicio en todo el área metropolitana de Barcelona.

Abemcla gestiona el agua de Barcelona, a través de una sociedad mixta de la que forma parte al 15 por ciento AMB, junto a Criteria (otro 15 por ciento) y Aguas de Barcelona (Agbar), una empresa privada perteneciente al grupo francés Suez, que domina el 70 por ciento. Según las investigaciones de elcierredigital.com, el AMB ha reclamado todas las facturas de manera insistente, "pero las recibe poco a poco y con cuentagotas".

Entre esos documentos, recibidos por AMB, destacan los destinados a justificar las inversiones en Investigación, Desarrollo e Innovación (i+D+i). Desde 2013, año de su nacimiento, Abemcla se gastó 25 millones de euros en este concepto. El problema es que, según los expertos consultados, “este coste se ha cargado en tarifas al ciudadano, de manera que esto no le cuesta a los accionistas sino al que paga el agua todos los meses”.

 Gastos en i+D+i

No es criticable que una empresa invierta en Investigación, Desarrollo e Innovación, lo hacen todas. Sin embargo, la práctica más común dentro del mundo empresarial es que se dedique parte de los beneficios obtenidos por la empresa a esta partida, en lugar de distribuirse como dividendos a los accionistas y no que se cobre ese concepto a los consumidores, puesto que el beneficiario de los avances tecnológicos obtenidos en última instancia será la empresa.

Según los expertos consultados, Abemcla “cobra el dinero de i+D+i a los ciudadanos en las tarifas del agua y además destina parte de ese dinero a ayudar a Fundaciones que no tienen mucho que ver con su objeto social”.

Traspaso de la cuenta de Abemcla a la de la Fundación Agbar por 450.000 euros.

El informe de Gestión de Cuentas anuales auditadas de Abemcla dice en su punto 3 sobre la Investigación y Desarrollo y Compromiso social con el territorio: “Nuestros principios nos exigen un desarrollo del negocio de manera sostenible y la búsqueda constante de soluciones innovadoras que sean útiles a la sociedad y que estén orientados a un presente y un futuro con más calidad de vida".

"Por este motivo la Sociedad ha realizado aportaciones a la fundación Agbar y a Cetaqua, Centro Tecnológico del Agua, encargadas de llevar a término estas actividades, por importe de 1.705.000 euros y 2.770.646 euros respectivamente. Los gastos para investigación y desarrollo han ascendido a 1.775.270 euros durante el ejercicio 2018, 1.932.267 euros en el ejercicio 2017”, continúa el citado informe.

Justificante del traspaso de 350.000 euros a la Fundación Agbar.

Es decir que Abemcla realizó donaciones a dos fundaciones creadas por Agbar, el socio privado mayoritario, que son la Fundación Agbar y Cetaqua por un total de 4.475.646 euros, pero luego dicen que en realidad a i+D+i solo destinaron 1.932.267 euros, la pregunta entonces es ¿a qué se dedicaron los 2.543.379 euros restantes? La respuesta es “a subvencionar a diferente fundaciones, por el concepto acción social”, cuentan a elcierredigital.com. En concreto a 46 asociaciones, algunas como la Cruz Roja de reconocida labor social, pero otras más locales y menos influyentes como la Fundación Pasqual Maragall, dedicada a la lucha contra el alzhéimer.

No es criticable que una empresa destine parte de sus beneficios a labores sociales, pero en el caso de Abemcla no lo hace así, sino que destina parte del ingreso de las tarifas de los ciudadanos. Es decir, hace labor social con el dinero de otros.

Entre las subvencionadas con el dinero de los catalanes se encuentra la Fundación Pasqual Maragall, cuyo hermano Ernest Maragall, actual diputado en el Parlament, fue candidato a las últimas elecciones municipales por ERC. Si Ernest Maragall hubiese sido nombrado alcalde de Barcelona habría presidido también el AMB, como actualmente lo hace Ada Colau. No se conoce exactamente la cantidad que destinó a subvencionar a la Fundación Pasqual Maragall, ya que Abemcla no ha proporcionado esta información a su socio público, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

Respecto al dinero que sí fue a parar a i+D+i, la mayor parte se realizó a través de las fundaciones Agbar y Cetaqua, ambas pertenecientes al socio privado. En el primero de los casos mediante traspasos bancarios sin especificar conceptos y sin control del socio público, AMB. Ni siquiera se necesitaron realizar transferencias, solo traspasos entre cuentas mediante la firma electrónica, ya que ambas están domiciliadas en La Caixa.

Valgan dos ejemplos: El 22 de febrero de 2017 a las 12.09 horas de la noche se realizó un traspaso de 350.000 euros de una cuenta de Abemcla a otra cuenta de la Fundación Agbar, ambas dentro de la Caixa y el 25 de julio de 2017, a las 12.37 minutos de la noche, se realizó un nuevo traspaso de 450.000 euros de Abemcla a la misma cuenta de la Fundación Agbar. Total, 800.000 euros en seis meses.

Otras fundaciones recibieron menos fondos, por ejemplo, la Fundación Bosch i Gimpera, de la Universidad de Barcelona, recibió 51.132,07 euros o la Fundación Ship2B, dedicada a la investigación de startups y spin-offs de impacto, que obtuvo 48.000 euros. Se desconoce cómo y dónde revierten estas investigaciones y si realmente lo hacen en el ciudadano, ya que la sociedad Abemcla no ha registrado todavía ninguna patente a su nombre.

 Concursos públicos

Entre las facturas llegadas al AMB en los últimos meses hay varias pagadas a una empresa particular "Concursos Públicos". Esta empresa privada se dedica a informar a sus clientes sobre licitaciones y concursos públicos de todas las administraciones españolas. La cantidad facturada no es escandalosa, 668 euros mensuales, pero sí que la sociedad mixta Abemcla sea su cliente, ya que "Concursos Públicos" ofrece un servicio de búsqueda de nuevas oportunidades de negocio dentro de los poderes públicos. Los técnicos consultados por elcierredigital.com no entienden “por qué una empresa mixta creada solo para gestionar el servicio de agua en Barcelona quiere presentarse a licitaciones públicas en otras administraciones, aunque sí lo puede hacer Agbar”.

Factura pagada a Concursos Públicos por sus servicios en noviembre de 2016.

Lo cierto es que Abemcla ha suscrito algún contrato menor con otros ayuntamientos que los propios de su zona, “lo que no tiene sentido porque Abemcla no es una empresa creada para hacer negocio fuera de su entorno, porque si sufriese pérdidas en esas aventuras serían los ciudadanos del AMB quienes sufragarían esas pérdidas y repercutiendo en sus facturas”, aseguran las misma fuentes.

COMPARTIR: