20 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Boliden no se ha hecho responsable del coste de la limpieza de los residuos vertidos, los cuales afectaron a 4.600 hectáreas de terreno

Desastre de Aznalcóllar: Cinco años de negociaciones entre la empresa y la Junta de Andalucía

Peces muertos debido a la contaminación de las aguas.
Peces muertos debido a la contaminación de las aguas.
Se cumplen 23 años de una de las mayores catástrofes medioambientales de la historia de nuestro país, en la cual, la empresa Boliden vertió más de 5 millones de metros cúbicos de agua contaminada. Esto produjo la destrucción de cultivos y la muerte de millones de animales, entre los que se encontraban especies que habitaban en Doñana. Tras dos demandas y más de 200 millones de dinero público gastados en la limpieza del territorio, las negociaciones por el pago parecen estancadas.

La Junta de Andalucía negocia en secreto, desde hace más de cuatro años, con Boliden, la empresa minera responsable del desastre medioambiental de Aznalcóllar (Sevilla), para que se responsabilice del pago por la limpieza de la zona afectada por el vertido de seis millones de metros cúbicos de lodos tóxicos que tuvo lugar en 1998. Una negociación que, 20 años después de que ocurriera el desastre, parece muy lejos de llegar a buen puerto.

El 25 de abril de 1998 se produjo la ruptura del dique de contención de la balsa que acumulaba los vertidos residuales de las minas de Aznalcóllar, debido a esto, más de 5 millones de metros cúbicos de agua contaminada comenzaron a discurrir hacia el cauce del río Guadiamar que se desbordó. En pocos minutos, una espesa capa de lodo negro cubrió cultivos y las zonas cercanas que se contaminaron por culpa de materiales como el arsénico, el plomo o el mercurio.

Los vertidos producidos por el fallo en el dique afectaron a unas 4.600 hectáreas de terreno, entre ellas, se vio afectado el Parque Nacional del Coto de Doñana que, aunque no sufrió las consecuencias del lodo contaminado, sí las del agua que desembocó en la zona del Guadalquivir que pasa por su territorio. Según Ecologistas en Acción, se retiraron 7 millones de metros cúbicos de lodo y 30 toneladas de animales muertos, además, los acuíferos se vieron altamente contaminados y se batió el récord mundial de concentración de metales pesados en aves acuáticas. Estos daños al medio ambiente hicieron que este desastre se catalogara como uno de los mayores desastres medioambientales de Europa.

Vista aérea de la ruptura del dique.

Esta catástrofe no fue una sorpresa para los habitantes de la zona ya que, dos años antes, se informó de que el dique contaba con una estructura deficiente que originaba filtraciones de estos residuos tóxicos. Boliden, la empresa responsable, intentó corregir estas deficiencias utilizando cemento e incluso convocó una rueda de prensa negando las acusaciones y explicando que los residuos del agua de la zona cercana al dique eran residuos de alcantarillas y no suyos. Así consiguieron que el dique no se clausurara y provocaron que, dos años más tarde, estallara la catástrofe.

La restauración y descontaminación realizada tras esta tragedia se hizo de manera brillante, pero tuvo un coste total de unos 240 millones de euros, los cuales se obtuvieron de los fondos públicos, ya que la empresa responsable no se ha hecho cargo aún del coste de la limpieza.

El Gobierno andaluz confirmó que en 2015 interpuso una demanda contra la empresa reclamando 89 millones de euros. Esta se trata de la segunda demanda puesta contra Boliden por este asunto puesto que la primera, interpuesta en el año 2002, se saldó sin el pago de un solo euro por la empresa gracias a sus maniobras en el juzgado.

Protestas contra Boliden, la empresa responsable del desastre.

Llama la atención que, si la demanda se interpuso hace casi 6 años, no se haya llegado a una resolución de la causa, y es que el juicio se encuentra parado debido a que ambas partes están negociando para lograr una solución extrajudicial. Desde que se produjo la demanda, la Junta de Andalucía ha presentado 29 escritos suspensivos en el juzgado para seguir negociando con la empresa.

Estos cinco años de negociación parecen no haber llegado a un acuerdo satisfactorio, y es que Boliden tan solo se ha ofrecido a abonar algo más de un millón de euros de los más de 120 que se le han pedido. Hasta ahora, los ciudadanos han sido los únicos que han pagado por este desastre con sus impuestos, un desastre que se podía haber evitado y que parece que no será compensado por parte de sus responsables.

COMPARTIR: