29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las mejores magdalenas tradicionales con aceite de oliva virgen extra

Las magdalenas son uno de los dulces preferidos para todos. Ideales para el desayuno, para media tarde o de postre de cualquier comida principal. Tipos de magdalenas hay muchos, y son muy fáciles de comprar, pero la gran mayoría de estas magdalenas se caracterizan por no ser muy sanas, ni tampoco tan sabrosas como unas auténticas magdalenas caseras con aceite de oliva virgen extra.

Hacer este postre es sencillo, y se basa también en ingredientes muy comunes, sin necesidad de ningún tipo de conservante o aditivos. Eso sí, tienes que ingredientes de calidad. No es una tontería, los mejores ingredientes dan como resultado las mejores magdalenas en este caso.  Así no escatimes en la mejor harina o el aceite de oliva virgen extra de la mejor calidad, el ingrediente fundamental para conseguir ese sabor, que si es picual será intenso. Así,  conseguirás de forma sencilla estas magdalenas.Te lo explicamos paso a paso:

Como crear una masa de magdalenas perfecta

En primer lugar, hay que hacer la masa: para ello mezcla en un primer bol 4 huevos al que tienes que añadir unos 200 gramos de azúcar y bátelos. Puedes usar una batidora, especialmente de varillas, con la que conseguirás una mezcla homogénea de forma rápida. Es en esta mezcla en la que debes añadir el mejor aceite de oliva virgen extra despacio, en pequeñas cantidades, mientras sigues batiendo. En este proceso de batido de la masa, tenemos que aportarle mucho aire, burbujas que veremos en la masa, que facilitará que la masa crezca y suba.

Si no dispones de batidora de varillas, lo mejor es que batas por un lado las yemas con el azúcar, al que vas añadiendo el aceite de oliva virgen extra y por otro las claras y luego lo mezcles.

En otro recipiente creas una masa mezclando la harina con levadura. A esta masa tras pasarla por un colador o tamizarla, después ya podrás incluir la primera mezcla.

Horneado y presentación

Ya todo junto, tendrás una masa con la que rellenar los moldes, ya sea volcando el contenido directamente o usando una manga pastelera. Pero no lo hagas de inmediato. El reposo de la masa fría es fundamental. Gracias a ello podrás activar la levadura que habías mezclado y tamizado en el segundo bol, por eso es importante dejar reposar esta masa alrededor de media hora antes de llevarla a los moldes.

Sobre la masa puedes colocar un poco de azúcar, para que quede la típica costra azucarada cuando terminen.

Hornearlas no es complicado, pero si se debe estar muy atento para no conseguir su punto esponjoso exacto. Para ello, caliente previamente el horno e introdúcelas cuando se haya alcanzado unos 180 grados. Mantenlas alrededor de un cuarto de hora, hasta que veas que hayan subido lo suficiente y estén doradas.

No abras el horno durante el proceso y evita la entrada de aire y los cambios de temperatura. Déjalas enfriar y tendrás un postre delicioso, y sano, en el que en lugar de mantequilla habrás usado una de nuestras joyas culinarias como es el mejor aceite de oliva, el virgen extra.

COMPARTIR: