08 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Muchas voces defienden que la IGP 'Jamón Serrano' no identifica al producto con su origen geográfico sino con un método de producción

La guerra del jamón serrano: Portugal quiere impedir que sea un producto con denominación solo española

Derivado cárnico jamón serrano
Derivado cárnico jamón serrano
La Indicación Geográfica Protegida (IGP) impulsada por el Gobierno para todo el territorio nacional con el fin de proteger al jamón serrano como producto español y evitar posibles fraudes, tiene voces en contra tanto fuera como dentro del país. De hecho, la Diputación de Granada elaboró una declaración institucional, promovida por Ciudadanos, en la que deja claro que este derivado cárnico no tiene una reputación que sea debida a su origen geográfico.

Desde el pasado 1 de enero, Portugal lidera la presidencia de la UE, que podría ser aprovechada para presentar por parte del país vecino los recursos correspondientes en Bruselas con el fin de frenar la creación de una Indicación Geográfica Protegida (IGP) por parte de España para el jamón serrano, que impida su producción fuera de nuestro país, según han informado varios medios.

Sin embargo, esta oposición no solo viene de fuera, ya que desde algunas diputaciones provinciales como la de Almería y Granada han mostrado su oposición a ello. Los motivos de Portugal son claros, pues ellos también son productores de jamón y no quieren que su producto quede fuera de la calificación 'Jamón Serrano'. En cuanto a las voces contrarias que proceden de nuestro país, las protestas se deben a la poca concreción del término.

En concreto, la Diputación de Granada difundió, recientemente, una declaración institucional en defensa del jamón de Trévelez derivada de una moción por el grupo de Ciudadanos y apoyada por todas las fuerzas políticas. En ella se especifica, claramente, que "el jamón serrano no tiene una reputación que sea debida a su origen geográfico".

Para el portavoz de Cs en el ente provincial, Francisco José Rodríguez “las diferencias son palmarias”. “Mientras que en el caso del 'Jamón de Trevélez’, los consumidores conocen que se trata de un producto producido en la Sierra de la Alpujarra y que debe su especificidad a los factores naturales y humanos presentes en dicha zona acotada y homogénea, en el caso del ‘Jamón Serrano’, lo que entienden es que se trata de un producto obtenido conforme a un método de elaboración tradicional, sin vincularlo a una zona geográfica particular”, señaló, para añadir que “mal que nos pese, el concepto Sierra/Serrano, en especial referido a un producto cárnico curado, no es exclusivo del territorio español”.

Francisco José Rodríguez, de Ciudadanos.

Sin querer desmerecer al jamón serrano, lo cierto es que éste no tiene una reputación que sea debida a su origen geográfico, por lo que reconocer una IGP para el jamón serrano supondría una devaluación de este tipo de figuras de calidad y retorcer al máximo los requisitos previstos en el Reglamento UE 1151/2012”, indicó Rodríguez, al tiempo que lamentó que, en cualquier caso, el Pliego de Condiciones cuya aprobación se solicita tampoco contempla ninguna otra exigencia cualitativa que diferencie al producto amparado por la pretendida IGP de un jamón serrano común.

Resolución del Gobierno

La declaración institucional expone varios argumentos que dejan claro el rechazo al contenido de lo publicado en el BOE el pasado 17 de noviembre, donde se recoge una resolución que da publicidad a la solicitud de registro de esta IGP, tras finalizarse el procedimiento de su tramitación a nivel nacional.

El pliego de condiciones del Gobierno indica que los jamones que se amparen en dicha IGP han de proceder de cerdos sanos y que el proceso de elaboración del producto final consta de cinco fases: salazón, lavado-cepillado, reposo o postsalado, secado-maduración y afinamiento.

Según la declaración de la Diputación de Granada, "la IGP en sí misma resultará engañosa para los consumidores. Es indudable que la expectativa de los consumidores ante la expresión Jamón Serrano que, además, iría ligada al sello IGP, será la de estar ante un jamón elaborado en la sierra y secado en ambiente natural, cuando en realidad el pliego de condiciones permitirá la certificación de jamones no elaborados en la sierra y secados haciendo uso de aparatos de control artificial de la temperatura ambiental".

COMPARTIR: