25 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cocinero vasco presenta ‘Las recetas de Koldo Royo’, donde combina lo tradicional de la receta con su puesta en marcha en TikTok

Koldo Royo, del móvil al papel: “Con mi libro soy un compañero de viaje en la cocina”

El Cierre Digital en Koldo Royo
Koldo Royo / Arthur Leblanc
Tras haber viajado por todo el mundo explorando su cocina, haber tenido un restaurante con estrella Michelín y haber publicado una infinidad de recetarios, Koldo Royo ha presentado su nuevo libro, 'Las recetas de Koldo Royo'. Además de explicar minuciosamente cada uno de los procesos, acompaña a los lectores a sus cocinas a través de los códigos QR que llevan a TikTok, donde pueden ver al cocinero poniendo en acción la receta.

Koldo Royo nació y creció en San Sebastián. Rodeado de cocina, aprendió de las maravillosas tapas que ofrecía el Bar Antonio, regentado por su padre y su tío. Más tarde, se formó con grandes profesionales como Juan Mari Arzak o Luis Irizar, además de desarrollar su carrera en lugares muy distintos: Madrid, Barcelona, Francia o México. El cocinero tuvo la oportunidad de que aunar sus grandes pasiones, los viajes y la cocina, elaborando un concepto de cocina que plasmó en su primer restaurante, Porto Pi, con una estrella Michelin.

Sin embargo, Koldo Royo tiene una faceta divulgativa que no puede ni quiere esconder, y a la que da alas gracias a las redes sociales, donde puede compartir recetas y su visión de la vida con personas de todo el mundo. Ahora, el cocinero ha presentado su nuevo libro, Las recetas de Koldo Royo, que le ha llevado a la Feria de Madrid, en el que combina lo tradicional de un libro de cocina con lo actual, que es acompañar esas recetas a través de las redes sociales.

Koldo Royo. / Arthur Leblanc

- Ha estado este fin de semana en la Feria del Libro de Madrid presentando su nuevo libro, Las recetas de Koldo Royo. ¿Qué tal la experiencia?

- La experiencia muy bien, no había estado nunca en la Feria del Libro de Madrid con los anteriores libros, y muy bien. Me parece maravilloso cómo la gente ha salido a la calle, cómo ha ido a ver a sus autores preferidos y, bueno, muy contento también por haber firmado libros, que de eso se trata. Es como un suspense [se ríe]. “¿Me querrá alguien?”. Luego se va animando, va pasando gente, te va viendo, te van localizando y acabas diciendo “mira qué contento estoy con el resultado”. Lo primero, por haber firmado libros, que está muy bien; y lo segundo porque conoces a gente estupenda y vives un ambiente 'de coña'. No me puedo quejar con el resultado, porque ha sido una experiencia bonita. Además, ya que estaba en Madrid, aproveché para ir a comer a varios sitios de amigos.

- En el libro acompaña a los lectores a la puesta en escena de cada receta, puesto que viene con enlaces a TikTok donde usted mismo las cocina. ¿Cómo se le ocurrió esta idea?

- Fue una ocurrencia con mi socia, Mercedes. Nos dimos cuenta de que, a través de un código QR puedes ir a TikTok, y caímos en que, a veces, cuando estás con una receta en la mano, resulta que lo que más te gusta es poder hablar con alguien, preguntarle a mamá, o al amigo, y la idea de esto fue acercarnos, saltar del móvil al papel. Caímos en que había una forma de ser un compañero de viaje en ese momento en el que estás en la cocina y piensas “¿cómo lo ha batido?” o “¿cómo lo ha rehogado?”. Como tengo bastante sentido del humor, pues esos 40 segundos, que son una tutoría rápida, te ayudan a verlo y decir “pues ha estado bien, me ha gustado y me he apoyado”, y esa es un poco la idea. Además, en TikTok, como tengo la leyenda de ser el “tito” o el “papi”, pues magnífico. Lo importante es saber la edad que tienes y el papel que tienes que interpretar en tu vida. Estar a gusto con tu edad. En TikTok tengo la edad que tengo, nunca he querido ser el más joven, entonces compartir con gente de todas las edades tu idea de la vida, pues es estupendo. En el libro hemos intentado que las recetas estén muy bien explicadas, bien desarrolladas, y luego que, además, cuando estés cocinando estés como con mamá, con papá, con la abuela, que estás con ellos y te lo explican bien. Qué suerte tengo de poder cocinar con cada uno en su cocina.

Koldo Royo en el mercado. / Arthur Leblanc

- ¿Cómo acaba un chef con estrella Michelin triunfando en las redes sociales?

- Mucha gente piensa que TikTok es para gente muy joven, cuando realmente hoy en día el usuario promedio de TikTok se encuentra entre los 24 y los 44 años para arriba. Los tiempos pasan rápido, nos olvidamos. Yo siempre he intentado hacer cosas un poco más locas. Cuando abrí mi primer portal de cocina, A fuego lento, que tendrá más o menos tu edad porque nació en 1996, todo el mundo me decía que estaba loco, que abandonaba mi restaurante por escribir en internet. Era como un susto, y al final se ha hecho normal. La gente se olvida de que quien tenía hace veinte años 28, hoy tiene 48. La vida pasa muy rápido. Yo siempre digo que las redes sociales son como los Rolling Stones o Abba, son para todas las edades. Ya no vale decir que son para gente joven, porque no es verdad. Son para gente que no sea vieja mentalmente. Además, desde la plataforma de TikTok están dando mucho para recobrar valores, intentar que enviemos mensajes para evitar que la gente se insulte o se trate mal, y creo que es muy necesario.

- Sí, porque cada vez hay más creadores que se quejan de recibir comentarios hirientes sobre sus opiniones, su cuerpo…

- Claro, y yo creo que eso, al final, se tiene que ir solucionando. Es importante que la plataforma se involucre. En ese plano, creo que TikTok está muy bien, por delante de otras plataformas. Es muy importante que desde esta plataforma tengan la intención de acabar con esas situaciones.

- Más allá de su trabajo de divulgación en redes sociales, ¿cómo compagina todas sus facetas en el mundo de la gastronomía?

- Hace unos años, cuando decidí parar, porque ya había tenido durante muchos años un restaurante con estrella Michelin, premios y demás, pensé en hacer otras cosas dentro de mi oficio. Entonces decidí cambiar dinero por tiempo. Hace un tiempo parecía que por ser cocinero tenías que hacer siempre lo mismo. Lo que yo hice fue cambiar, y aunque seguí en las cocinas, quise probar otras disciplinas y dedicarles tiempo a otras cosas que me gustan. Soy un afortunado porque hago esas cosas. Yo, como cocinero, puedo estar todos los días metido en un fogón, pero como cocinero también puedo estar todo el día cocinando y haciendo cosas relacionadas sin un restaurante. La cocina, la gastronomía, tiene algo muy bonito que es que un cocinero puede hacer más cosas, puede enseñar, puede divulgar, y no tiene porqué estar todo el día metido en la cocina porque, si tiene capacidad de hacer otras cosas, puede hacerlas. Y si no, al menos que las pruebe y se divierta, que la vida solo se vive una vez. Yo soy un afortunado por haber descubierto las redes sociales de esta manera. Ponerme a cocinar en bocados de 40 o 60 segundos, que llevan muchísimo trabajo, porque en el fondo cuando haces una de esas recetas, el trabajo es el mismo que hacer un programa de televisión de una hora. Lleva el mismo trabajo, y en edición, incluso más. Además, las redes sociales te obligan a seguir aprendiendo constantemente, porque va muy rápido, es necesario adaptarse constantemente. Siempre tengo la sensación de no saber lo suficiente, así que intento seguir aprendiendo y estar a la altura de la gente que me ve.

COMPARTIR: