25 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Esta decisión pondrá fin a 136 años de historia, 33 empleados irán a la calle y otra compañía navarra, El Caserío, baraja comprar la patente

Los míticos caramelos navarros Dos Cafeteras dejarán de fabricarse el 7 de julio, San Fermín

/ Dos Cafeteras
Dulsa ha anunciado que los míticos caramelos navarros 'Dos Cafeteras' dejarán de producirse el próximo 7 de julio. Esta decisión provocará el despido de 33 empleados y otra compañía navarra, 'El Caserío de Tafalla', sopesa comprar la patente para seguir produciendo estos dulces.

La compañía Dulsa ha elegido el 7 de julio, San Fermín, como fecha para poner fin a 136 años de historia. Y es que ese día, marcado en rojo para los navarros, dejarán de producirse los míticos caramelos Dos Cafeteras.

Esta decisión dejará en la calle a 33 empleados y queda pendiente saber si la patente será vendida a otra compañía navarra de caramelos, El Caserío de Tafalla.

Más de un siglo de historia en Navarra

En una habitación de la céntrica calle Zapatería de Pamplona nacieron los caramelos Dos Cafeteras por obra del pamplonica Claudio Lozano, que en un cazo combinó leche, azúcar, glucosa y café. Y se lo dio a probar a familiares y amigos.

Pronto esos caramelos adquirirían fama en la zona, creándose en 1912 la marca Dos Cafeteras, que han sido un sabor habitual en las bocas de los miles de forasteros que visitan cada julio las mejores fiestas del mundo, los Sanfermines.

Los secretos del éxito de estos caramelos de café con leche son su peculiar proceso de cocción y su estancia en una bodega durante tres meses con una temperatura y humedad controladas.

Unos caramelos con mucha solera

Dulsa adquirió la marca en los noventa y decidió mantener la receta original y el proceso artesanal, rechazando añadir colorantes y conservantes. En 2008, la compañía lanzó una gama de caramelos con sabor a frutas sin azúcar, Hit.

Caramelos de Dulsa. 

Explica la compañía que Dos Cafeteras es el caramelo más antiguo del mundo y el único madurado en bodega. Este dulce es un producto artesano que conlleva un proceso de 3 meses de maduración para conseguir una textura blanda que hace del caramelo un producto único e inconfundible. La marca La Cafetera, nacida en 1893, también es un caramelo artesanal, en este caso duro.

El Caserío, una mítica marca de Tafalla que surgió en Francia

El Caserío de Tafalla sopesa adquirir la patente de Dos Cafeteras. Esta compañía, también navarra, nació en los años 40 de la mano de Jesús Ramírez, que comenzó a elaborar los caramelos de piñones que también les ha hecho mundialmente famosos.

La historia de esta empresa se remonta al viaje de Jesús Ramírez a Francia para conocer de primera mano las técnicas pasteleras más innovadoras del país galo y recrearlas en Tafalla (Navarra), donde regentaba una pastelería.

Allí, y tras el estallido de la Guerra Civil española, Jesús Ramírez no podía volver, por lo que durante un largo periodo de tiempo estuvo separado de la que entonces era su prometida, Manuela Barásoain. Fue a su regreso a Tafalla, tras la guerra, cuando decidió crear su fábrica con un diseño que se asemejara al de aquel caserío que lo acogió, desde el que soñaba, durante años, en Francia.

Una fábrica que permaneció en pleno centro de la localidad hasta 2007, momento en que se decidió trasladar a las instalaciones actuales, en el polígono industrial tafallica de La Nava, pero desde la que se continúan elaborando estas delicias de la misma forma, natural y artesanal.

COMPARTIR: