19 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

UGT y CCOO piden volver a tomar la calle y mantienen sus duras críticas hacia el Ejecutivo de Pedro Sánchez

Primero de Mayo: Los sindicatos exigen al Gobierno de Izquierdas reformas en materia laboral, fiscal y de pensiones

/ Sordo, Sánchez y Pepe Álvarez (UGT). Foto: La Moncloa.
El Gobierno progresista que lidera Pedro Sánchez sigue recibiendo duras críticas por parte de los sindicatos mayoritarios por sus promesas incumplidas en materia laboral (reforma laboral), fiscal y de pensiones.

Millones de trabajadores a nivel mundial celebran hoy el Primero de Mayo que reivindica a los anarquistas 'Mártires de Chicago' que hace 135 años defendieron la implantación de la jornada laboral de 8 horas y fueron ejecutados tras ser acusados con pruebas falsas por la prensa amarilla y juzgados sin garantías procesales por un delito que no cometieron contra seis policías.

El movimiento obrero a nivel global saldrá a las calles, con permiso de la situación sanitaria (y la excepción de EEUU, que curiosamente celebra el Día del Trabajador en septiembre). Y es cierto que lo hace en un contexto en el que la izquierda política está rompiéndose poco a poco en dos pedazos.

De esto habla 'La traición progresista', escrito por Alejo Shapire. El periodista, acusado de 'rojinegro', asegura que "la izquierda que antes era universalista y emancipadora se ha convertido en una ideología que se centra en las minorías y abandona a la clase trabajadora". Este autor, y otras voces, afirman que la izquierda ha pasado de la lucha de clases a la lucha de identidades.

Reivindicaciones

Comisiones Obreras saldrá a la calle liderada por su secretario general, Unai Sordo, que hace unos días afirmó tener la impresión "de que si no hay un aliento desde la calle, desde la movilización sindical, va a ser complicado que el Gobierno cumpla con los objetivos en materia de reforma laboral, de reforma de las pensiones, de reforma de desempleo o reformas de fiscalidad".

UGT hará lo propio. Alfonsi Álvarez, de UGT en Ciudad Real, explica que saldrán para reinvidicar recientes conquistas (Ley de Riders, la Ley del Teletrabajo, la eliminación del despido por acumular bajas injustificadas o los expedientes de regulación de empleo temporales) e intentar derogar la reforma laboral de 2012 y la ley de pensiones de 2013; conseguir una nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI); e intentar acabar con la siniestralidad laboral.

Unai Sordo. Foto: RNE. 

El sindicato vasco-navarro ELA afirma que "es el momento de apostar por las pensiones públicas y por la derogación de la reforma laboral para poder negociar los convenios laborales aquí y evitar la destrucción de empleo".

Imanol Pascual por su parte ha denunciado la 'trampa' de los Fondos Europeos, que curiosamente no están siendo analizados de forma crítica por ningún partido ni gran sindicato: "Estos fondos generarán recortes. Siguiendo las órdenes dadas por Bruselas, el Gobierno español quiere reducir las pensiones y retrasar la posibilidad de jubilarse. La llamada transición ecológica de la Unión Europea prima los macroproyectos de las multinacionales a cambio de aplicar recortes y políticas presupuestarias de austeridad".

"La patronal y el Gobierno español consideran que la reforma laboral no debe ser derogada porque no es el momento adecuado. La pandemia es ahora la excusa. ELA, en cambio, considera que esa es precisamente razón suficiente para derogar una legislación que facilita despedir a más trabajadores y trabajadoras de manera más fácil para las empresas", explican.

Pascual pronostica que "la salida de la crisis aumentará las desigualdades sociales. Ya que la prioridad del pago de la deuda traerá consigo más recortes. ELA propone una reforma fiscal para incrementar la aportación de las rentas altas, los beneficios empresariales y grandes patrimonios o fortunas".

Otra central vasco-navarra, LAB, afirma que "la pandemia ha acelerado la crisis que ya venía de antes: emergencia climática, agotamiento de fuentes y materiales energéticos, competencia imperialista, movimientos migratorios masivos, deficiencias del sistema de cuidados, destrucción de empleo. Este sistema, además de injusto, es insostenible".

LAB asegura que estamos ante "la oportunidad de cambiar de rumbo si nos organizamos y luchamos. Somos miles las personas que estamos en ello, según ha quedado reflejado en los últimos meses. Hemos hecho huelgas para reivindicar un sistema público comunitario de cuidados y unos servicios públicos sólidos".

COMPARTIR: