25 de mayo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este mes de febrero, los vehículos de alquiler con conductor alcanzaron las 13.556 licencias

Desvelamos el gran negocio de los VTC: se dispara la proporción, uno por cada cuatro taxis

Las VTC superan las 13.556 licencias
Las VTC superan las 13.556 licencias
Las VTC cuentan ya con 13.556 licencias en España. En febrero han logrado 125 nuevas autorizaciones para circular y trabajar por el país. La proporción legal originaria de un VTC por cada treinta taxis está ya más que superada. Ahora, por cada vehículo de alquiler con conductor hay cuatro taxis.

Tras las recientes y convulsas protestas y huelgas, se confirma el incumplimiento de la proporción legal establecida por la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT), según la cual, había que respetar la proporción de una licencia de VTC por cada treinta taxis que circulaban. Ahora, la ratio es ya de uno por cuatro, es decir, por cada VTC hay cuatro taxis. Esta es la mayor de las demandas del colectivo taxista en su lucha contra las empresas que alquiler de vehículos con conductor.

Con la última entrega de licencias, en febrero, el sector de vehículos de alquiler con conductor (VTC) ha logrado 125 nuevas autorizaciones. Con este nuevo paquete, suman ya un total de 13.556 licencias, según el registro oficial del Ministerio de Fomento.

Los vehículos VTC son cada vez más numerosos en las calles de España 

Así, en la actualidad se contabiliza un coche de los que dan servicio a plataformas como Uber o Cabify por alrededor de cada cuatro taxis, en lugar de los treinta previstos en un principio.

Y pese a todo, este nuevo aumento de licencias de febrero es la mitad del registrado en enero, cuando consiguieron 300 licencias, y también inferior al volumen de entre 240 y 422 autorizaciones logradas en los cuatro meses anteriores.

No obstante, este aumento de licencias de VTC no responde a autorizaciones administrativas, sino a las resoluciones judiciales que se están fallando fruto del vacío legal que el sector registró entre los años 2009 y 2015.

Un sector con regulación escasa y diversa 

El número de coches de los que dan servicio a Uber o Cabify sigue aumentando coincidiendo con las primeras regulaciones del sector que diseñan las comunidades autónomas. En Cataluña, por ejemplo, la obligación de contratar estos servicios con quince minutos de antelación ha supuesto que Uber y Cabify dejaran el pasado mes de operar en Barcelona. Baleares, Valencia y País Vasco están también apostando por fijar plazos de antelación para contratarlo.

En el lado opuesto, en Madrid, la ciudad con mayor número de VTC, alrededor de la mitad del total nacional, el Ejecutivo regional ha declinado por el momento entrar a regular el sector, a pesar de las movilizaciones del sector del taxi.

A finales de febrero, la capital contaba con 6.625 licencias de VTC, lo que arroja un ratio de un coche de este tipo por cada dos taxis.

Tras el conflicto vivido en los últimos meses no  han cambiado mucho las cosas para los taxis y los VTC

Después se sitúa Barcelona, donde, a pesar de que ya no operan, están concedidas 2.360 licencias, una por cada alrededor de cuatro taxis.  En tercer lugar se mantiene Málaga, con 1.284 licencias, una por cada dos taxis, por delante de Sevilla con 230, una por cada nueve taxis, y las islas Baleares, con 212, una por cada once taxis.

En el caso del País Vasco, donde el Gobierno ha acordado obligar a contratar un VTC con una hora de antelación, este sector suma un centenar de licencias repartidas en las tres provincias, frente a 2.139 taxis, lo que arroja un ratio de un vehículo de ese tipo por cada 21 taxis.

Empresas con actividades muy diferentes

Los taxistas se quejan de que con esta progresión, en breve serán superados en número por los VTC, cuyas licencias están en manos, en gran parte, de operadores y empresas  registradas para realizar otras actividades, es el caso de Icloud Laboratories S.L.,  cuyo objeto social registrado es el mantenimiento y limpieza de viviendas, jardines y anexos, locales comerciales y otros bienes inmuebles, limpieza de bienes muebles, servicios de guardamuebles y deposito y almacenamiento de mercancias  pero que, sin embargo, su actividad sería el transporte por taxi y vehículos de alquiler con conductor. 

Es una de tantas que habrían aprovechado el vacío legal y la concesión casi indiscriminada de licencias en estos años, gran parte de las cuales  pertenecen a grandes grupos  extranjeros cuyas matrices están en paraísos fiscales.  Es un fenómeno imparable, el del las VTC, pero no imposible de regular. Y por lo que se ha visto en los meses pasados, algunos gobiernos parecen tener las manos muy atadas para evitar que algo cambie.

COMPARTIR: