23 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El G-30, encabezado por Marios Draghi, ha realizado un informe para que todos los Gobiernos apoyen a las economías afectadas por el coronavirus

Los treinta banqueros que mandan en el mundo y deciden el mapa empresarial tras la COVID

Mario Draghi.
Mario Draghi.
El Comité Directivo del Grupo de los 30 ha reunido a través de un informe algunas de las medidas para que los Gobiernos de todo el mundo muestren soporte a las empresas que han sufrido la crisis sanitaria del coronavirus y de esta forma, puedan rehabilitarse de las consecuencias negativas que ha dejado la pandemia en el sector empresarial.

El G30 tiene como función profundizar en la comprensión de los problemas económicos y financieros, y examinar las consecuencias de las decisiones que se toman en los sectores públicos y privados. En el informe, se detalla el análisis del Comité Directivo del Grupo de los 30 sobre la rehabilitación del sector corporativo, reflejando un amplio acuerdo entre todos los participantes.

Algunos de los miembros de este grupo son: El ex presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi; el Gobernador del Banco Popular de China, Yi Gang; el presidente de la Autoridad Monetaria de Singapur, Tharman Shanmugaratnam y el ex gobernador del Banco de la Reserva de la India, Raghuram Rajan, entre otras personalidades.  

Cabe resaltar que, aunque el informe tenga el acuerdo de los participantes del grupo de los 30, no implica que estén de acuerdo con cada observación o matiz específico. Los miembros participaron a  título personal y por otra parte, su participación no implica el apoyo o el acuerdo de sus respectivas instituciones públicas o privadas. 

La crisis sanitaria de Covid-19 derivada de la pandemia, creó un choque único y significativo para el sector empresarial. Lo que comenzó como una crisis de liquidez corporativa se está convirtiendo en una crisis de solvencia para muchos países, sectores y empresas individuales de todo el mundo. Las primeras respuestas políticas en muchas partes del mundo se centraron necesariamente en la liquidez.  

Conclusiones del acuerdo empresarial 

En el informe se detallan las conclusiones del Comité del Grupo de los 30. Entre las medidas a seguir, se propone reducir el amplio apoyo a las empresas y pasar a medidas más específicas centradas en las empresas que se enfrentan a problemas financieros temporales, pero que se espera que sean viables en la economía post-Covid 19. Esta afirmación es el resultado de la realización de entrevistas a funcionarios del gobierno, banqueros centrales, ejecutivos del sector privado y académicos. También, es necesario dar apoyo a los trabajadores desplazados para ayudarles en su transición hacia nuevas áreas de crecimiento.  

Otra de las resoluciones es limitar el apoyo gubernamental a las empresas que tienen un fallo de mercado. En las entrevistas realizadas, hubo un amplio soporte a ahorrar los recursos públicos para las situaciones en las que los mecanismos del sector privado no eran adecuados para resolver problemas económicos de forma eficaz.

Por otro lado, ven una opción asociarse con el sector privado para financiar las reestructuraciones necesarias de los balances. Los miembros reconocen que los gobiernos se enfrentan a graves limitaciones prácticas y políticas a la hora de destinar los préstamos y las inversiones a empresas que serán viables a largo plazo. Por tanto, los bancos y los inversores del sector privado suelen tener mucha más experiencia en la evaluación de la viabilidad y se enfrentan a menos problemas políticos. 

La cuarta de las conclusiones se basa en invertir en capital y `cuasi-capital´ de empresas. En este momento, muchas empresas deben aumentar la cantidad de su financiación de capital y limitar su deuda para darse un mayor margen de error y disminuir la carga de los reembolsos. De esta forma, los gobiernos pueden sacar el máximo provecho de su dinero y fomentar la reestructuración de los balances mediante incentivos a los nuevos fondos propios. 

La última resolución del Comité es cambiar las leyes de quiebra o introducir nuevos esquemas de reestructuración para las empresas que irían a la quiebra. Desde hace años existe un fuerte consenso de que la mayoría de los países tienen leyes de quiebra que no se adaptan a una situación como la actual, donde hay muchas empresas con negocios subyacentes sólidos, pero con balances poco sólidos. Esta crisis aumenta la necesidad de abordar reformas de las leyes de insolvencia o ensayar nuevos esquemas que faciliten las reestructuraciones contractuales de la deuda sin recurrir a los procedimientos de quiebra.  

El impacto del coronavirus en la economía. 

Como resumen, es urgente actuar antes de que sea demasiado tarde para moderar numerosas insolvencias. Muchos gobiernos ya han actuado con decisión, y este informe debería servir de herramienta para evaluar y revisar su respuesta política global. Los costes directos e indirectos del Covid-19 en todo el mundo han sido significativos y siguen creciendo. Lo adecuado, es prestar apoyo al sector empresarial de la manera más eficiente y eficaz posible, una vez que los peores efectos de la pandemia hayan disminuido. 

 

COMPARTIR: