06 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Todo lo que debes saber sobre la caudofagia

Si has oído hablar sobre la caudofagia pero no sabes bien qué es o en qué consiste te acercamos todas las claves que debes conocer al respecto y que te permitirán salir de dudas en este sentido.

Qué es la caudofagia

La caudofagia hace referencia a un tipo de comportamiento no habitual entre la especie porcina y a través de la cual el porcino lo que hace es acabar mordiendo la cola de uno o de varios cerdos con los que puede compartir espacio dentro de un corral. La caudofagia tiene una etiología muy compleja en la que pueden intervenir muc hos factores. Este hecho, junto con la incidencia esporádica de la conducta, hace que sea muy difícil reproducir este problema en condiciones experimentales.

Por qué se da la caudofagia

Para buscar el origen de la caudofagia se han de tener presentes una serie de aspectos. Para la gran mayoría de expertos el origen de la caudofagia está considerada como una conducta redirigida. Esto es así porque en unas condiciones convencionales el cerdo dedica una cantidad de tiempo considerable a lo que se llama hozar buscando alimento, es decir, a remover el suelo con su hocico para ver si encuentra víveres.

Cuando se dan condiciones de producción intensiva, en las que el porcino obtiene alimento sin tener que recurrir a este tipo de comportamientos y, además por la propia instalación en la que se encuentra no tiene margen para acabar cometiendo este tipo de conductas, sí que puede darse porque el cerdo tiene una necesidad que va más allá de su necesidad de obtener alimento. De este modo, si no puede tener este tipo de comportamiento enfocado en la búsqueda de alimento puede acabar redirigiendo esa conducta hacia conductas de caudofagia.

Hasta hace bien poco se consideraba que esto podía ser una conducta a modo de juego entre lechones, pero se ha ido comprobando que este tipo de acciones se dan más hacia las tres semanas de edad cuando ya se destetan, por lo que la caudofagia podría ser una consecuencia de esa interrupción prematura del proceso de crianza con la madre.

Otro de los factores que hacen que puedan darse este tipo de comportamientos entre cerdos son los de carácter ambiental. Cuando se dan temperaturas extremas, ya sean altas o muy bajas, o hay una acumulación de elementos como el polvo pueden darse este tipo de comportamientos. Del mismo modo, se ha determinado que las hembras suelen tener una predisposición mayor a tener comportamientos de caudofagia y que estas suelen dirigirlas más hacia los machos.

En cualquier caso se trata de un comportamiento que puede venir por diferentes causas y también puede estar asociada a enfermedades. En este sentido encontraríamos que podría mantener relación también con la epidermis exudativa, que se caracteriza por la aparición de un cuadro de dermatitis seborreica aguda y que aparece también de manera generalizada. 

También se investiga, en este sentido, la función que la la microbiota podría tener al aparecer este tipo de conductas puesto que su conocimiento podría dar lugar a la aparición de los llamados tratamientos probióticos que redujeran este tipo de acciones entre porcinos.

La prevención es clave

La prevención caudofagia es clave en este sentido y saber cómo tratar a los porcinos que tienen estos comportamientos también. Es relativamente frecuente que los mordedores si ven a un porcino con una lesión abierta se sientan atraídos por la misma; por su sangre. Además esto puede llevar a que otros porcinos, por imitación, empiecen a morder colas para así obtener sangre fresca. Ante esta situación se estaría en un caso de brote de caudofagia en una granja, transmitiéndose de corral a corral. De ahí que se considere que se trata de un problema que se da en dos fases. La primera en el primer corral y la segunda cuando ya aparece en los corrales colindantes por imitación.

Es sumamente importante saber actuar de manera adecuada durante las primeras fases del proceso precisamente para evitar que un hecho aislado acabe en brote. Por ello se deben suministrar productos cicatrizantes con mal sabor y olor sobre las colas dañadas, para así evitar que el problema se extienda en la granja y que otros porcinos sigan la misma conducta. Puede tener consecuencias nefastas para los animales que tienen la mordedura y actuar correctamente desde un primer momento es fundamental para la salud de la granja.

COMPARTIR: