21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cómo evitar la condensación en los cristales

La humedad es uno de los enemigos más importantes del bienestar del hogar, tanto de sus bienes materiales como de las personas que viven, dañando los primeros y causando o agravando problemas de salud a los segundos. Por ello es tan importante contar con una empresa de humedades que solucione un problema de tan importantes consecuencias.

De todas las causas, una de las más comunes es la condensación en los cristales de las ventanas que puede convertirse en un problema grave, especialmente en temporadas frías, en el que hay varias estrategias, con distintos niveles de inversión o inmediatez, que puedes implementar para evitarla. Lo explicamos.

Cuidar la ventilación, temperatura y nivel de humedad

Tres consejos económicos pueden paliar, que no solucionar, la humedad en una casa, consiguiendo un mejor ambiente o que su crecimiento y efectos sean algo más reducidos.

Uno de los más sencillos es la ventilación adecuada y diaria de la vivienda. Abrir las ventanas durante unos 10 minutos al día ayudar a renovar el aire y además de los efectos beneficiosos para la salud también equilibra la temperatura y la humedad internas, lo que a su vez se traduce en una reducción de la condensación.

Otro punto importante es mantener una temperatura media estable, evitando grandes diferencias de temperatura entre el interior y el exterior ya que estas diferencias en paramentos no aislados correctamente generan humedad.

Complementa, y a veces es imprescindible, el uso de deshumidificadores en zonas muy expuestas como cocinas, baños o zonas donde la humedad tiende a acumularse.

Mejora general del aislamiento del hogar

Como hemos indicado, estas técnicas ayudan a disminuir el impacto de la humedad, pero no lo solucionan. Para lograrlo hay que implementar otras medidas que busquen aislar correctamente la vivienda.

Una de las más importantes y que en muchos casos lo soluciona es la renovación de perfiles y cristales de las ventanas. Las ventanas antiguas o fabricadas de materiales conductores como el aluminio incrementan el riesgo de condensación al generar un puente térmico; es decir, la temperatura del perfil interior está por debajo del punto de rocío. Con sistemas como perfiles de PVC y doble acristalamiento se consigue una rotura del puente térmico, elevando la temperatura superficial del perfil interior y con ello impidiendo la aparición de humedad.

Si es insuficiente o hay problemas en otras zonas se debe revisar el aislamiento general del hogar, aislando muros por el interior o mejorándolo por el exterior, la fachada. Igualmente si ya existen problemas de humedad una empresa especializada no se limitará a limpiar las áreas afectadas por moho, sino que también se pueden aplicar tratamientos para evitarlo.

Por todo ello es fundamental entender cómo se produce la condensación, la importancia de reducir la humedad con estrategias con las que se reduzca significativamente su generación a la vez que se mejora el confort térmico del hogar y siempre buscar a profesionales que solucionen un problema que no solo afecta al hogar, también a todos los que lo habitan.

COMPARTIR: