29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El empresario azteca está acusado de blanqueo de capitales y el rastro del dinero llega a inversiones en estratégicos negocios de nuestro país

La Interpol busca al millonario Raúl Beyruti: El Rey de las ETT mexicanas con empresas de comunicación en España

/ Raúl Beyruti.
La Fiscalía General de la República de México lanzó hace un mes una orden de detención contra el magnate Raúl Beyruti, fundador del mayor gigante de las ETT en México (Gingroup), inversor en España y ahora prófugo con la Interpol que le sigue los pasos. Estas pistas que buscan los investigadores llevan a sus negocios en España vinculados a negocios en medios de comunicación, como el diario El Economista.

Raúl Beyruti es uno de esos hombres 'hechos a sí mismos' que arrancan trayectoria laboral como obreros y escalan peldaños sociales mediante un olfato y personalidad que compensa su falta de preparación académica.

Este magnate mexicano dejó su Puebla natal en el verano de 1973 para instalarse, sin un peso en el bolsillo, en Ciudad de México. Y con 18 años empezó 'desde abajo' como obrero en la fábrica de componentes eléctricos Sola Basic gracias "a la gran benevolencia de la hermana de mi mamá, que me permitió quedarme en su casa mientras buscaba trabajo", explicó en Forbes.

Para 1980 ya había fundado su empresa: "Las ganas de hacer tu propio patrimonio, tu propia organización, tu propia estructura, hicieron que generara un plan. Empecé a ahorrar durante un tiempo para tener un fondo suficiente y mantenerme mientras conseguía clientes".

El rey del mambo

Ha pasado casi medio siglo desde el estío del 73 y, hasta hace unas semanas, se podría decir que Beyruti nadaba en la cresta de la ola: su empresa Gingroup, de la que es fundador, presidente y propietario, tenía una facturación anual que rondaba los 2.000 millones de dólares y contaba con más de 10.000 trabajadores.

La empresa del 'rey del outsourcing' (subcontratación) gestionaba 180.000 trabajadores y Beyruti soñaba, a sus 65 años, con expandir su imperio por Europa tras consolidar su presencia en España como 'destino trampolín' de la operación.

Raúl Beyruti. Foto: Capital Radio. 

No esperaba este millonario que la Fiscalía General de la República de México lanzase hace poco más de un mes una orden de detención contra él tras tomar cuerpo las denuncias presentadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Servicio de Administración Tributaria de la Secretaría de Hacienda del país azteca que evidencian que recibió en sus cuentas bancarias entre 2014 y 2017 alrededor de 4,3 millones de pesos ('apenas' 180.000 euros) provenientes de empresas que se dedican a lavar dinero.

Cierto es que la fuga de Beyruti, prófugo y buscado por la Interpol, evidencia que esta cantidad puede ser la punta del iceberg de un entramado corrupto que golpearía en el corazón de la empresa mexicana de trabajo temporal que acumula alrededor de dos tercios de las denuncias por outsourcing ilegal en los últimos años.

Beyruti en España

Fuentes de la Policía Federal mexicana explican a elcierredigital.com que "se sospecha que Beyruti quería utilizar parte del dinero obtenido a través del lavado de dinero para financiar parte de su ambicioso proyecto de expansión por Europa" para el que había contado con sus hijos.

Gingroup escogió España como primer destino en el Viejo Continente: en 2019 invirtió fuerte en el editor del periódico 'El Economista' y en 2020 se hizo con el control con la compañía andaluza de recursos humanos Aurentia.

El digital económico Merca2 cuenta que 'El Economista' "en 2018 afrontó su decimosexta ampliación de capital en trece años de vida tras encadenar sus primeros doce ejercicios sin un solo euro de beneficio. Esta mala dinámica intentó ser encauzada por Raúl Beyruti, que se hizo con el 20% en la ampliación de febrero de 2019 mediante una inversión de 2,6 millones de euros".

"El mexicano demostró su confianza en el proyecto español mediante otra segunda aportación de más de 1 millón de euros que le convirtió en el primer accionista del diario con el 31,3% de las acciones", añaden.

El citado medio explica que Beyruti llegó reclamado por Alfonso de Salas, que apostó por el fichaje de Pablo Caño como CEO del diario económico. Pero la muerte del editor español acabó provocando la salida de Caño y que Beyruti se hiciera fuerte mediante el fichaje de Gregorio Peña, al que ahora varios accionistas de 'El Economista' piden su cese junto a la del "clan mexicano".

El segundo accionista de 'El Economista', ha propuesto a la Junta General de la Sociedad el cese de determinados consejeros vinculados a Beyruti. En especial la de sus hijos Raúl Antonio Beyrtuti Espinosa, Alexis Stephania Beyruti González y Cristopher Raúl Beyruti González, que han visto que su padre se ha quedado sin cuatro de sus sueños: Lanzar un banco, sacar Gingroup a bolsa, expandir su empresa por Europa e incluso llegar a China.

COMPARTIR: