28 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El nuevo secretario general autonómico quiere evitar que Rocío Monasterio consiga tumbar dos leyes LGTBI aprobadas en 2016

Juan Lobato, nuevo líder del PSOE madrileño, sopesa apoyar los presupuestos de Ayuso

/ Juan Lobato
El nuevo secretario general del PSOE madrileño, Juan Lobato, sopesa dar un golpe de efecto en el inicio de su liderazgo que podría consistir en posibilitar los presupuestos de Díaz-Ayuso con la intención de evitar que Vox los bloquee si el PP no tumba las leyes LGTBI.

Juan Lobato se ha hecho con la secretaría general del PSOE madrileño gracias, entre otros asuntos, al silente apoyo de La Moncloa y Ferraz. El exalcalde de Soto del Real quiere que los socialistas regresen al poder en la Real Casa de Correos tras más de un cuarto de siglo de ausencia e insuflar ánimos a una federación que todavía no se ha repuesto de la debacle del 4M.

Aquel terremoto sacó de la política madrileña a Ángel Gabilondo y José Manuel Franco, y destrozó el plácido horizonte de Pedro Sánchez, que tras ser sorpassado por la implosión de Ciudadanos recuperó a sus viejos amigos Óscar López o Antonio Hernando tras destituir a Iván Redondo y José Luis Ábalos.

Congreso Regional

Lobato venció hace unos días al alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala, que hablaba de asumir una izquierda sin complejos y aseguraba que no iba a ser candidato contra Díaz-Ayuso en las elecciones autonómicas de 2023.

El nuevo líder autonómico socialista no apostará por la bicefalia, pero pretende rodearse de algunos célebres militantes del partido en el Congreso Regional que lo ratificará como secretario general los próximos 13 y 14 de noviembre.

Lobato ha dejado de disimular su cercanía con Sánchez y asegura que le ha dicho "que contará con todo el apoyo de la dirección del partido para ayudar a Madrid, me dijo que era tiempo de abrir una nueva etapa y trabajar para cambiar Madrid (. . .) Valoré mucho cómo ha llevado este proceso y cómo ha dejado que los socialistas madrileños hayamos tenido la iniciativa de decidir sobre nuestro futuro".

Problemas

Lobato ha asumido la portavocía del PSOE en la Asamblea de Madrid tras el cómplice paso a un lado de Hana Jalloul, que se ha llevado como compensación la presidencia del grupo parlamentario autonómico.

Hana Jalloul. 

El nuevo barón socialista asegura que "con Hana a la cabeza no hemos perdido el tiempo, todo lo contrario, hemos avanzado muchísimo políticamente, con ella se ha notado una ambición, una energía que nos ha ayudado mucho en este proceso".

Esa energía no se llevará por delante a Almeida para colocar en la alcaldía de Madrid a Begoña Villacís, tal y como apuntaban ciertos mentideros. Lobato dice que no existe un caldo de cultivo para ello: "Para hacer un movimiento político de este tipo tiene que haber un ambiente proclive. En este momento no están en ese punto. Es verdad que tiene esa relación compleja con Almeida, pero tiene que haber un ambiente de confianza que en este momento no hay".

Presupuestos

Lobato se hizo con la alcaldía de un municipio como Soto del Real (en el que fue el primer triunfo de la izquierda en el municipio desde 1936); perdió contra José Manuel Franco para convertirse en líder autonómico del PSOE; revalidó la vara de mando en 2019 con mayoría absoluta; y se ha hecho con el triunfo en las primarias con más del 60% de los apoyos en un partido relegado a la tercera fuerza de la Asamblea (que apenas cuenta con 15.000 afiliados, por los 85.000 del PP).

Su intención es armar una alternativa en 19 meses y para ello buscará el voto templado de Ciudadanos, del ciudadano que confió en la tecnocracia de Más Madrid y el de la juventud que apostó por Díaz-Ayuso, que se subió a la ola positivista postpandémica.

El primer golpe de efecto de Lobato podría ser posibilitar los presupuestos del PP para evitar que Ayuso tumbe las dos leyes LGTBI aprobadas en 2016 y que ahora son el objetivo de Rocío Monasterio, que exige su derogación para aprobar las cuentas de 2022.

El consejero de Economía y Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, reconoce que "Vox nos ha dicho que para ellos es una cuestión central, importantísima, y nosotros le hemos dicho que estamos dispuestos a hablar de ella y a avanzar en cambios muy profundos en esas dos leyes de 2016". Veremos si Lobato lo evita.

COMPARTIR: