01 de abril de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Además de ahorrar tiempo, es una manera sencilla de llevar una dieta saludable sin que la comida pierda sus propiedades

Estos son los beneficios y las ventajas nutricionales de cocinar alimentos en el microondas y al vapor

Salmón cocinado al microondas
Salmón cocinado al microondas
Los alimentos cocinados al microondas y al vapor ofrecen muchas ventajas a la hora de llevar una dieta saludable. Ahorro de tiempo, sencillez en la preparación e higiene son algunas de las características más importantes. Cuando se cocinan verduras al vapor en el microondas, estas no pierden las propiedades nutricionales que tienen en origen.

El pasado mes de noviembre me compré el estuche de vapor de Lékué, es para cocinar en el microondas, y me ha encantado. Entre el trabajo, los estudios, el deporte y los artículos para el periódico, apenas tengo tiempo para cocinar como me gustaría; pero con este “utensilio” me apaño bastante bien, puedo hacer una cena o comida rápida y saludable en muy poco tiempo, ya que al cocinar en el microondas y al vapor, los alimentos no pierden tantas vitaminas como cuando los hervimos y además, no añadimos ninguna grasa.

Cocinar en el microondas ofrece muchas ventajas si quieres comer saludable, y sobretodo, si no dispones de mucho tiempo para cocinar. Se trata de un electrodoméstico que no es necesario precalentar para cocinar, es muy limpio, porque apenas se necesita menaje para cocinar, y prácticamente no produce olores en la cocina.

microondas-sano

Las  verduras al vapor en el microondas mantienen sus propiedades nutricionales

En el aspecto nutricional, el microondas también es una gran opción. Si cocinas al vapor en el microondas, los alimentos se cuecen en su propio jugo, quedan mucho más sabrosos y mantienen sus propiedades nutricionales, ya que se pierden menos vitaminas y minerales que con otros tipos de cocción como el hervido.

En el Estuche de Vapor también puedes cocinar todo tipo de verduras al vapor, por ejemplo, alcachofas, berenjena, brócoli, cebolla, champiñones, col, espinacas… El tiempo dependerá de las cantidades, pero no te llevará más de 5 o 7 minutos. ¡Es increíble! Además, no tienes que estar pendiente durante el proceso de cocción.

También puedes cocinar incluso cereales y féculas. Cocinar boniato o patata requiere de 5 a 10 minutos, dependiendo de las cantidades. O cocinar patata en copos o polenta solo necesitará 2 o 3 minutos.

patatas-microondas

Patatas cocinadas al vapor

Sin necesidad de estuche de vapor podemos hacer, crujiente de bacon o jamón, envolviendo las lonchas en papel absorbente y cocinando 2-3 min. También se pueden cocer las patatas para hacer una tortilla. Si envuelves las patatas con piel en papel film transparente se harán rápidamente y mantendrán todo su sabor.

En el microondas también podemos hacer revueltos, es tan fácil como, en un bol apto para microondas, batir los huevos, añadir un poco de sal, pimienta y los ingredientes que cada cual quiera incorporar, y un poco de mantequilla o aceite, y hacerlos en intervalos de 30 segundos, para ir batiéndolo, en 1 min y 30 segundos estarán listos.

Cómo sacar el máximo partido a tu microondas

 

  • Añade normalmente una o dos cucharadas de agua, aceite de oliva, vino, etc., no solo para aromatizar, sino para generar más vapor que ayude en el proceso de cocción, sobre todo en verduras, carne y pescado.
  • La sal es preferible ponerla después de cocinar los alimentos, ya que el microondas tiende a resecar.
  • Si cocinamos pescado, puedes hacerlo en papillote, pon una fina cama de verduras, añade un chorrito de vino o zumo de limón, y en 3 minutos estará listo.
  • También debes tener en cuenta que no es recomendable amontonar los alimentos, sino extenderlos hacia el borde del plato del microondas, ya que el centro es el lugar donde menos calienta, incluso podemos dejar un espacio en el centro del plato.
  • Si queremos calentar cualquier líquido, mejor poner el recipiente en un lado, y utilizar el microondas a máxima potencia, por el contrario, si queremos cocinar, debemos utilizar una potencia media.
  • Deja reposar los alimentos un par de minutos después de cocinarlos para que se terminen de hacer con el calor residual y favorecer así una cocción uniforme especialmente con la carne, el pescado, cereales, arroces y huevos.
  • Por cierto, cuidado con los huevos, si no están batidos pueden estallar.
  • Si pretendemos calentar un trozo de pan, es conveniente poner junto a él un vaso con un poco de agua para que no se seque.
  • Si tenemos galletas o patatas fritas que se han quedado blandas por la humedad también podemos introducirlas en el microondas unos segundos y volverán a estar crujientes.
  • Para exprimir limones y naranjas, les sacaremos mucho más zumo si los calentamos unos segundos en el microondas, también se pelan más fácilmente.
  • Los mejores recipientes para el microondas son la porcelana, el cristal y la silicona.
  • Es muy importante tapar siempre los alimentos, si no lo hacemos los alimentos quedarán muy resecos, ya que el agua se evapora muy rápidamente
  • Para limpiar el microondas de forma sencilla, coloca medio limón dentro, o un vaso de agua con una rodaja de limón y pon el micro a máxima temperatura durante unos minutos. Así, cuando pases después el paño, la suciedad saldrá más rápidamente, y eliminaremos los olores.
  • Si quieres acelerar el proceso de remojado de las legumbres, también lo puedes hacer en el microondas, introdúcelas en un recipiente apropiado cubiertas de agua, hasta que hiervan durante 2 minutos, luego déjalas reposar hora y media, retira el agua y ya están listas para cocinar.
  • Hay que tener precaución con algunos alimentos como: huevos enteros, salchichas, recipientes sellados o botellas de cuello angosto, ya que pueden explotar durante su calentamiento.
  • Si metes los ajos unos segundos en el microondas, luego podrás pelarlos más fácilmente.

Otra publicación la dedicaremos a recetas fáciles para microondas.

COMPARTIR: