01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fue criado en Ohio por su abuela y fue detenido por primera vez a los 23 años

Este es Samuel Little, el mayor asesino en serie conocido de la historia de Estados Unidos

Samuel Little en el juicio
Samuel Little en el juicio
Gary Ridgway era el asesino en serie con más víctimas en EEUU hasta 2019. Samuel Little ha reconocido la autoría de más de noventa asesinatos de mujeres ante el FBI. Afirma que ha estado activo durante cuarenta y cinco años pero ha pasado desapercibido por la justicia hasta 2012 cuando se produjo su detención en Kentucky.

Samuel Little nació el 7 de junio de 1940 en Georgia, aunque creció en Ohio criado por su abuela debido a que su madre se dedicaba al mundo de la noche. Desde muy joven mostró una forma de ser problemática y a los 21 años se le detuvo por primera vez acusado de cometer un robo. Esto le costó una condena de tres años y al poco tiempo de ser puesto en libertad ya acumulaba un historial de más de veinte detenciones en once Estados, aunque todo fueron delitos menores.

Imágenes policiales de Samuel Little

Durante este tiempo, desde 1964 hasta 1982, la policía no le consideraba un criminal peligroso ya que era un vagabundo que siempre iba borracho y cometía delitos leves. Esta era su coartada perfecta, pasaba desapercibido para las autoridades locales que normalmente lo único que hacían era sacarle de la ciudad.

En la década de los 80, fue acusado en dos ocasiones de un delito de asesinato, pero nunca llegó a ingresar en prisión debido a la falta de pruebas para esclarecer los hechos. En ese momento decide cambiar de Estado, concretamente se traslada a California, donde actualmente se sabe que cometió varios de sus crímenes.

ESCALADA CRIMINAL

Los robos que cometió en su adolescencia y algún altercado relacionado con las drogas son los delitos que tenía en su historial, hasta 2012 donde una detención y su ADN dieron pie a destapar a un asesino en serie.

Las pruebas biológicas esclarecieron tres asesinatos cometidos entre 1987 y 1989 que tenía archivados la policía de Los Ángeles. Las tres víctimas eran mujeres entre los treinta y cuarenta años de edad cuyos cadáveres fueron hallados en lugares sin intención de ocultarlos, como un contenedor de basura o un callejón. Sin embargo, Samuel Little negó estas acusaciones ante el tribunal que le condenó a tres cadenas perpetuas. Ingresó en la prisión de California y su ADN pasó a estar en manos del FBI para incorporar su perfil en la base de datos de criminales violentos. Gracias a esto, los agentes federales relacionaron a Little con varios delitos en más de veinte Estados diferentes, entre ellos el asesinato de una mujer en Texas que llevaba sin esclarecerse 24 años.

James Holland, agente de los Rangers de Texas especialista en interrogar criminales, acudió en 2018 a la prisión donde se encontraba Samuel y ganándose su confianza logró la confesión del homicida. Bajo la promesa de cambiar de prisión a Texas y no condenarle a muerte, Little comenzó a relatar todos y cada uno de los asesinatos cometidos en su larga trayectoria criminal.

CONFESIÓN DE MÁS DE 90 ASESINATOS

En un vídeo publicado por el FBI, Samuel relata con increíble detalle todos los asesinatos que ha cometido a lo largo de 45 años en más de treinta ciudades diferentes. “Ah, amigo, me encantaba. He olvidado su nombre… espera, creo que era Ruth. Era bien grande. Tenía los dientes torcidos. Tenía un hueco entre los dientes. Sí, eso es. Y era de un color de piel claro… miel. Y su pelo no era muy largo”, así, recordando hasta el nombre y el aspecto, Little es capaz de recrear toda su vida criminal gracias a la memoria fotográfica que posee. Ha llegado a ser capaz de dibujar a algunas de sus víctimas en la celda donde se encuentra interno. Estos dibujos han sido difundidos por el FBI junto con las declaraciones de Samuel Little para intentar esclarecer el mayor número de crímenes en el menor tiempo posible pidiendo ayuda a  familiares de las víctimas y a las policías locales.

Dibujos de sus víctimas realizados por Samuel Little 

Ha declarado que el primer asesinato que él recuerda es en 1970 y el último en 2005, pero pasó desapercibido para la justicia hasta 2012. Su perfil de víctima no cambió en todos esos años, eran mujeres afroamericanas marginales que sufrían muertes violentas ya que, Little, las golpeaba y estrangulaba hasta acabar con ellas. Elegía ese perfil porque pensaba que nadie denunciaría ni echaría de menos a estas víctimas.

Las conversaciones que mantienen los agentes con el asesino durante más de dos años han logrado esclarecer cincuenta asesinatos a mujeres ejecutados durante más de treinta años, aunque aun restan 43 homicidios confesados por Samuel Little que no han sido dilucidados.

COMPARTIR: