23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

ESTA MUJER DE 32 AÑOS QUE SUFRE UNA DISCAPACIDAD, SE FUE DE SU CASA MADRILEÑA EL 9 DE ENERO TRAS DISCUTIR CON SU ABUELA Y DESDE ENTONCES NO HAY RASTRO

Alerta desaparición Susana Sánchez en Aluche, Madrid: "Es imposible que se perdiera sola"

El Cierre Digital en / Susana Sánchez Castro.
/ Susana Sánchez Castro.
El pasado 9 de enero Susana Sánchez fue vista por última vez por su abuela y su hermano con los que vive en el barrio madrileño de Aluche. Esta mujer de 32 años discutió con su abuela y tras encerrarse en el baño decidió irse de casa. Susana padece una discapacidad, por lo que se trata de una desaparición muy vulnerable. Su tía asegura que "es imposible que se haya perdido porque tenía muy buen sentido de la orientación. Nos preocupa que pueda estar con alguien".

Susana Sánchez Castro desapareció el pasado 9 de enero en Aluche, Madrid. se trata de una desaparición muy vulnerable, ya que padece una discapacidad. Susana es huérfana de madre y vive con su abuela y con su hermano en la Colonia Militar de la Dehesa, en Aluche. Fueron su abuela y su hermano quienes la vieron por última vez. La denuncia por desaparición se puso el mismo día 9 sobre las seis de la tarde en la comisaría de la Policía Nacional de Latina

Fue en torno a las 13.30 horas del 9 de enero cuando esta mujer de 32 años se fue de casa y desde entonces se desconoce su paradero. En una conversación con elcierredigital.com Rosa Castro, tía de la desaparecida, afirma “que sepamos no tiene amigos y su vida es mi madre, porque mi madre es mayor y es Susana quien se ocupa de la compra y del banco. Pese a su discapacidad se mueve en metro perfectamente y tiene un sentido de la orientación muy bueno. Estamos seguros de que no está perdida”. 

Susana Sánchez.

El día de su desaparición Susana se fue de su casa enfadada. “Discutió con su abuela porque Susana tiró varías piezas de ropa suya que no le valían. Por este motivo mi madre la regañó y aunque parecía que estaban bien Susana seguía molesta. El día de su desaparición se volvió a enfadar e insultó a mi madre, cosa que no hacía nunca. Tras esto se metió al baño a llorar y cuando fueron a verla al baño ya no estaba”, añade la tía de Susana. 

Otro teléfono móvil y una cuenta de Instagram


Hace un año su familia descubrió que la desaparecida se había creado una cuenta en Instagram a través de la cual hablaba con una persona que tenía un perfil falso bajo el nombre de Dani Martín. Rosa explica que “supuestamente se borró la cuenta y no volvió a tener Instagram. Debido a este precedente hay que barajar la posibilidad de que haya hablado con otra persona por el teléfono móvil y que pueda estar con alguien”.

Susana se ha dejado su teléfono móvil habitual en casa. Sin embargo, en su casa había otro móvil. “No sabemos si ha podido comprar una tarjeta. Lo que sí sabemos es que ese móvil no está en la casa donde vive. En principio ese teléfono no se usaba, pero cuando le pillamos lo del Instagram también había registrado la cuenta en este otro teléfono. En caso de que lo esté usando nosotros desconocemos el número de ese móvil”, narra la tía de la desaparecida. 

Rosa argumenta que “puede que haya quedado con alguien a través de ese teléfono, pero también es posible que esté en la calle. Tenemos muchas incógnitas y eso nos preocupa mucho porque con seguridad no sabemos nada. Lo único que no encontramos en casa es el abono transportes y el otro teléfono, de lo demás no falta nada”.

Susana junto a su tía Rosa.

Ante esta situación la policía se ha movilizado con la mayor rapidez posible, “el comisario nos pidió el correo electrónico de mi sobrina para rastrearlo y nos dijo que pedirán una orden judicial para rastrear el móvil”, indica Rosa.

“Hace dos años desapareció en otra ocasión, pero se quedó en su barrio y apareció a las dos horas. Estamos muy preocupados porque se fue a la calle sin dinero, sin comida y en unos días en los que hace mucho frío. Mucha gente del barrio conocía a la desaparecida, pero prácticamente no tenía vida social y menos aún tenía problemas con alguien”, concluye la tía de Susana.

La desaparecida mide 1,60 metros, tiene el pelo castaño y lleva gafas graduadas. En el momento de la desaparición llevaba unas mallas negras, un abrigo negro tipo plumas y unas zapatillas blancas. Desde un primer momento la asociación SOS Desaparecidos se puso en contacto con la familia para publicar el cartel de la desaparición y poner dos teléfonos a disposición de cualquier persona que pudiera contar con información relevante. Se trata de los números 649 952 957 o 617 126 909. Asimismo, también se ha puesto a disposición el correo electrónico info@sosdesaparecidos.es. 

COMPARTIR: