28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La importancia de comer de forma equilibrada y de conocer los beneficios de los alimentos

Adquirir formación especializada en materia de alimentación puede repercutir significativamente en nuestra salud, pero también en la de otras personas, especialmente dentro de los entornos sanitarios. Además, en un contexto cada vez más condicionado por la conciencia ecológica donde las soluciones naturales adquieren mayor protagonismo, el campo de la nutrición se ha convertido en uno de los más prometedores.

Optar por este apasionante campo puede ser una buena opción para cualquier perfil profesional. Además, gracias al desarrollo de las plataformas formativas online es posible acceder a titulaciones oficiales que facilitan la inserción laboral. Por ejemplo, estudiar en Linkia un FP en formación sanitaria te permite acceder a un contrato de prácticas gracias a sus convenios con más de 1.000 empresas colaboradoras, entre muchos beneficios más.

Este centro de formación online y presencial cuenta con un Ciclo Superior de Dietética con Enfoque Ecológico que permite optar a puestos de trabajo como:

  • Técnico/a en Dietética y Nutrición.
  • Técnico/a en Higiene Alimentaria en hospitales y empresas del sector alimentario.
  • Técnico/a de soporte en herboristerías y parafarmacias.
  • Educador/a sanitario/a.

En realidad, sus áreas de aplicación son muy amplias. Conocer las implicaciones de la alimentación en nuestras vidas puede proporcionarnos grandes recursos a la hora de prevenir y paliar una gran cantidad de patologías.

La importancia de la nutrición en nuestra salud

A menudo, los conceptos de nutrición y alimentación tienden a confundirse. No obstante, lo cierto es que existen diferencias significativas entre ambos términos. Cuando hablamos de alimentación, en realidad, nos referimos al proceso mecánico de la ingesta de alimentos. Sin embargo, no todos los alimentos tienen un impacto positivo en nuestro cuerpo: No siempre que nos alimentamos, nos nutrimos.  

En realidad, la nutrición va un poco más allá. Se refiere al proceso de absorción de aquellas sustancias presentes en los alimentos que pueden transformarse en energía o tejidos para facilitar y favorecer el funcionamiento de nuestro organismo.

Como puedes ver, se trata de una diferencia sutil pero que tiene grandes implicaciones. Cuando hablamos de alimentación saludable (o nutrición), en realidad estamos hablando de un proceso que se desarrolla a un nivel más profundo, que va más allá de la introducción de comida en nuestro organismo. Más bien, se focaliza en lo que sucede dentro de nuestro cuerpo después de la ingesta.

Aunque a priori implementar una dieta saludable en nuestra vida o en la de los demás pueda parecer algo relativamente sencillo, lo cierto es que un plan de nutrición posee cierta complejidad y, de hecho, requiere de conocimientos especializados. ¿La razón?

Los nutrientes no están distribuidos de una forma homogénea en todos los alimentos. La proporción es, de hecho, bastante irregular. Además, existen diferentes tipos de nutrientes que favorecen a nuestro organismo a diferentes niveles. 

A lo largo del tiempo, uno de los principales retos de la ciencia médica ha sido identificar qué alimentos deben consumirse de forma habitual para favorecer la salud y, sobre todo, en qué proporción. La popular pirámide nutricional es el resultado de un análisis sobre los efectos que generan los nutrientes en el cuerpo humano. Su estructura contiene todos los tipos de alimentos que existen y los divide en grupos. Además, les asigna la proporción adecuada de consumo para prevenir la aparición de patologías.

Sin embargo, una correcta alimentación va más allá de la pirámide nutricional. En realidad se trata de una orientación general que debe complementarse con un plan alimentario adaptado a las condiciones específicas de cada individuo. Deben tenerse en cuenta factores como la edad, la genética, el estilo de vida, la presencia de patologías crónicas o la edad.

COMPARTIR: