23 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fue eurodiputado junto al dueño de Rumasa tras casarse con Begoña de la que se divorció en 2001 con seis hijos para unirse a la secretaria de Sarasola

El exyerno de Ruiz Mateos, Carlos Perreau: La vida cómplice ahora al lado de Beba Longoria de Alcocer

Carlos Perreau y Veva Longoria.
Carlos Perreau y Veva Longoria.
Carlos Perreau de Pinninck Domenech siempre ha huido de los focos mediáticos. Su emparejamiento con Beba Fernández-Longoria tras un matrimonio violento con Begoña Ruiz Mateos hizo que su vida política y sentimental se mantuviera escondida de la actualidad. Fue eurodiputado y garante de los secretos de José María Ruiz Mateos durante muchos años, que lo trataba como a un hijo más. Entre estos, el más importante, la hija fuera del matrimonio del patriarca jerezano, algo que mantuvo a buen recaudo.

En 2012 el abogado y empresario Carlos Perreau de Pinnick, que entonces tenía 59 años daba la campanada y se unía a Beba Fernández-Longoria, hija de un exembajador español en Egipto y viuda de José Luis Alcocer. Durante muchos años Perreau fue muy conocido como político y gracias a ser el yerno favorito de José María Ruiz Mateos, gracias a su matrimonio con su hija Begoña, la tercera hija del clan y segunda de las mujeres tras Socorro.

No pagaba la pensión

Pero en Carlos Perreau de Pinninck Domenech, que tras su paso por la política siempre intentó mantenerse de los focos mediáticos, no es todo brillo y fotos de alta sociedad. Desde el entorno de Ruiz Mateos explican que "este señor resultó condenado por no pagar la pensión de sus hijos que desde 2005 viven con Begoña y su actual marido, Antonio Biondini". El matrimonio tuvo seis hijos, entre ellos Carlos, convertido en existoso gestor comercial inmobiliario, Blanca que es consultora, Begoña, publicista de carrera, Ignacio y Jorge, el menor.

En 1988 Perreau se casó con Begoña Ruiz Mateos y justo un año después en 1989 se presentó segundo en la lista de la Agrupación Ruiz Mateos a las Elecciones Europeas. Salieron elegido tanto su suegro como él mismo y se convirtió en miembro de la Delegación europea para las relaciones de Suecia con el Parlamento Europeo hasta 1994, cuando terminó su período como diputado europeo.

Actualmente, con 66 años es patrono de la Fundación Joan Boscà y activo miembro de Sociedad Civil Catalana. Se licenció en Derecho por la Universidad de Deusto y en Ciencias Empresariales por el ICADE, luego trabajó en el Banco Urquijo y el Citibank.

El empresario Carlos Perreau.

Carlos Perreau fue, hasta el año 2001 cuando se divorció de Begoña Ruiz Mateos, con 48 años, mano derecha de José María Ruiz Mateos padre, que incluso le consideraba garante de sus secretos, siendo uno de los pocos colaboradores del empresario jerezano que conocía la existencia de Adela Montes de Oca, hija del patriarca jerezano reconocida tras su muerte. Fuentes del entorno del empresario jerezano fallecido aseguran que Ruiz Mateos supo recompensar en vida tanta lealtad por guardar silencio.

Lista para la elecciones europeas de 1989.

Nada más resultar elegido declaró en prensa que la elección suya y de su suegro  había sido un "voto de castigo a la chulería y soberbia del Gobierno socialista por la incautación de bienes y la persecución de que ha sido objeto mi suegro".

En 2012 la prensa del corazón informaba de la unión de Carlos Perreau y Beba Fernández-Longoria se hizo popular a finales de los ochenta, en los años en los que la beatiful people concentraba toda la atención y las críticas de la sociedad española. Su nombre nunca llegó a brillar como el de Isabel Preysler o Marta Chávarri pero, al igual que ellas, tuvo su propia bomba informativa.

Beba Fernández-Longoria.

Tras la separación de Alberto Alcócer de Esther Koplowitz tras iniciar su relación con su actual esposa Margarita Hernández, todo lo que rodeaba a los Albertos era noticia. Así, el hermano de Alcocer, José Luis, ya fallecido, saltó a la prensa tras casarse en segundas nupcias con Beba.

Fernández-Longoria era hija de un ex jefe de la diplomacia española en Francia que luego fue nombrado embajador en El Cairo (Egipto), Carlos Fernández-Longoria. Veva, mucho más joven que José Luis Alcocer, es, por tanto, hermana de María Longoria, quien a su vez está casada con el empresario de armas libanés Abdul Rahman el Assir, amigo íntimo del Juan Carlos I y ex cuñado del millonario árabe Adnan Khashoggi, implicado en la venta de armas norteamericanas a Irán.

El Assir se casó en 1976 con Samira Khashoggi, editora de la revista femenina “Alsharkiah” publicada en El Cairo. Fue en 1985 cuando se divorció de ella, tras conocer a María Longoria que por entonces trabajaba de telefonista en su empresa de intermediación en España, de nombre Triad.

Carlos Perreau en una foto de hace años.

Se daba también la coincidencia que Beba Longoria fue en su día secretaria de otro gran amigo de los Albertos, el ya fallecido empresario Enrique Sarasola Lerchundi, a su vez íntimo amigo del ex presidente del Gobierno español, el socialista Felipe González. De hecho, fue Pichirri Sarasola quien facilitó a la familia Cortina y Alcocer su salto definitivo al estrellato financiero durante la etapa de gobierno felipista.

Los Albertos

La boda entre Beba Longoria y José Luis Alcocer, que ya se había divorciado de la catalana Marta Rivas Vila, se celebró con todo tipo de lujos en mayo de 1990 en el famoso Hotel Crillon de París, situado en plena Plaza de la Concordia, y con la asistencia casi al completo de los Cortina y los Alcocer. En aquellos días Alberto Cortina estaba unido a Marta Chávarri y eran ya los protagonistas indiscutibles del mejor culebrón financiero y rosa del momento. De ahí que la prensa les siguiera hasta la misma Torre Eiffel. Cortina siempre compartió con su primo José Luis Alcocer sus secretos de alcoba, era el celestino en muchos de los encuentros románticos de los primos, como cuando Cortina se escapó con Marta a la isla de Cancún o se iban de safari a Kenia. En aquellos tiempos, y para despistar a sus perseguidores más persistentes, el avión privado del financiero se desplazaba en un intervalo muy corto de tiempo de un lugar a otro situado a centenares de kilómetros de distancia.

Tras la muerte de José Luis Alcocer y la separación de María de Rahman el Assir, las hermanas Fernández-Longoria se apartaron de la vida social. Beba sólo volvería a ser interés de la prensa del corazón en 2010 cuando se la vinculó sentimentalmente con Jaime de Marichalar, tres años después de su ‘cese temporal de la convivencia’ con la Infanta Elena. Ambos desmintieron su relación asegurando que les unía sólo una buena amistad y la afición a la moda. Precisamente es fácil encontrar a Beba en el front row de grandes desfiles en París, Londres o Madrid. Sobre todo, para apoyar a sus amigos, el dúo formado por los sevillanos Vittorio y Luquino.

COMPARTIR: