28 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ministro de Consumo ofreció una entrevista en el diario británico ‘The Guardian’ en la que criticaba duramente la ganadería intensiva española

Veterinarios y ganaderos estallan contra Alberto Garzón: "Pone en duda nuestro sistema de control cárnico"

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, es el protagonista de una nueva polémica que implica a ganaderos, veterinarios, y a todos aquellos que se encargan de mantener el bienestar de los animales en las granjas. Según Garzón, la carne de las macrogranjas es de una calidad cuestionable además de que constituye, en la opinión del ministro, maltrato animal. Algunos veterinarios y ganaderos han pedido la dimisión del ministro inmediatamente.

Desde su creación el Ministerio de Consumo ha suscitado diversas polémicas de volumen alto. Desde aquellas declaraciones del ministro Garzón en las que animaba a los españoles a reducir el consumo de carne –con las posteriores declaraciones de Pedro Sánchez que vadeó como pudo con una opinión personal–, se ha ganado la enemistad del sector ganadero.

Y ahora, ha lanzado nuevas declaraciones que han reavivado las brasas. En su última entrevista para The Guardian, el ministro Garzón ha afirmado que la de las macrogranjas “es una carne de peor calidad” y que este tipo de explotación supone "un maltrato animal”, poniendo en tela de juicio tanto la labor de los veterinarios como la de aquellos que se encargan de asegurar el bienestar animal desde las comunidades autónomas, a nivel estatal y desde la Unión Europea.

La cría intensiva, en tela de juicio

“Cogen un pueblo de la España despoblada, meten 4.000 cabezas de ganado allí, o 5.000 o 10.000, contaminan los suelos, contaminan el agua”. Estas son algunas de las declaraciones que hacía Alberto Garzón sobre la ganadería intensiva. Si bien estos son datos contrastados científicamente, no ocurre lo mismo en cuanto a la mala calidad y al maltrato animal de los que acusa a las macrogranjas españolas.

“Al poner en crítica a las macrogranjas, está afectando al sector veterinario porque pone en duda el bienestar animal, con lo cual ha puesto en duda todo el sistema de controles y el sistema de inspección cárnica”, cuenta Félix Sanz, Técnico Superior de Salud Pública de la escala veterinaria en la Comunidad de Madrid.

“Después de la II Guerra Mundial se crearon las granjas de cría intensiva para producir más rápido y tener proteína animal más barata. Si todo fuera cría extensiva, además de que no hay suficiente superficie, la carne sería inaccesible para muchos bolsillos”, añade.

Protestas contra las macrogranjas.

Por su parte, son muchos los pueblos de la España vacía que se organizan en plataformas vecinales para luchar contra los grandes proyectos de ganadería industrial. Los vecinos cuestionan este tipo de explotación ganadera puesto que ven peligrar su calidad de vida: la contaminación de suelos y agua y, además, los malos olores que esto provocaría.

Piden la dimisión del ministro

Desde la creación del Ministerio de Consumo y la toma de posesión del cargo de ministro por parte de Alberto Garzón, algunos sectores se han mostrado descontentos con su trabajo. Sin embargo, desde que el ministro de Consumo realizó unas declaraciones en las que invitaba a la población española a consumir menos carne –se consumen unos 50 kilos al año por español, cuando lo recomendado por la OMS es un máximo de 21–, el sector ganadero pidió su dimisión inmediata.

Con las declaraciones de Garzón al respecto plasmadas en la entrevista concedida a The Guardian, la petición de dimisión por parte de un sector de la industria ganadera se repite, que se sienten acusados injustamente de maltrato animal y de elaborar un producto de calidad “mejorable”.

COMPARTIR: