21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sector del renting espera un crecimiento de su flota en un difícil año 2021

¿Renting o financiación?: Ventajas e inconvenientes de esta forma de adquisición de vehículos

Adquirir un vehículo es sin duda una de las decisiones económicas más importantes de una economía familiar y lo es no solo por su importante desembolso que supone, ya se pague al contado o financiado, sino también por los gastos que conlleva. Por todo ello, analizar las diferentes ventajas e inconvenientes de dos de las principales formas de adquisición como son la financiación o el renting es tan importante.

A falta de conocer los datos de venta del mes de marzo, algo que ocurrirá en los próximos días, los últimos publicados, los de febrero, siguen mostrando una tendencia negativa en la venta de coches, con una caída interanual del 38,4% con apenas 58.279 unidades. Pero en esta cifra ya se da una curiosa circunstancia, una matriculación mayor para empresas que para profesionales, una circunstancia en la que tiene que ver mucho el crecimiento de renting coches.

La Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) ha señalado recientemente una prevé para el sector una recuperación sostenida en este 2021 de un 4% tras la caída en facturación del 5,5% del año 2020 con una bajada de las matriculaciones del 31%, hasta 209.272 unidades. Todo ello refleja como el renting sigue posicionándose como una alternativa a financiar coche aunque ambas ofrecen pros y contras.

Qué cubren cada una de las cuotas

Ambas formas de adquisición conllevan realizar pagos periódicos, pero los conceptos son muy distintos. Cuando financias la compra de un vehículo, los pagos periódicos del préstamo solo cubren el valor del producto, la parte de amortizar el capital del préstamo, a la que se unen los intereses de la financiación. El conductor tiene que asumir el resto de los gastos como su mantenimiento y el seguro.

Mientras en el renting, en su cuota sí se incluyen otros conceptos como es el seguro, cambio de ruedas y mantenimiento con lo que puede conseguir un ahorro potencial alto por no tener que destinar un presupuesto adicional a estas partidas.

Propiedad del vehículo

Pero el punto anterior tiene otra cara que beneficia la compra. El renting no deja de ser un alquiler por un periodo de tiempo (generalmente entre 4 y 5 años) con lo que una vez finalizado el mismo el vehículo se devuelve.

Mientras si financias el coche, cuando has terminado de pagar el préstamo, puedes disponer de tu vehículo (se cancela la reserva de dominio) y, con ello, venderlo o seguir utilizándolo sin que conlleve más pagos periódicos, algo que si ocurre si se firma otro contrato de renting.

Obsolescencia del coche

La velocidad de obsolescencia de los vehículos también es acelerada, más en España donde el parque de vehículos es de los más antiguos de la Unión Europea.

En este sentido, el renting se adapta mejor a su vida útil, cuando se saca el mejor rendimiento a todo tipo de vehículos. Con un contrato de renting, cumplido los años de contrato, que coinciden con los que el vehículo se le puede sacar su máxima prestación este finaliza y podemos cambiar por otro vehículo distinto.

Esto redunda en poder tener un coche más eficiente, con las últimas mejoras tanto en consumo como en seguridad y se traslada en variables tan importantes como el gasto en combustible. Mientras, cuando se financia un coche y se adquiere, se suele elevar sus años de uso y posponer su sustitución. Esta forma de actuar, que busca compensar el gran gasto que supone la adquisición puede conllevar mayores gastos ya que el mantenimiento cuando pasa una serie de años sea más caro al incrementarse las averías. 

Fiscalidad para el autónomo

 

El autónomo encuentra en el renting la ventaja de deducir el 100% de sus cuotas sobre sus ingresos de actividades económicas y profesionales, no solo el IVA.

En la financiación hay que deducir primero el IVA y periódicamente los intereses del préstamo y el porcentaje que se amortice anualmente del valor del vehículo.

En definitiva, diferentes formas de adquirir un vehículo, con pros y contras, que hay que analizar para adaptarlos a nuestras preferencias y circunstancias personales.

COMPARTIR: