16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El famoso alojamiento madrileño se ha quedado sin su jefe de cocina Ricard Tobella en plena cumbre de la OTAN, tras la marcha de Juan Antonio Medina

Fuga de cocineros del Ritz: El hotel con una estrella Michelin pierde a dos chef en seis meses

Ricard Tobella y Juan Antonio Medina.
Ricard Tobella y Juan Antonio Medina. / Foto: 'ABC'
El Ritz, propiedad de Mandarín Oriental y cuyo asesor gastronómico es Quique Dacosta, ha perdido en menos de seis meses a dos jefes de cocina. La primera baja fue Juan Antonio Medina, responsable del restaurante Palm Court, en enero. Y la segunda, Ricard Tobella, responsable de la joya de la corona dentro de los restaurantes del grupo, Deessa, coincidiendo con la cumbre de la OTAN que se celebra en Madrid.

El 15 de abril de 2021, con un año de retraso tras la pandemia, se inauguró la renovación del famoso Hotel Mandarín Oriental Ritz. Esta inauguración llevaba consigo un potente proyecto gastronómico desarrollado por el chef Quique Dacosta, chef triestrellado de un restaurante español homónimo en Dénia. El chef pretendía lanzar uno de los proyectos gastronómicos más ambiciosos ya no solo de la capital madrileña sino probablemente de España e incluso Europa.

Restaurante Palm Court

El proyecto cuenta con cinco espacios que se complementan y enriquecen para que en una misma visita se puedan visitar varios. Desde un Cóctel bar hasta el restaurante Deessa, la joya de la corona, con Ricard Tobella como responsable. Cuenta además con un Champagne bar y con otros dos restaurantes, Palm Court, al mando de Juan Antonio Medina, y El Jardín del Ritzes, con vistas al Paseo del Prado y a Neptuno.

Restaurante Deessa

El restaurante Deessa es un espacio donde el blanco es el protagonista. Su nombre significa diosa en valenciano y de allí Denia, que proviene de la diosa Diana, cuya escultura se puede apreciar en el jardín del propio Ritz, enfrente de la plaza madrileña de Neptuno. Su nombre también hace alusión a la dehesa de toros donde el chef pasó su infancia. Todo resumido en una palabra de la que se hace responsable ante los menús, Ricard Tobella, director gastronómico. 

El chef Juan Antonio Medina deja El Ritz y ficha por Tatel

Juan Antonio Medina, que se incorporó al equipo en marzo de 2020 como jefe de cocina del hotel a cargo del restaurante Palm Court, anunció el pasado 7 de enero que dejaba el Mandarín Oriental Ritz para fichar por Tatel.

Se incorporó como cocinero ejecutivo global a Tatel, restaurante del grupo de restauración del que Rafa Nadal es socio y donde otras caras conocidas como Cristiano Ronaldo y Pau Gasol acompañan en los proyectos de restauración. Se trata de una estrategia global con la que el grupo intentará en los próximos meses expandir su gastronomía a nivel nacional e internacional.

Ricard Tobella abandona El Ritz en plena cumbre de la OTAN

Seis meses más tarde de que Juan Antonio Medina dejara el Mandarín Oriental Ritz, Quique Dacosta ha perdido a otro de sus jefes de cocina. El chef de Deessa, Ricard Tobella, ha presentado su renuncia voluntaria. “En estos momentos, no hay jefe de cocina”, han anunciado fuentes del propio Ritz, añadiendo que la salida ha sido totalmente inesperada y que por el momento no hay ningún sustituto.

Tobella llegó con mucha ilusión a Deessa, donde vio una gran oportunidad para desarrollar su gastronomía con Quique Dacosta, su mano derecha desde hace más de quince años. Juntos lograron la primera estrella Michelín a los pocos meses de la apertura y el mismo Ricard afirmaba “Vamos a por la segunda estrella. Esto nos ha dado alas, y no es lo mismo tener estrella que no tenerla”. Se sentía como en casa ya que el nivel de exigencia y el método de trabajo era el mismo que en Denia.

El vacío que ha dejado Tobella ha sido mayor que el que dejó Medina por la gran repercusión de la cocina de Deessa, con numerosos turistas de poder adquisitivo elevado, con menús que oscilan entre los 135 y los 195 euros.

Alberto de Luna y su reflexión acerca de los chefs

Alberto de Luna es abogado y un gastrónomo que cada año visita alrededor de 150 restaurantes, que cuenta con una gran experiencia en la red y con la web ‘Dime un restaurante…’, donde relata sus vivencias en las buenas o no tan buenas mesas de los espacios gastronómicos.

En su página ha dedicado una reflexión sobre estos asuntos, opinando que hasta hace poco los cocineros eran personas anónimas o casi, que no aparecían en los medios y que su único oficio era dar de comer a los clientes, las personas más importantes para ellos.

El cliente ha dejado de ser lo más importante para que ahora lo sea el chef, que lo que busca es lucirse, salir en la tele, participar en eventos, hacer hamburguesas para Mcdonalds, colgarse ridículos selfies en Instagram, tener una legión de fans que ni han ido a su restaurante y posar cual modelo barato en revistas creadas únicamente para lucimiento de su ego”. Quizá no todo sea tan sencillo de explicar pero, en cualquier caso, son las palabras de Alberto de Luna.

COMPARTIR: