26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato AUGC considera que esta estrategia de Interior no se utiliza para mejorar o construir nuevas instalaciones

La Guardia Civil saca a la venta más de veinte propiedades mientras los agentes denuncian el estado de sus cuarteles

Castillo que vende la Guardia Civil.
Castillo que vende la Guardia Civil.
Una de las ideas para construir y mejorar las sedes de la Guardia Civil por parte del Ministerio del Interior es la puesta en venta de los edificios que ya no utilizan sus trabajadores. Cuarteles, edificios residenciales o casas-cuartel son algunos de los inmuebles que pueden adquirirse en el portal web de GIESE pero, pese a esta idea, la Asociación Unificada de Guardias Civiles continúa reclamando el deplorable estado de algunas de sus instalaciones.

El Ministerio del Interior ha puesto en venta en su portal web inmobiliario una gran cantidad de propiedades que pertenecen a la Guardia Civil y que actualmente se encuentran en desuso. Hasta ahora, este tipo de subastas habían sido realizadas de manera pública pero, debido a que habitualmente no se presentaba ningún postor, la opción de vender las propiedades mediante el portal de Internet conocido como GIESE, que es el organismo autónomo encargado de este tipo de inmuebles, se presenta como la más adecuada.

En total, se encuentran en venta más de doce cuarteles repartidos por diferentes lugares de España que en su momento fueron utilizados por las autoridades, un castillo de 3.500 metros cuadrados en Toledo, edificios residenciales en Zaragoza o en Girona y antiguas casas-cuartel situadas en la comunidad de Guadalajara.

El precio de estos edificios oscila entre los 60.000 euros de las casas-cuartel más antiguas, los casi 500.000 de las más modernas y los 900.000 de algún edificio completo, pero, la cifra que más llama la atención es la que se pide por el castillo mencionado anteriormente, ya que, el Ministerio del Interior lo ha tasado en casi cinco millones de euros.

Vista aérea del castillo.

El castillo tiene una gran historia detrás ya que en esta propiedad, declarada en el año 1931 como Monumento Histórico Artístico, llegó a vivir Isabel La Católica. Pese a esto, todo hace indicar que continuará a la venta durante mucho tiempo ya que en los siete años que ha estado en el mercado lo único que se ha producido es una pérdida de su valor de más del 50%.

En teoría, el objetivo principal de la venta de este tipo de edificios es la mejora en las instalaciones que utiliza actualmente la Guardia Civil pero, tal y como ha explicado Pedro Carmona, secretario nacional de Comunicación de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), los guardia civiles del país “llevan años reclamando que se modernicen las instalaciones” ya que “no están adaptadas al servicio al ciudadano que tienen que dar”.

Humedades, tejados que se rompen, calabozos mal adaptados o incluso la presencia de ratas son algunos de los problemas con los que los agentes de la autoridad tienen que lidiar a diario en los cuarteles que utilizan para realizar su trabajo. De hecho, muchos de ellos tienen más de 40 años y, como es normal en edificios de esta edad, es necesario realizar una actualización en una gran cantidad de sus espacios.

Estado de las instalaciones de los perros de la Guardia Civil en Madrid. 

Carmona considera que esta estrategia de vender los inmuebles que no se utilizan para invertir en la mejora y en la construcción de nuevas sedes para los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado “es una buena idea”, pero tiene que verse respaldada por los actos que demuestren esta intención y, hasta ahora, estos actos no están sucediendo.

Por último y hasta que estas medidas comiencen a mostrar resultados reales, AUGC continuará su lucha por los derechos que corresponden a los trabajadores de la Guardia Civil para que sus agentes puedan prestar al ciudadano de nuestro país un servicio adecuado.

COMPARTIR: