29 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El activista vasco dejó Equo en 2019 y ahora ha anunciado sus planes para reforzar la coalición morada y detener el avance de Íñigo Errejón

El líder ecologista Juantxo López de Uralde ultima un partido verde para aliarse con Podemos y frenar a Más País

/ López de Uralde. Foto: Flickr.
La ola verde europea sigue sin llegar a los países meridionales del Viejo Continente a pesar de que Íñigo Errejón ha agudizado la apuesta medioambiental de Más País, que en 2019 ató su destino a un antiguo aliado de Podemos: Equo.

La ola verde europea sigue sin llegar a los países meridionales del Viejo Continente a pesar de que Íñigo Errejón ha agudizado la apuesta medioambiental de Más País, que en 2019 ató su destino a un antiguo aliado de Podemos: Equo.

Este pequeño partido, hoy denominado Equo Verdes para visibilizar su alianza con 'los Verdes' europeos (quinta fuerza de la Eurocámara y quizás primera en las elecciones presidenciales de Alemania en septiembre), dejó a Unidas Podemos sin flanco verde.

Y esta anomalía quiere ser compensada por el fundador del partido, Juantxo López de Uralde, que decidió romper con su partido y unirse a Unidas Podemos para mantenerse como diputado en el Congreso.

El activista, que fue secretario general de la Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental, director ejecutivo de Greenpeace y fundador y coportavoz de Equo, ya ha anunciado sus planes para reforzar la coalición morada y frenar a Más País-Equo.

"Fortalecer el espacio"

López de Uralde ha explicado en La Última Hora que quiere lanzar un partido que tenga "ese ADN verde que Unidas Podemos siempre tuvo y tiene que estar perfectamente visible; nos reclamamos líderes en materia ambiental y en materia ecologista y queremos que eso se vea y se reconozca".

Hace dos años, explica, "una parte de Equo decidió irse y otra parte decidimos que el espacio por el que merecía la pena luchar y pelear era Unidas Podemos, y seguimos pensando que Unidas Podemos es, sin lugar a dudas, el espacio más fuerte a la izquierda del PSOE y que debe ser el espacio de confluencia donde se trabaje con la máxima unidad".

Errejón. Foto: TVE. 

López de Uralde, que ha apoyado la 'ley de Cambio Climático' (ante la que se abstuvo Más País-Equo por "insuficiente") asegura que "no puede haber una salida al actual modelo sin afrontar la crisis ecológica" y afirma que el nuevo partido llegará "en paralelo a la reestructuración de todo el espacio de Unidas Podemos".

El PCE también apuesta por el fortalecimiento del espacio

El Partido Comunista de España (PCE) asegura que ante "la constatación evidente de que Pablo Iglesias se ha convertido en un freno para el crecimiento de Unidas Podemos, por haber sido el blanco de los ataques de la derecha, de los medios de comunicación y también de muchos sectores autodenominados de izquierdas, le ha llevado a presentar la dimisión en todas sus responsabilidades políticas para pasar a una segunda línea de combate".

La histórica formación dice que Iglesias ha sido "un dirigente que ha contribuido de forma trascendental para acabar con el bipartidismo y poner en marcha una nueva aritmética política que, a pesar de la victoria del PP en Madrid, posibilita las mayorías parlamentarias para sostener al gobierno de coalición".

El PCE dice, a través de su órgano de expresión Mundo Obrero, que "más que nunca, es necesario avanzar en la unidad, la estructuración y el fortalecimiento del espacio de Unidas Podemos para su crecimiento y ampliación".

Errejón, distante de Podemos

Errejón ha dejado claro que no se plantea fusión entre Unidas Podemos y Más País y aseguró hace unos meses que su ruptura con Pablo Iglesias se debía a que "la estalinización progresiva de la vida y el clima interno de Podemos fue expulsando a los compañeros y las compañeras más sensibles y menos duchos en las batallas internas. Más importante aún, se convirtió en una máquina de expulsión del talento".

Podemos, según opinaba el diputado, "se desangra en los territorios, ha perdido la mitad de su peso en el Congreso en tan solo tres años y ya no es en modo alguno el faro intelectual y cultural de la vida política española que fuese. Pero sus dirigentes se sientan en el Consejo de Ministros, y pocas cosas generan tanto poder como la apariencia de poder".

La formación morada, aseguraba Errejón, "en lo fundamental, fía su porvenir a mantenerse como socio subalterno de gobierno del PSOE confiado en que, incluso si siguen bajando, este no tendrá otra alternativa mientras subsista la polarización en el arco parlamentario. En lo orgánico, ha terminado con las limitaciones salariales y límites a la reedición de mandatos, ha terminado expulsando a Teresa Rodríguez y los anticapitalistas y se dirige a un proceso de fusión lenta con IU-PCE".

Y añadía que "Sánchez a menudo les recompensa, en el actual revival español de las categorías de la Transición, con comentarios elogiosos sobre la contribución histórica del Partido Comunista al régimen de 1978 como partido responsable y de orden".

"Podríamos decir que hace seis años las palabras eran suaves y el discurso radical, por cuanto apuntaba a una confrontación democrática con la oligarquía y una refundación (pluri)nacional, y hoy las palabras son más duras (de más carga histórica y lírica para los militantes) mientras que el discurso se ubica en las coordenadas tradicionales del orden de 1978 y convoca a frenar a la derecha", subraya.

El líder de Más País cree que "un gobierno progresista no debería ser el que choca mucho con la derecha sino el que garantiza vidas libres de miedo para los humildes. Conviene no olvidar que los reaccionarios son el síntoma de un profundo envilecimiento social provocado por el neoliberalismo. Es por eso que el Gobierno necesitará una dinámica social, intelectual y política autónoma que le empuje a ir más allá de lo planeado. En todo caso, pagará el mismo precio por ser atrevido que por no serlo, en tanto que la derecha en España no les culpa de hacer sino de ser".

COMPARTIR: