21 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Sueñas con crear tu propia startup?

En un momento en el que casi todas las noticias de sobre empresas, empleo y autónomos que escuchamos son negativas y aunque parezca contradictorio, también es un buen momento para emprender, eso sí, si en esta nueva idea de negocio o empresa se cumple la definición de la startup moderna.

No todo negocio es válido en un momento de incertidumbre. Incluso si estás se disipan dentro de un tiempo y volvemos a la normalidad volvemos en un plazo no relativamente largo, la realidad es que vivimos en un momento cambiante en el que los nuevos negocios necesitan entre otros puntos una capacidad de adaptación a los cambios muy superior, que más allá de reflejarse en un buen plan de negocios tiene que demostrarse cubriendo una serie de puntos.

La flexibilidad de las nuevas startups

Muchos de estos aspectos se resumen en flexibilidad. En muchas ocasiones nos centramos a la hora de emprender en aspectos como las ayudas que se reciben para emprender. Desde luego tener ayuda en el momento del lanzamiento, pero no solo financiera, también en otros recursos como es la formación es importante, pero cuando este impulso se acaba la supervivencia depende de un proyecto bien encauzado y, por tanto, de su generación de recursos y adaptación a las circunstancias económicas.

Las empresas deben poder adaptarse a las necesidades del momento y a eso ayuda a que haya una cultura flexible y ágil que permita reaccionar con rapidez ante cualquier cambio. Para conseguirlo es fundamental que una startuo sepa identificar alguna necesidad específica, un producto, o un servicio, del que haya demanda presente y especialmente futura para poder explotarlo, o al menos crear algo diferente para ello. La innovación y el enfoque al crecimiento es por ello fundamental, pero mientras tanto la empresa debe sobrevivir.

Algunos proyectos si pueden beneficiarse de financiación y apoyo financiero más a largo plazo gracias a fondos de capital riesgo o business angels pero no todos lo consiguen, por ello la flexibilidad también debe llevarse a la estructura de la empresa y en todos sus procesos de negocio. Es muy importante buscar una estructura de arranque de costes reducidos, pero con capacidad de crecimiento, de escalabilidad alta, con la que poder hacer frente a las posibilidades de desarrollo de negocio que buscamos con esta idea innovadora: poder contratar más personal, ampliar la capacidad de producción…

Por, ello, por ejemplo, los negocios digitales encajan tanto en las startuo modernas, ya que cumplen los puntos de innovación y capacidad de crecimiento que hemos visto, pero también ser perfectamente escalables, ya que pueden pasar de tener muy pocos empleados a tener un crecimiento muy importante en breve espacio de tiempo

Estas son solo un ejemplo: biotecnología, calidad de vida, desarrollo sostenible… hay muchas oportunidades de negocio para las startups del presente… y del futuro.  

COMPARTIR: