23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tanto trabajadores como empleadores deben asesorarse a través de abogados laboralistas

Cuando hay conflicto entre trabajador y empresa lo mejor es contar con una buena asesoría legal especializada. Eso ayuda a las partes a negociar en igualdad de condiciones o a defender sus intereses.

A veces es inevitable que surjan conflictos en el ámbito laboral. Las razones que pueden llevar a un empleador a tomar ciertas decisiones, no siempre benefician a la plantilla, y si los trabajadores ven mermados sus derechos pueden hacerlos valer. Del mismo modo, las empresas se pueden ver agraviadas por el comportamiento o conducta de algún trabajador y, en ese caso, también tendrá derecho a defender sus intereses.  

Pero, ¿qué es lo más sensato en estos casos? Con carácter primordial, mantener la calma y buscar asesoramiento a la mayor brevedad posible. Desde luego, intentar no judicializar el asunto y utilizar todas las herramientas de diálogo a nuestra disposición será una de las opciones a valorar teniendo en cuenta, sobre todo, la tipología del conflicto que se haya producido, y es que hay ocasiones en las que se vuelve preceptivo un intento de conciliación previa a la iniciación de un procedimiento judicial. 

La mediación a través de los órganos administrativos competentes para ello y, por supuesto, con la intervención y el asesoramiento de un buen equipo de abogados laboralistas, podrá evitar la concurrencia de conflictos mayores y ayudará a arrojar luz sobre la terminación o continuación del procedimiento. No obstante, hay que tener claro que, en cualquier situación de conflicto, una negociación proporcional y equilibrada tanto para la empresa como para el trabajador obliga a que ambas partes cedan en cierta medida en sus pretensiones, hasta el punto de poder lograr un espacio común de entendimiento entre las dos partes.

No obstante, muchos de estos conflictos terminan por judicializarse, ya sea por no lograr un acuerdo previo o simplemente porque la propia normativa exime de la obligación de intentar una conciliación previa. La intervención de un abogado laboralista especializado en este punto es clave, si bien es cierto que lo más recomendable sería haber puesto el caso en conocimiento del experto desde el inicio de su tramitación. Hay que medir muy bien los tiempos, ya que la jurisdicción laboral se caracteriza por la existencia de plazos muy encorsetados, y no tener conocimiento de los mismos puede provocar la pérdida total de los derechos reclamados. 

En ese contexto, nacen gabinetes jurídicos como Gil Lozano Abogados, en el que se dispone de una amplia cartera de servicios entre los cuales se encuentra la defensa de asuntos laborales. A lo largo del artículo se van a exponer algunas de las ventajas que conlleva contratar sus servicios. 

Casos en los que se precisa una asesoría laboral

 

Como se ha afirmado anteriormente, es importante estar bien orientado desde el momento en que se origina un conflicto laboral, del tipo que sea. Puede ocurrir que tanto un trabajador como un empresario precise de una asesoría personalizada, y sus servicios son una herramienta perfecta para ello. 

A continuación, se van a listar una serie de circunstancias en las que una correcta intervención de un abogado laboral ayuda a despejar dudas. 

  • Asesoramiento para trabajadores: Son muchas las cuestiones que se puede plantear un trabajador como la gestión de las horas extra, así como las diferencias de salario, los derechos que asisten en la maternidad o paternidad, o cómo proceder en el caso de un despido o una modificación de las condiciones laborales. Para todas esas preguntas un abogado laboral estudiará el caso concreto y hará lo posible por responder las dudas. 
  • Ante un despido es vital acudir a un abogado laboralista: hay ocasiones en las que las empresas no realizan los despidos de sus trabajadores conforme a la Ley, vulnerando los derechos que a éstos les asisten. Por eso, es esencial contactar prácticamente de manera inmediata con un experto en la materia dado el corto plazo de reclamación establecido. Los tiempos y la voluntad de las partes son esenciales para dar respuesta a esta problemática, y lograr los salarios, readmisiones y/o indemnizaciones correspondientes. 
  • La potestad sancionadora de la empresa y la defensa del trabajador: Puede darse el caso de un incumplimiento por parte del trabajador de sus obligaciones, así como una transgresión de la buena fe contractual que desfavorezca la relación laboral existente entre las partes. En estos casos, es muy importante ser asesorado por un especialista que estudie el caso concreto y valore si efectivamente se han realizado las actuaciones correspondientes conforme a derecho.
  • El complicado mundo de las indemnizaciones por despido: cuando los despidos se hacen efectivos, pueden llevar aparejada una indemnización. En este sentido, los trabajadores deben reunir toda la documentación necesaria para el cálculo de los importes indemnizatorios, para que los especialistas de Gil Lozano Abogados puedan ajustar su defensa.

Por todo lo anterior, se puede concluir que ya sea para mediar, para asesorarse o para pleitear cuestiones laborales, la mejor de las opciones será siempre contar con un experto laboralista que sepa encauzar la situación hacia los intereses de su cliente. 

COMPARTIR: