05 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La compañía vasca fabricará trenes para servicios de cercanías con NS mientras recibe fuertes críticas por participar en el tranvía de Jerusalén

El Grupo CAF cierra el año con un contrato de más de 600 millones en Países Bajos

/ Grupo CAF
El Grupo CAF sigue cumpliendo su objetivos de expandirse por Europa. La compañía vasca ronda un crecimiento de dos dígitos que podría sostenerse tras conseguir un contrato que supera los 600 millones de euros para fabricar más de 200 trenes en los Países Bajos. Más polémica es su decisión de mantenerse en la construcción del tranvía de Jerusalén, lo que según varios sindicatos supone un aval a la ocupación de Palestina.

El Grupo CAF está consiguiendo el objetivo de expandirse por Europa. La elevada cartera de pedidos de la que dispone el grupo vasco, explicaban en sus cuentas trimestrales, "continúa respaldando un crecimiento interanual cercano al doble dígito, a pesar del impacto de los problemas de la cadena de suministro en Solaris" (filial de autobuses deslocalizada en Polonia). 

Este crecimiento podría sostenerse ya que acaban de recibir una adjudicación por valor de más de 600 millones de euros en los Países Bajos. El operador holandés NS (Nederlandse Spoorwegen), empresa que gestiona los servicios de cercanías e interurbanos de la red ferroviaria holandesa, la ha contratado para el suministro de su nueva flota de trenes de dos pisos destinados a servicios interurbanos. 

El contrato, explican desde la compañía, "abarca el suministro de 30 unidades de 4 coches y 30 unidades de 6 coches, así como el soporte técnico para su mantenimiento, actividad que realizará el propio NS. El volumen del contrato recién firmado supera los 600 millones de euros, acuerdo que contempla opciones adicionales de contratación de más unidades que incrementarían dicho importe". 

Más controvertida es su participación en la construcción del tranvía ligero de Jerusalén, lo que, según algunos sindicatos, supone un aval a la ocupación ilegal de Palestina por parte de Israel

Las presiones del Grupo CAF a Renfe

El Grupo CAF amenazó en público al Gobierno de España en 2020. La multinacional vasca, ni corta ni perezosa, aseguró que iba a cerrar su emblemática filial en Navarra (Trenasa) si Renfe no les otorgaba contratos. 

Caf2

Tren de CAF. 

El Ejecutivo aseguró que no era quién para realizar encargos ferroviarios, pero el tiempo ha dado la razón a CAF, que no cerró Trenasa y que está recogiendo los frutos gracias a dos adjudicaciones que ha logrado en los últimos meses por parte de Renfe. Ambos contratos superan los 700 millones de euros de volumen. 

Convoyes de cercanías

En 2021 Renfe paralizó el contrato para adjudicar 73 convoyes de cercanías para pedirle a los constructores que plantearan alternativas al gasoil. Las vascas CAF y Talgo y las extranjeras Alstom y Stadler replantearon sus propuestas para ofertar trenes que se mueven gracias al hidrógeno. 

Este hecho supuso que el contrato se dividiera en dos, tal y como contó Crónica Vasca: uno centrado en trenes que puedan transitar por vía electrificada con catenaria y otro, más pequeño, para locomotoras que no utilicen diésel y en vías sin asistencia eléctrica. 

"De este modo, el grueso de los trenes de cercanías que comprará Renfe, 57 unidades, quedan encajados en una tecnología eléctrica asistida por la catenaria en la que los constructores vascos cuentan con gran experiencia, mientras que el grupo para las vías sin catenaria será menor, con 17 locomotoras en las que tener la tecnología de hidrógeno será mucho más determinante", señaló el citado medio.  

Y dicho y hecho: CAF se presentó solo al concurso y obtuvo un primer lote de 57 trenes por 438 millones de euros

Otros 28 trenes eléctricos

Renfe informó también este año que su Consejo de Administración había aprobado la adjudicación a CAF del contrato para el suministro de 28 trenes eléctricos, que operarán en servicios de media distancia del operador español. El contrato abarca también el suministro de sus correspondientes piezas de parque, así como los servicios de mantenimiento integral de 17 de estas unidades por un periodo de 15 años. El volumen global de la operación para CAF se sitúa en una cifra cercana a los 300 millones de euros

El acuerdo contempla posibles opciones para ampliar su alcance en un futuro, entre las que se incluirían la fabricación de hasta 42 trenes adicionales. Con este proyecto, Renfe aseguró que continúa "con su ambicioso plan de inversiones, que abarca la renovación de una buena parte de su flota de trenes, apostando además por unidades más ecológicas de cara a lograr un transporte más sostenible". 

El tren que fabricará CAF alcanzará una velocidad máxima de 200 km/h, destacando que una de las características más interesantes de la unidad será su capacidad para recorrer trayectos cortos de forma autónoma, es decir tramos de la red que no dispongan de catenaria o en su caso, ante una eventual ausencia de tensión en ésta, todo ello gracias a las baterías con las que irán equipadas las unidades. 

COMPARTIR: