16 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

David Serrano, dueño de la finca de Totalán donde murió el pequeño Julen se sincera con elcierredigital.com

"No he hablado antes por dolor y respeto, pero me siento como un saco de boxeo a quien todo el mundo se cree que puede pegar"

Exclusiva David Serrano el día que fue a declarar.
David Serrano el día que fue a declarar.
David Serrano, dueño de la finca de Totalán donde tuvo el accidente el pequeño Julen Roselló cayendo a un pozo no ha hablado con ningún medio de comunicación hasta ahora, cuando quiere que la opinión pública conozca su versión de unos hechos dolorosos y defenderse de lo que considera acusaciones "injustas" y que "sólo me culpabilizan a mi de lo ocurrido, cuando yo creo que las responsabilidades deberían ser más compartidas".

Lo primero que dice David Serrano Alcaide, 36 años, antes de comenzar la entrevista de una hora es que "asumo mi parte de responsabilidad, la que marque la ley, pero de ahí a que sea yo el único culpable hay un trecho muy largo, creo que cada uno debería hacer examen de conciencia y reconocer su responsabilidad". David Serrano sólo compareció en rueda de prensa el 22 de marzo durante unos minutos, porque no pudo contener las lágrimas y tuvo que abandonar la misma. Ahora, más sereno que aquel día, quiere que se conozca también su verdad, a pesar de que opina que la opinión pública ya lo ha juzgado y sentenciado.

- ¿Qué ocurrió aquel 13 de enero?

- Un maldito y fatal accidente que me acompañará el resto de mi vida. Llegamos a la parcela y yo le enseñé a José (padre de Julen) todo el lugar, estuvimos dando vueltas y yo le expliqué donde estaban los pozos. Incluso él lo reconoce en su primera declaración aunque luego lo niegue.

- ¿Usted sabía que allí había un agujero?

- No, si yo hubiera sabido que allí había un peligro no voy con nadie y mucho menos con mi niña, que tiene dos años. Yo aparqué en la única explanada que hay allí y expliqué que el terreno era inclinado y había que tener cuidado con los niños. En la zona había un escalón de 40 centímetros, un montón de arena y un palé de canutillos (bloques de hormigón).

- ¿Para qué se excavaron varios pozos?

- Para buscar agua, yo quería plantar aguacates y construirme una casita de madera como tiene mucha gente en la zona.

- ¿Pero ese pozo estaba tapado?

- El pocero dice que sí, pero reconoció que estaba mal tapado porque pensaba que había riesgo de impago porque no encontró agua y lo dejó  a medio tapar. En otro que sí encontró agua y se lo pagué a 27 euros el metro y éste era a 12 euros el metro excavado. A esas declaraciones no se les ha dado importancia. Yo puse unos canutillos unos días antes para taparlo.

- ¿Entonces no tiene usted culpa?

- No, pero yo no me exculpo porque sí de lo que tenga responsabilidad, lo que diga la Justicia será lo importante, pero yo creo que todos tenemos nuestra parte compartida, el pocero por no tapar aquello, los padres del niño y yo, que dije muy claramente que iba a hacer de comer y que estuviesen pendientes de los niños porque no es un terreno llano, tiene pendiente y es muy irregular. De hecho, es el propio José quien decide poner al niño en ese lugar porque ahí estaba llano y el niño jugaba.

- Y algo pasó, de repente.

- Sí, que Julen echó a correr muy rápido en dirección al pozo, mi mujer Adriana intentó interponerse y José echó a correr y gritó ¡Julen, no!

De izquierda a derecha, David Serrano, José Roselló y Victoria García en el entierro del pequeño Julen.

- Su mujer lo vio entonces.

- Sí, lo vio caer y llora todos los días por ello. Tiene esa imagen metida en los ojos. Por eso cuando se especulaba con la posibilidad de que no estuviera allí sufríamos mucho. Pero su primo (José) le ha retirado la palabra, creo que ellos están en otra película y me parece que como padres deberían querer toda la verdad y empeñarse en buscarla.

- ¿Han recibido ayuda psicológica de alguien?

- ¿De quién? A mi puerta no ha tocado nadie para preguntar cómo estamos y yo me considero otra víctima, aunque sea muy impopular decir esto, pero ya me da igual, porque para la sociedad soy el malo oficial. No quiero estar medicado y perder la imagen de la realidad. Sé que sus padres lo están pasando muy mal, han perdido dos hijos en 20 meses (Oliver y Julen) pero hay cosas que no me parecen bien y ya no voy a callar. Los sentimientos de culpa me va a acompañar de por vida y eso nadie puede remediarlo, pero fue un accidente, en el que yo tendré mi parte de responsabilidad, pero, insisto en esto, creo que no soy el único.

Familia muy unidas

- Antes las dos familias estaban muy unidas.

-Mi mujer era la madrina de su primer niño y José y yo tenemos el mismo tatuaje con la imagen de su primer hijo. Entraban mucho en casa, José llegó a decir que consideraba a mi mujer como su hermana, la madre de José, tía de mi mujer, también venía a visitarnos. Pero de la noche al día dejaron de hablarnos. Primero bloquearon a Adriana (su mujer) en wassap y luego a los dos en todas sus redes sociales. Dijo su abogada que no llegamos juntos al juzgado, pero omite que les llevamos a su despacho el día que iban a declarar y que luego los recogió mi hermano mayor en su coche cuando salieron.

- ¿Y qué pasó?

- No sé cómo puede cambiar alguien tanto en dos meses. Está claro que me dan mucha pena porque han tenido dos desgracias grandes en 20 meses, pero como he dicho su actitud y comportamiento de ahora no me parece normal. Esto es un barrio pequeño, nos cruzamos por la calle y ni nos miramos. Todo esto me supera, me parece triste y tremendo a la vez. José ha pedido que quien le hable a él no me hable a mi y al revés.

- Pero usted ha pedido un careo.

- Claro, porque no puede decir que yo no le advertí que había pozos y porque cae en incoherencias siempre que ha declarado. Ante la Guardia Civil dijo la verdad, pero luego ha rectificado algunas cosas.

- ¿Se siente maltratado por los medios de comunicación?

- Me siento prejuzgado y ya condenado. Después de la rueda de prensa.. no he hablado antes por dolor y respeto, pero me siento como un saco de boxeo a quien todo el mundo se cree que puede pegar y eso se tiene que acabar. Yo no puedo salir por la calle sin que nadie me mire raro y comenten. Tengo problemas para encontrar trabajo. Es fácil pegar al que está en el suelo y no hacerse preguntas incómodas. Muchos compañeros tuyos saben cosas que callan porque José y Victoria son considerados víctimas y nadie se ha preguntado quien tiene en realidad la culpa.

Mi abogado y su equipo no se inventan los datos

- Quizás influyera negativamente el informe que presentaron sobre la piqueta echando la culpa a los rescatadores.

- Quizás, pero todos los datos que usaron están en el sumario, mi abogado y su equipo no se inventan los datos. Parece que aquí todos somos perfectos y nadie se equivoca, menos yo. La primera autopsia establece que el pequeño muere por un traumatismo craneoencefálico severo doble y ahora dicen que el fallecimiento es producto de una lesión medular. ¿Por qué nadie se pregunta qué ha ocurrido en medio para cambiar algo tan importante?

- Los informes provisionales a veces cambian en las autopsias definitivas.

- Hay datos que cambian demasiado. A Julen le hacen una foto a las 14.48 horas y según lo que habéis publicado la hora de la muerte son las 14.50. Sin embargo, en su primera declaración, Victoria dice que escucha a su hijo llorar durante mucho rato y que luego le da un vuelco el corazón cuando deja de escucharlo. Existe un desfase de tiempo que nadie explica de manera razonable.

- Pero los padres han salido dando su apoyo a la gestión de bomberos y rescatadores.

- Sí, pero se olvidan que durante los trece dias que duró el rescate estuvieron protestando y que el accidente fue un domingo y hasta que José no salió pidiendo más medios en televisión no se movilizó a todo el mundo y eso ya era el miércoles.

- Sin embargo, usted es el único investigado por homicidio imprudente.

- Sí, fui el único que acudió como investigado, y el pocero siempre como testigo. Es algo que no puedo entender. ¿Yo no tengo hijos, ni familia, mis padres no sufren por todo esto? ¿Por qué me quieren meter en la cárcel? Dinero no voy a poder pagar porque no tengo y menos me va a quedar gracias a las 31 sanciones administrativas que me han propuesto tras el atestado de la Guardia Civil. Trabajo de camarero cara al público y tampoco me da nadie trabajo. ¿De verdad tengo yo la culpa de todo?

- Al menos eso cree el fiscal y la acusación particular.

- Cuando declaró el pocero el fiscal no estaba ni en la sala. ¿Cómo iba a preguntar si no estaba presente?

- Se expresa usted como victima de una conspiración.

- Yo no me considero culpable y no voy a eludir mi responsabilidad, yo no pido que la sociedad me regale nada y asumiré mi responsabilidad compartida cuando lo establezca una sentencia y pido ser juzgado por lo que realmente tenga culpa. Hasta entonces soy inocente.

COMPARTIR: